Tenía hambre y escapó de sus captores lanzándose de un sexto piso

José Gregorio Álvarez, de 47 años, falleció este domingo al lanzarse del sexto piso del edificio 21 de Julio en la Cota 905. La víctima intentaba escapar de unos inquilinos -impuestos- que constantemente lo mantenían dopado y sin alimentos.

Lo ocurrido con Álvarez inició a principio de año tras serle detectado un cáncer de mama a Martha Álvarez, hermana de la víctima. Ella le pidió a su madre Mercedes que la acompañara a su apartamento, ubicada en Ciudad Mariche, debido a que meses antes se había separado de su pareja Elías Rivas y no quería quería estar sola en tan importante momento.

Sin embargo, tras el anuncio de su enfermedad, Elías decidió volver con Martha, quien meses mas tarde falleció por descompensación producto del cáncer, sumado a un cuadro clínico de zika, que complicó su estado de salud.

Mercedes: La primera víctima

Elías no regresó a Mercedes hasta el apartamento de la Cota 905 para que volviera a vivir con José Gregorio. La mantuvo en Mariche “retenida” sin posibilidades de notificarle a algún conocido lo que le ocurría. Cuando ella intentó pedir ayudar, el sujeto la amenazó con que le iba a cortar los brazos con un machete.

Mientras la situación con la señora Mercedes era más recurrente, la víctima José Gregorio se encontraba en “situación de calle”. Elías había mandado a uno inquilinos al apartamento de la Cota. Era una pareja con un bebé de dos años. Ellos mantuvieron a Álvarez encerrado sin posibilidades de que él pudiera comer y/o bañarse.

Según explicó una vecina identificada como Evelyn Velasco, Álvarez hacía sus necesidades fisiológicas dentro de la habitación donde se encontraba encerrado. Lo poco que comía era una auyama que se encontraba descompuesta.

Escape a la muerte

Este domingo cuando Álvarez pudo “escapar” de la habitación, se lanzó desde el piso seis y cayó hasta planta baja aún con signos vitales. Tuvo decenas de fracturas debido a la altura y a lo débil que se encontraba. Además le comentó a los vecinos que no se había lanzado porque quería suicidarse, sino porque “tenía hambre y quería comer”. Fue trasladado por los bomberos hasta el hospital Pérez Carreño donde murió esa misma noche.

Los vecinos tras saber lo que había ocurrido, decidieron buscar a Mercedes hasta Mariche con la ayuda de la policía de Sucre. Velasco indicó que a todos ellos se les hizo preocupante que no volvieron a verla durante aproximadamente siete meses, pero no quisieron involucrarse.

Al llegar hasta donde se encontraba la madre de Álvarez, estaba sola con dos hijos de Elías, de 17 y 18 años. Hasta la tarde de este viernes, funcionarios policiales no habían podido detenerlo.

“Ese Elías era una joyita. Quien se iba a imaginar que con ese carita de buena gente iba a querer quedarse con los dos apartamentos. Por eso hizo toda esa maldad”, aseguró la vecina Evelyn.

Los conocidos de Mercedes decidieron limpiar el apartamento de la Cota 905 para que ella pudiera volver a su hogar. A pesar de que se encuentra muy alterada por todo lo que vivió con Elías, los vecinos están acompañándola y ayudándola con todo el proceso del sepelio y retiro del cuerpo de su hijo en la medicatura forense de Bello Monte.

por CD en noticiasaldiayalahora.co

Compártelo: