Smartphones sumergibles, resistentes al polvo y que rebotan

Poco a poco los fabricantes van introduciendo terminales diseñados para aguantar en las más duras condiciones. El Mobile World Congress 2018 ha sido la prueba de que los teléfonos rugerizados son una tendencia que llega para quedarse

Patricia Biosca/ABC

El móvil se ha convertido en un apéndice más de nuestro ser: muchos nos despertamos a su son, estamos constantemente dirigiendo nuestra mirada a él, es nuestro medio de comunicación principal (a veces incluso más que el cara a cara), nos organiza el día y es lo último que miramos por la noche. Por ello, los fabricantes lanzan diferentes modelos, adaptados al estilo de vida de cada uno: un móvil para cada tipo de persona. Pero, ¿qué ocurre si nuestro día a día es el de un intrépido aventurero que tiene que escalar montañas, bajar a las más profundas simas o recorrer diferentes países al estilo de Jesús Calleja? (o un obrero de la construcción que necesita que su pantalla no se rompa en mil pedazos tras una caída desde el andamio).

Pues que la industria también tiene un dispositivo diseñado para tal fin: los terminales rugerizados. Una tendencia al alza, como se ha podido comprobar en este Mobile World Congress 2018 celebrado en Barcelona, donde empresas como Caterpillar (tradicionalmente dedicada a la construcción y la minería pero que también tiene su división de móviles a pruebas de bombas) o incluso la marca de coches Land Rover muestran sus innovaciones, que van más allá de que se sumerjan en agua, resistan dentro del hielo, posean cámara térmica o reboten contra el suelo.

De hecho, Caterpillar (o Cat) es una de las marcas que más ha llamado la atención este MWC 2018. La compañía lanzó su Cat S61 unos días antes del comienzo de la cita en Fira Barcelona y el stand ha sido uno de los más visitados gracias a las características del terminal: posee mejoras en la toma de imágenes térmicas FLIR, mide distancias a través de tecnología láser y posee un sensor que escudriña la calidad del aire en interiores. Con este móvil se puede desde saber si una estancia cerrada está perdiendo calor a través de las ventanas o las puertas, detectar la humedad, circuitos eléctricos sobrecargados, ver en la oscuridad o a través de una fuerte niebla. Pero además te dice cómo carbura tu coche o monitoriza el calor del asfalto. Y todo ello con sistema Android Oreo, para que puedas mandar un WhatsApp casi desde la cima de cualquier montaña y una cámara de 16 megapíxeles para que fotografíes el momento.

A las marcas chinas les gustan los rugerizados

Otra de las empresas que se ha especializado en el segmento de los móviles todoterreno es Blackview, una de las marcas chinas de terminales rugerizados más conocida en España. Para este MWC la firma ha presentado el Blackview BV5800 Pro, que destaca por su carga inalámbrica y la duración de su batería, que puede llegar hasta las 10 horas con la pantalla encendida, tal y como afirman desde la compañía. Además de resistir a todo tipo de condiciones adversas, viene equipado con una cámara dual (sistema que han adoptado los principales fabricantes de móviles para conseguir imágenes con resultados parecidos a las cámaras réflex) y desbloqueo por sensor de huellas.

Por otro lado, las predicciones no se cumplían y AGM, una de las firmas más importantes en cuanto a terminales rugerizados, no enseñaba durante este MWC 2018 su «bestia parda»: el AGM X3. Los visitantes se tuvieron que contentar con un letrero que anunciaba el esperado lanzamiento para el próximo verano, pero sin siquiera una imagen que desvelase su diseño. Las especificaciones técnicas, las que se esperaban: Qualcomm Snapdragon 845 y Android 8.1, una combinación creada para convertirse en el mejor dispositivo en su terreno del mercado (si no se le adelantan). Además, tendrá pantalla panorámica de 18:9, lector de huella y reconocimiento facial.

Las marcas de coches ven un filón

El mercado está en auge y marcas ajenas a la telefonía móvil también se acercan hacia la nueva moda. Es el caso de Land Rover, que junto a Bullitt Group ha creado el Land Rover Explore (smartphone que también ha sido presentado durante el MWC 2018). Denominado como «teléfono para exteriores», cuenta con una potente batería que se puede duplicar si se usa el Adventure Pack, que también permite reemplazar el uso de un dispositivo externo de GPS por una antena de GPS integrable al teléfono para mejorar su precisión. También integra batería adicional de 3600 mAh y un mapa topográfico de alta calidad con realidad aumentada Skyline, cortesía de ViewRanger. Además, este terminal es capaz de resistir temperaturas, choques térmicos, humedad y exposición a vibraciones.

Como demuestran todos estos dispositivos, la tecnología no siempre tiene por qué ser delicada y estar entre algodones: ya existen teléfonos que están esperando entrar contigo en pleno barro, en una inmersión marina o acompañarte casi al fin del mundo.

Compártelo: