¡Tubazo! Policía de Curazao realiza allanamientos relacionados con balseros venezolanos: Podrían ser 19 los muertos

El Cuerpo de Policía de Curazao (Korps Politie Curacao) está efectuando redadas en la isla para dar con el paradero de parte, o de todo el grupo, de balseros venezolanos que llegaron a esa antilla holandesa el miércoles en la mañana, de los cuales, al menos, cuatro murieron cuando “una ola gigantesca” según contaron familiares de las víctimas, partió la embarcación.

Aunque hasta ahora han sido encontrados cuatro cuerpos en las costas de Koraal Tabak, el diputado falconiano Luis Stefanelli señaló que podrían ser hasta 19 las víctimas del naufragio, que se produjo entre la noche del martes y la madrugada del miércoles.

El Gobierno venezolano no ha realizado ningún pronunciamento oficial sobre este naufragio, que se produce, además, en momentos en que el tráfico marítimo y aéreo entre las costas venezolanas y las Antillas Neerlandesas (Aruba, Curazao y Bonaire) se encuentra suspendido oficialmente y custodiado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Armada Bolivariana de Venezuela.

Según dijeron fuentes de Curazao a Noticiero Digital, la policía se encuentra en la búsqueda de una camioneta que llegó a la playa en la que fueron encontrados los cuerpos y que supuestamente se habría llevado a sobrevivientes del naufragio.

La información fue corroborada por Regnal Lugin, jefe del KPC, quien señaló que fue, originalmente, el dato sobre la presencia de la camioneta el que llevó a las autoridades a la playa donde fueron encontrados los cuerpos.

Las fuentes indicaron, adicionalmente, que la policía estaba revisando teléfonos y documentos de los cadáveres encontrados, así como sus pertenencias, que pudieran conducir a los contactos que los fallecidos, y los restantes náufragos, pudieran tener en la isla, y se estaba realizando esta mañana una “razzia” policial en búsqueda de los náufragos, para producir deportaciones rápidas, no solo de las víctimas del hecho, sino de quienes pudieron haberle dado cobijo y apoyo para llegar a Curazao.

Señalaron, adicionalmente, que la situación en la isla con respecto a los venezolanos es complicada, pues ya ha surgido una industria de “coyotes” que llevan a quienes escapan de la crisis venezolana a las Antillas Neerlandesas, muchas veces con cargamentos de drogas, armas y dinero.

Solo el 31 de diciembre, dijeron las fuentes, llegaron “diez lanchas rápidas”, y el promedio es de al menos una diaria. “Se están produciendo más intercepciones, pero es lógico debido al incremento de lanchas viajando entre Venezuela y Curazao”, indicaron.

De hecho, información obtenida por Efecto Cocuyo parece corroborar esta versión.

“La mayoría de quienes hicieron este viaje se conocía entre sí, y lo habían planificado para diciembre, pero lo fueron aplazando porque no tenían dinero suficiente para costear el traslado”, afirmaron.

La “selfie” que acompaña esta nota, fue colgada en las redes sociales de uno de los viajeros. La felicidad que muestran los rostros de quienes escapaban de Venezuela contrasta con la tragedia en que terminó su viaje.

Entre quienes no se han manifestado con respecto a la muerte de los balseros venezolanos, se encuentra la cónsul venezolana en Curazao, Marisol Gutiérrez, hermana de Gladys Gutiérrez, expresidenta del Tribunal Supremo de Justicia.

Gutiérrez llegó a Curazao procedente del consulado de Venezuela en Houston, EEUU, en 2015, y tiene un perfil muy bajo, aunque el sábado se reunió con el primer ministro de Curazao, Eugene Rhuggenaath, en relación con la medida adoptada por el Gobierno de Nicolás Maduro en relación con el tráfico marítimo y aéreo entre Venezuela y las llamadas “islas ABC”.

Por parte de la oposición, Ana Karina García, vocera juvenil de Voluntad Popular, indicó que Nicolás Maduro “es el único responsable” de la muerte de los balseros venezolanos, y que diariamente, miles de jóvenes salen por el aeropuerto de Maiquetía o por las carreteras hacia Suramérica porque su Gobierno los empuja al exterior, lo que obliga a la oposición venezolana a “luchar aún más para que los jóvenes podamos recuperar nuestro país, y tener a nuestros hijos en Venezuela”.

Xenofobia creciente

La crítica situación venezolana ha hecho que en los últimos años, los venezolanos, otrora viajeros dispendiosos, ya no sean recibidos tan bien como lo eran hasta 2014, señaló, por su parte, Luis Alfredo Limongi, residente en Curazao y exdirectivo de la organización Venex Curazao, que agrupa a los venezolanos residentes de larga data en la isla.

Señala que ha habido un incremento de las actividades ilegales que involucran a venezolanos, como la prostitución; pero también indica que “cuando, por ejemplo, se allana un bar donde hay venezolanas ejerciendo la prostitución, las damas, muchas de las cuales llegan engañadas, son deportadas rápidamente, pero el local vuelve a abrir a los pocos días, lo que indica que no hay voluntad de detener también a quienes explotan este tipo de inmigración”.

Venex Curazao ha tratado de persuadir a las autoridades curazoleñas de que se adopte hacia los venezolanos la misma política que han tomado países como Colombia o Brasil, que es considerarlos, previa evaluación, como refugiados políticos.

También, la comunidad venezolana residente en la isla ha tratado de involucrarse en actividades sociales y de conservacionismo, de manera de cambiar la creciente xenofobia que padecen los venezolanos en Curazao, y que también, en algún momento, ha tocado a otros grupos de inmigrantes, como los colombianos, dominicanos e incluso los holandeses metropolitanos.

La aparición de los cuatro cadáveres de los balseros venezolanos ha sido una conmoción en la isla, donde es, a este mediodía del 11 de enero, el único tema de conversación, tanto informal como en los medios de comunicación radioeléctricos.

(noticiasaldiayalahora.co)