Niño se dispara en el pecho con el arma de su padre

MARACAIBO VENEZUELA: 06/07/2015 OVEL CHACON DE 5 ANOS SE HIRIO CON LA PISTOLA DE SU PAPA CUANDO JUGABA EN LA GRAFICA FAMILIARES EN EL HOSPITAL

Over Chacón, de cinco años, ingresó ayer a las 7.30 de la mañana a la emergencia del Hospital Universitario con una herida de bala en el tórax. Según la Policía, se disparó accidentalmente cuando manipulaba el arma de fuego de su padre.

Los Chacón le explicaron a los oficiales que el pequeño se despertó y al no ver a sus padres en la casa, en el barrio Obrero de la parroquia Venancio Pulgar, entró a la habitación de estos para husmear. Abrió una gaveta en la mesa de noche y se encontró un revólver calibre 38. Sin querer lo accionó y el proyectil le atravesó el pecho.

Sus progenitores salieron a primera hora y dejaron al niño en compañía de un hermanito y un tío, comentaron los vecinos. Estos no se dieron cuenta cuando el infante despertó y comenzó a recorrer la habitación de los padres. La curiosidad lo llevó a abrir la gaveta de la mesita de noche de su progenitor, donde encontró un arma de fuego calibre 38 que sin querer accionó y el proyectil que el cañón escupió le atravesó el pecho.

La detonación alertó al tío y al hermano del herido. Asustados revisaron los cuartos y encontraron al bebé en la habitación principal tendido en el suelo, lleno de sangre. Enseguida lo levantaron y en un vehículo particular lo trasladaron hasta la emergencia del Centro de Diagnóstico Integral de Guaicaipuro, donde le prestaron los primeros auxilios, comentó un vecino.

Los médicos de guardia indicaron que el pequeño ingresó al centro de salud a las 7.30 de la mañana en estado crítico. “Le prestamos los primeros auxilios, pero enseguida lo remitimos al Universitario”.

A las 9.30 de la mañana los padres de Over lloraban frente al centro de salud. Esperaban a que el médico cirujano saliera del pabellón para recibir noticias sobre el estado de salud de su hijo. Al cierre de esta edición continuaba bajo observación.

 

Luisana González/La Verdad

Compártelo: