Niño muere al caerse en una olla con agua caliente

unidad de quemados maracaibo hospital coromoto
La madre del niño cocinaba, en el fondo de la casa, con leña mientras este dormía. Yoiser se despertó y su mamá no lo notó, caminó al fondo de la vivienda en busca de su progenitora, tropezó con la olla y cayó, el agua lo bañó por completo. La mamá escuchó el llanto de su hijo y lo encontró quemado

Andrea Querales/La Verdad

El pequeño Yoiser Antonio Sánchez Montiel, de tres años, tropezó con una olla llena de agua hirviendo y se quemó el 80 por ciento de su cuerpo. Agonizó por 12 días y pereció en el Hospital Coromoto de Maracaibo.

Un policía contó que el accidente se registró, a las 6.40 de la mañana del pasado 25 de mayo, en la avenida principal del barrio Singapur, parroquia Libertador del municipio Machiques de Perijá.

La madre del niño cocinaba, en el fondo de la casa, con leña mientras este dormía. Yoiser se despertó y su mamá no lo notó, caminó al fondo de la vivienda en busca de su progenitora, tropezó con la olla y cayó, el agua lo bañó por completo. La mamá escuchó el llanto de su hijo y lo encontró quemado.

De emergencia lo llevaron al centro asistencial más cercano, donde le prestaron los primeros auxilios, luego lo trasladaron a la Unidad de Quemados del Hospital Coromoto. Los galenos realizaron el protocolo necesario, lo atendieron y hacían sus curas, pero el niño no resistió las heridas. Los doctores notificaron, la tarde del martes, sobre el deceso a los allegados del niño.

 

Compártelo: