Muerte de Nelson Arévalo en Lara fue por impacto de proyectil

Arévalo se convirtió en la víctima número 10 en Lara durante las manifestaciones de calle

A las 8 de la noche de este sábado fue confirmada que la muerte del estudiante del último año de derecho de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Nelson Daniel Arévalo de 23 años de edad, se debió al impacto de un proyectil que le impactó en el cuello, según acta de defunción emanada de la Dirección de Anatomía Patológica del hospital Central de Barquisimeto.

Horas antes, Funpaz hizo un llamado de urgencia al Ministerio Público para que protegiera a patólogos del centro de salud, quienes realizaban la autopsia al cuerpo del joven fallecido.

La solicitud de la ONG de DDHH se debió a la fuerte presión que intentó ejercer sobre los médicos forenses, la comisión militar que permaneció en las instalaciones de la morgue para que el resultado de la autopsia determinara que su muerte se debió al estallido de un mortero y no por una bala.

A las 7:54 de la noche de este sábado entregaron el cuerpo de Nelson Arévalo a sus familiares y el acta de defunción determinó que la causa fue un impacto de proyectil y no consecuencia de un mortero como afirmó en su cuenta Twitter el general Néstor Reverol.

La muerte del estudiante se produjo el viernes a las 3 y 30 de la tarde cuando Arévalo se encontraba detrás de una de las barricadas que protegían a los jóvenes contra el ataque de los efectivos de la guardia nacional y colectivos armados, según testimonios de personas que se encontraban en el sitio.

Recibió un impacto de bala en el cuello y aunque fue socorrido de inmediato llego sin signos vitales a la clínica cercana. Denunciaron testigos que los disparos salieron de las instalaciones del Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería, Saime, cercano al sitio en donde se encontraban los jóvenes protestando, y en donde se encontraban efectivos de la guardia nacional y colectivos.

Los manifestantes que se encontraban en el sitio señalan que vieron llegar civiles armados con cohetes, que lanzaron contra los que protestaban, sin embargo, también se escucharon disparos, manifestaron otras personas.

Arévalo, se convirtió en la victima número 10 de las expresiones de calle en Lara, era un activo participante de las manifestaciones, era conocido por su amabilidad señalaron algunas mujeres, era estudioso y cursaba ya el último año de su carrera de abogado. Su familia era del municipio Morán (El Tocuyo).

Su cuerpo fue trasladado por funcionarios del CICPC y durante el levantamiento no se encontraba ningún representante del ministerio público. Fue trasladado directamente a la morgue del hospital central en donde luego de cinco horas y de una fuerte tensión debido a la presencia de una comisión militar que fue denunciada por la presión que intentó ejercer sobre los médicos patólogos para que señalaran en el acta que la muerte había sido causada por una explosión, según denunció Funpaz, se entregó el cuerpo a los familiares y se determinó que la causa de la muerte fue debido al disparo de un proyectil.

La fiscal 6 del Ministerio Público fue comisionada para iniciar las investigaciones, mientras que en la urbanización Las trinitarias, pasadas las 8 y 30 de la noche una multitud esperaba el féretro y se encuentra en estos momentos acompañando a la familia del joven en el sitio.

 

EU