Mató a una niña de 7 años y lo estrangularon en un calabozo del Cicpc en Barcelona

Barcelona-niña

El hallazgo del cadáver de una niña de siete años, que estaba desaparecida desde el 25 de mayo, desencadenó dos homicidios en Barcelona, estado Anzoátegui.

Al padrastro de la pequeña Héctor Reyes Aguache, de 37 años, quien estaba detenido para averiguaciones por el crimen lo estrangularon otros reos  en los calabozos del Cicpc en Barcelona.

Después un sobrino del padrastro de la menor de nombre Franklin Jesús Reyes (18 años) resultó muerto de disparos en la cabeza. Por ese el homicidio registrado en una fiesta en el sector Cruz Verde de Barcelona, fuentes policiales vincularon a “el zorrito”, padre biológico de la niña.

Héctor Reyes fue la última persona con quien fue visto su hijastra Raquel Estévez Arrechedier, ese 25 de mayo en el sector Mesones de Barcelona, cuando este la fue a buscar a la vivienda de la abuela paterna con la excusa de pedirle el número de teléfono de la pareja, con quien había terminado la relación sentimental desde hacía dos meses.

Luego de transcurrir 22 días de ese encuentro, el 16 de junio, el cadáver de la menor fue localizado en avanzado estado de descomposición en una zona boscosa de la vía San Mateo-Barcelona, a unos 500 metros del peaje. La autopsia reveló que la pequeña falleció por asfixia mecánica y traumatismo craneal.

 

 

Compártelo: