Mata a su hermano por darle un consejo

El revólver supuestamente era de Álvaro, porque lo sacó del bolsito que siempre tenía guindado. Nunca nos dijo que tenía un arma”, aseveró Alejandro, con una mirada triste y perdida 

Álvaro Víctor Acevedo Ariza (34) arremetió contra la vida de su hermano Ángel de Jesús Acevedo Ariza (36), en una celebración familiar. Los Acevedo estaban compartiendo en la casa del occiso, en el barrio Bello Horizonte de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, cuando una disputa detonó el deceso. Entre un trago y otro, los hermanos comenzaron a discutir y fue entonces cuando Álvaro desenfundó el arma y le propinó un disparo en el hombro izquierdo a Ángel.

El cumpleaños de la esposa de Ángel, Maryori, era el motivo del festejo. Desde el sábado todos fueron a la casa de la víctima, donde residía con su pareja, su hijo y Álvaro, a quien le dio cobijo luego de que separara de su cónyuge.

Transcurridas las horas, los temas de conversación cambiaron, tomando tonos agresivos. “Ángel comenzó a decirle a Álvaro que dejara las cosas malas, que tratara bien a su mujer y que no la golpeara, siempre que llegaba borracho. A Álvaro no le gustó que se metiera en su relación y lo mató”, comentó Alejandro Acevedo, otro de sus hermanos.

El ambiente familiar el pasado domingo a las 9.30 de la mañana estaba tenso, la vivienda del occiso se convirtió en un campo de duelo. Los presentes desconocían la actitud de Álvaro, pues ellos afirmaron que la hermandad siempre prevalecía. Ante la primera detonación, se escucharon los gritos desesperados de sus familiares, pidiéndole al agresor que se detuviera.

La bala entró por la espalda y se alojó en el pecho. Álvaro guardó el arma y huyó del sitio. Inmersos entre tanta convulsión, los allegados trasladaron a Ángel al hospital de Cuatricentenario, donde falleció.”El revólver supuestamente era de Álvaro, porque lo sacó del bolsito que siempre tenía guindado. Nunca nos dijo que tenía un arma”, aseveró Alejandro, con una mirada triste y perdida. Lamentó el hecho recalcando que su hermano, en el momento de la riña, era “como otra persona”.

La víctima estaba desempleada, pero trabajaba en la construcción de su hogar. Estaba casado y dejó un hijo. Era el cuarto de ocho hermanos. Álvaro permanece evadido y sus allegados desconocen su paradero.

 

Isamar Prieto/La Verdad