Los escabrosos detalles del asesinato de dos abuelas en los Valles del Tuy

Una venganza aparece como el móvil del macabro hecho que conmocionó a la población mirandina y a los miembros de la congregación de Testigos de Jehová, donde las hermanas asistían.

“Muerte a los testigos” fue el macabro mensaje dejado por el asesino de las religiosas Milta Mireya Joseph Best, de 71 años y de Cecilia Josefina Joseph Franco, de 65, encontradas el pasado 28 de noviembre en su apartamento ubicado en Ocumare del Tuy, en el estado Miranda.

Meses después salen a relucir los detalles del tenebroso hecho que habría sido ejecutado por Ángel Adolfo Díaz Castro, de 26 años de edad, quien precisamente se desempeñaba como el profesor de música del salón del reino de los Testigos de Jehová, ubicado en las residencias Parque Central de esa localidad.

Ministerio Público habría imputado al hombre  por los delitos de homicidio calificado ejecutado con alevosía con motivos fútiles, robo agravado y resistencia a la autoridad. En su narración de los hechos, la defensa aseguró que Díaz Castro se apersonó en la residencia de las hermanas para devolver un cuatro que ellas le habían prestado y que el hombre había dañado, En el sitio aprovechó para ejecutar su venganza, maniatandolas y apuñalandolas hasta causarles la muerte. También se habría robado una laptop y un teléfono celular.

El acusado, quien se encuentra recluído en Yare I, será sometido a un examen biopsicosocial para determinar si efectivamente padece de trastornos mentales como asevera la defensa, reseñó La Voz de Guarenas 

(noticiasaldiayalahora.co)

Compártelo: