La desaparición de una niña y una joven que mantiene en vilo a dos familias

Una extraña desaparición de una niña y una joven mantiene en vilo a dos familias. Desaparecen sin dejar rastro, muchas veces son forzadas por la perversidad de personas cercanas o ajenas a su entorno, en sus familiares dejan un vacío y una angustia que no termina hasta dar con su paradero, y es que los casos de desaparecidos continúan incrementándose en Venezuela, sin una solución, mientras los expedientes se mantienen por años en una esquina, aglomerándose sin respuesta.

En Caracas, existe una unidad de Víctimas Especiales, que anteriormente era conocida como de Personas Extraviadas, situada en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la avenida Urdaneta, reseña El Cooperante

A esta dependencia acuden a diario familiares de desaparecidos, buscando una respuesta que los lleve a encontrar a su ser querido. Las preguntas para la investigación son variadas: Nombre, edad, domicilio, señas particulares (tatuajes, aretes), ocupación, si ha faltado a su casa en otras ocasiones, cuándo fue la última vez que la vieron, sospechas, si conoce algún motivo por el cual se ausentó, lugar y fecha de la desaparición, recorridos o rutinas diarias, problemas del pasado o familiares, actitudes extrañas, entre otros.

La mayoría de estos casos se mantienen rezagados en el cuerpo detectivesco, algunos salen a la luz cuando ya la persona ha sido hallada sin vida. Casos como estos también se han dado a conocer en la morgue de Bello Monte. Son varios los familiares que han denunciado la desaparición de su ser querido, ellos mismos los buscan en diferentes comando policiales y hospitales hasta que les informan sobre la muerte o en ciertos casos los encuentran con vida.

Dos desaparecidas en circunstancias extrañas 

El pasado 2 de junio de 2017 en Sisipa, municipio Baruta, una niña de 11 años identificada como Victoria del Carmen Bello Pinto desapareció luego de que saliera de la casa de su abuela en la entidad. La madre de la niña de nombre Yulimar Pinto ha acudido a varias instancias y hasta el momento no ha conseguido una respuesta por el paradero de su hija.

Suplicó en una oportunidad ayuda al presidente de la República, Nicolás Maduro, pero tampoco obtuvo respuesta. Lo último que conoció fue hace tres meses cuando un niño aseguró haber visto a su hija en una casa abandonada en una montaña de la zona. Funcionarios del Cicpc y de la Policía de El Hatillo acudieron al sitio y lo único que encontraron fueron restos de comida, como si alguna persona había estado recientemente en el lugar.

Como el caso de Victoria del Carmen también se presenta el de María Gracia Reyes, de 18 años de edad, quien desapareció el primero de marzo en Maracaibo, estado Zulia. La joven estudiaba Artes Plásticas en la Universidad del Zulia y la última vez que supieron de ella fue cuando se comunicó con un amigo, a quien le dijo que iba a asistir a una entrevista de trabajo.

Los investigadores se encuentran tras la pista de un sujeto árabe de alrededor de 53 años, quien le habría ofrecido trabajo a la joven. Los familiares de María Gracia luego de no obtener respuesta por parte de las autoridades han investigado al árabe y presumen que esté relacionado con trata de blancas.

Como estos casos son muchos los que continúan sin una respuesta y un consuelo para sus familiares que siguen con la esperanza de poder hallar a su ser querido.

 

 

Compártelo: