Exclusiva: Hermano de Carlos Trejo aseguró que se le regresó el dinero a la mujer que fue descuartizada

Carlos Eduardo Trejo Mosquera es originario del estado Trujillo | Foto: @laixah21

Dice que el joven canceló casi toda la deuda a la mujer hallada descuartizada el viernes 7 de agosto. El dirigente estudiantil evalúa entregarse a las autoridades en Valera, donde tiene dos denuncias por estafa. Familiares y amigo lo reconocen como un mitómano

Aníbal Trejo, hermano de Carlos Eduardo Trejo Mosquera, a quien Liana Hergueta acusó vía Twitter de haberle estafado un millón 340 mil bolívares, afirma que el señalado regresó a la mujer parte del dinero, lo que hizo a través de una transferencia bancaria y un carro. “Ella estuvo en Valera buscando el vehículo”, apunta el entrevistado en exclusiva para El Pitazo.

El cuerpo de Hergueta fue hallado descuartizado en un vehículo en la avenida Andrés Bello de Caracas, el 7 de agosto. Tres meses antes, la mujer publicó en su cuenta Twitter tres tuits en los cuales acusaba a Trejo Mosquera de haberla estafado. Ella le depositó un millón 340 mil bolívares a cambio de unos dólares que nunca recibió. El presunto victimario, luego de eso se desapareció de Caracas.

Carlos Eduardo es un joven nacido y criado en Valera, que militaba en Primero Justicia. Periodistas trujillanos lo recuerdan participando en huelgas de hambre cuya veracidad era sometida a dudas con frecuencia. “Él era un pantallero y mentiroso. Aquí tuvo dos programas de radio que llegaron a ser populares. Siempre se inventaba novias. Lo vieron hace dos semanas en el Centro Comercial Plaza de Valera y le dijo a un amigo que acababa de llegar de Colombia”, comenta una persona quien prefirió mantener su nombre en reserva.

Aníbal, profesional del periodismo, respira profundo antes de admitir que su hermano, el segundo de cuatro varones, hijo de un trabajador de Cantv jubilado y una psicóloga con doctorado, es un “muchacho muy mentiroso” distinto al resto de la familia, que siempre quiso figurar en la política, por eso se involucró con los “cabezas calientes de la oposición”. De allí que no puede creer que sea eso que dicen de él, que actúa como un patriota cooperante, “porque odia al chavismo”.

José Vicente Haro, abogado experto en derechos humanos y defensor de Araminta González, denunció a Carlos Eduardo y a José Rafael Pérez Venta ante la Fiscalía, Defensoría del Pueblo y el tribunal de la causa de su defendida. Dice que infiltraron organizaciones de oposición y estafaron a “mujeres vulnerables”.

El encuentro con la víctima

Una persona que estuvo muy cerca de Carlos Eduardo comentó a El Pitazo que estuvo presente cuando el acusado de estafa conoció a Hergueta. Fue a través de una señora que ayudaba a los manifestantes con la donación de medicinas. Esta dama alojó a Carlos Eduardo y José Rafael Pérez Venta en su casa por unas semanas. En ese periodo Carlos Eduardo y la hoy fallecida entablaron amistad.

Luego, esa persona que dio una entrevista a El Pitazo desde la clandestinidad, conoció que Carlos Eduardo estafó a Hergueta con unos dólares que nunca le entregó. Cuando intentaron ubicarlo había desaparecido.

Aníbal no niega que su hermano se haya metido en varios casos de presunta estafa. De hecho afirma que Carlos Eduardo  tiene abiertos  dos casos en la Delegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Valera, por lo que le sugirió entregarse a las autoridades para responder por esos dos casos. Sin embargo, dice que no lo pueden señalar de homicida. Según le contó a su hermano, Carlos Eduardo hace cinco meses que no toca Caracas.

 

El caso de Araminta

El joven que habló desde la clandestinidad con El Pitazo, relató que Carlos Eduardo Trejo Mosquera y José Rafael Pérez Venta vivieron unos días en casa de Araminta González. El mismo día en que se enteró del robo de una laptop y electrodomésticos, el 24 de julio de 2014, la muchacha fue detenida por el Cicpc y acusada de terrorismo. Aún está presa en el Inof.

De acuerdo con el expediente, a Araminta la acusó una persona de Guarenas llamada Juan de Dios Blanco. Eso bastó para que el Cicpc detuviera a la joven y la tortura.

Por César Batiz/El Pitazo

Compártelo: