El “come gente de Barlovento” confesó que mató y se comió a su novio

pintor-caníbal

Surgen nuevos detalles del macabro caso del hombre que pintó cuadros con las cenizas y sangre de su víctima en la población de Barlovento, estado Miranda. Según los análisis realizados por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Luis Alfredo González Hernández, apodado “el pintor comegente”, mató y se comió a su novio, Lisandro Rosales García, dueño de la finca ubicada en el sector Las Marías, de Río Chico, lugar donde se hallaron las pinturas.

Vecinos de la finca informaron que González y Rosales mantenían una relación amorosa. Al parecer, una discusión habría sido el detonante del crimen, que ya fue confesado por Luis Alfredo González.

En su primer encuentro con los detectives, el “pintor” sostuvo que cometió el asesinato porque Rosales le pidió servicio funerario, que incluía que lo matara, lo comiera y pintara cuadros con su sangre.

Desde hacía dos meses que los vecinos no veían a Lisandro Rosales, hecho que prendió las alarmas y motivó la búsqueda. Ahora, los efectivos del Cicpc se encuentran analizando los documentos y otros restos de cuerpos humanos hallados en el lugar a fin de determinar si se trata de más víctimas de este nuevo “comegente”.

“Todos los restos óseos que se encontraron fueron trasladados a la morgue de Bello Monte, en Caracas, donde les serán aplicadas las pruebas de antropología forense. Hasta el momento corresponden al dueño de la hacienda, pero hay que proceder a la identificación plena”, informaron los detectives al diario Panorama.

A las pinturas se le harán los análisis de antropología forense correspondiente. Hasta ahora han encontrado cinco cuadros: un vitral con flores, un cuadro de un florero y frutas; unos girasoles, un paisaje marino y el rostro de una mujer sobre un horcón de madera, Reseñó LaIguana.TV