Acribillan a puñaladas a ladrón de carros en San Isidro

Trascendió que la víctima estaba solicitada por robo agravado de vehículo automotor y robo agravado. Las autoridades presumen que su homicidio sea una venganza

En una trilla entre granjas del sector Los Rosales, callejón Los Córdoba en San Isidro, al oeste de Maracaibo, hallaron sin vida, con múltiples heridas de armas blancas en el abdomen y cabeza a Darwin Daniel Meleán Meleán (35), solicitado por robo agravado de vehículo automotor y robo agravado.

A las 7.30 de la mañana de ayer moradores de la localidad avistaron el cuerpo de Meleán, boca arriba, vestido con suéter amarillo, pantalón azul y calzado deportivo del mismo color. De su cuerpo y cabeza brotaba sangre. Notificaron a la Policía Nacional sobre el hallazgo. Las comisiones del Eje de Homicidio de la Policía científica también llegaron al sitio, recabaron evidencias, contabilizaron 11 heridas al cadáver entre el abdomen y la cabeza, y luego realizaron el levantamiento. Los detectives presumen que a la víctima la sometieron en otro lugar y luego lo dejaron abandonado allí.

Trabajadores de la zona, dijeron que a las 6.00 de la mañana pasaron por el lugar y el cuerpo no estaba, pero tampoco vieron pasar un carro desconocido. Los policías montaron el cuerpo a la furgoneta forense para ser llevado hasta la morgue de Maracaibo.

Se conoció que Darwin sentenciado a purgar condena en la cárcel según el Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Control de Maracaibo el 11 de agosto de 2008. La causa N.° 1C-1746-07, refleja a Meleán junto a tres compinches que los imputaron por los delitos de robo agravado de vehículo automotores y robo agravado en contra de un ciudadano y el Centro Ferretero La Garantial. La sentencia indica que fueron condenados a 11 años y dos meses de presidio, más las accesorias de ley.

Funcionarios del Destacamento 36 de la Guardia Nacional los detuvieron en flagrancia a las 4.46 de la tarde del 9 de agosto de 2007, en un Nova rojo robado. A Darwin le encontraron en sus genitales un cargador de pistola calibre 380, niquelado y 21 cartuchos calibre 9 milímetros sin percutir.

Meleán era feligrés de la iglesia pentecostal El Milenio desde hacía dos años y medio, pero tenía tres semanas sin ir a la congregación. “Darwin estuvo preso, después fue a rehabilitación y se presentaba cada cierto tiempo en los tribunales”, agregó Daniel Villalobos, pastor de la iglesia pentecostal. Los compañeros del centro religioso comentaron que el imputado era vendedor informal de dulces caseros, tenía tres hijos y tenía 21 días viviendo solo en una residencia del barrio San Isidro.

 

José Antonio González/La Verdad

Compártelo: