Semanalmente 600 venezolanos arriban a Argentina en búsqueda de una mejor vida

Arriban mensualmente al país austral, con las facilidades que les ofrece Mercocur. Tres emigrantes, con solo dos meses, narran su aventura

Carlos Subero/Notiminuto

Miles de venezolanos se están ubicando cada vez más en Argentina, en busca de una nueva vida y marcan otro episodio de la estampida que tiene lugar desde Venezuela.

“Es impresionante. Viernes y lunes llegan 300 venezolanos en vuelos desde Caracas –comenta desde Buenos Aires el periodista Enderson Narváez – Son 600 por semana, de los cuales 70% se queda aquí, un 10% pasa a Chile y el resto viene a hacer turismo o a visitar a familiares.

Narváez forma parte de esta nueva ola migratoria. Se fue hace varios meses con su pareja, en busca de nuevas oportunidades.

Actualmente, 7,5% de todas las radicaciones temporarias (así se acreditan generalmente los venezolanos) en Argentina corresponden a ciudadanos de nacionalidad venezolana. Y la cifra va en ascenso.

Según las cifras oficiales, el alza es tan vertiginoso que la cantidad de radicados venezolanos de 2014 fue solo un mil 777, pero llegó en 2015 a 4 mil 707, es decir que ascendió en 165%. Para la comparación con 2016, la cifra récord de 2015 de 3 mil 768 se cubrió ya durante los primeros 5 meses de este año.

Otros como Enderson Narváez han arribado hace exactamente dos meses y cuentan aquí con detalles cómo les ha ido en este interín inicial. Son Gisel Rivas, contador público de 46 años, de Guarenas; Marwil Cruces Maldonado, 28 años, licenciado en física y matemática, San Cristóbal, estado Táchira; y Edgar Mejías es TSU en Telecomunicaciones, tiene 30 años, y es de La Victoria Edo. Aragua. Rivas y Marwil Cruces Maldonado explican que la primera acreditación siempre es temporal y se llama Precaria. Después que pasan dos años se les adjudica la permanente.

Los tres coinciden también en que han dejado a sus familiares más cercanos y queridos en Venezuela y tienen el plan de que se unan a ellos muy pronto en el país austral. Han tenido que laborar en áreas que no habían experimentado antes.

Ninguno de los tres admite haberse ido con muchos ahorros en divisas. Una de ellos se largó con $300 dólares y de llegada gastó casi todo en un buen celular. La forma más común de llegar a Argentina es en avión, pero no es la única. 5 mil 095 kilómetros separan a Caracas de Buenos Aires. Pese a esto, también hay venezolanos que, para ahorrar en sus gastos en dólares, se están lanzando por la vía terrestre con distintas escalas en autobús. Así la ruta es mucho más de 5 mil kilómetros y puede tardar más de una semana.

Post del domingo 27 de noviembre de 2016, tomado de Venezolanos en Argentina (Facebook)

MERCOSUR

Uno de los principales atractivos que tiene Argentina como sitio de emigración escogido por los venezolanos es que es miembro del Mercosur, y esto otorga facilidades de inserción laboral al inmigrante de Venezuela, también miembro de la alianza. En la página web del Servicio Nacional de Migraciones (SNM) se dedica un aparte específico para los casos de legalización de ciudadanos provenientes de los países integrantes del Mercosur.

Lograr que el gobierno argentino le adjudique el Documento Nacional de Identidad (DNI) a un ciudadano de Mercosur puede tardar unos 3 meses, si el aspirante ha introducido los documentos requeridos. Pero incluso, antes de eso se le entrega al solicitante un documento que lo legaliza en el interín de los 90 días.

Esta facilidad está influyendo para que muchos venezolanos estén eligiendo vivir en Argentina. Llegar con solo unos pocos dólares no impide tener éxito en la aventura y poder instalarse, ahorrar algo para llevar a sus otros familiares dejados en Venezuela.

La economía argentina no tiene el tipo de crisis que padece la venezolana. Sin embargo, se encuentra actualmente en una etapa de transición, con medidas adoptadas por la nueva administración del presidente Mauricio Macri, con alza de precios de servicios públicos.

Sin embargo, aunque la coyuntura económica no sea la mejor, el panorama lució superable para el venezolano Miguel Ángel Rodríguez Ruggeri, de 32 años, residente de Caracas, quien, al cumplir un mes en Buenos Aires, el pasado 11 de noviembre, dejó escrito en Facebook un breve informe sobre los gastos en que incurrió.

Aquí se detalla su informe con gasto de US$ 600:

Pero aquí se narran 3 casos de venezolanos que en los recientes dos meses llegaron a Argentina de diversas regiones de Venezuela para adelantar la aventura de la emigración.

Dejó su empresa en Guarenas, a su familia  y se lanzó a la aventura

Gisel Yasmira Rivas tiene solo dos meses en Buenos Aires. Contador público de 46 años, dejó en Venezuela a sus dos hijos (hija de 15 e hijo de 7 años), y su decisión de emigrar le hizo acabar con una relación de concubinato que mantenía desde hacía 11 largos años. -Él no estuvo de acuerdo, pero yo estaba decidida.

Cuándo se le pregunta por qué se fue, pide anotar su drama:

 

“En 2008 decidí independizarme, no trabajé más en lo privado y cree mi empresa de servicios contables; hasta inicio de 2015 tenía 25 y 30 clientes que me pedían trabajos muy puntuales, me daba para mantener todas mis necesidades, cubrir los gastos de mi hija: Tenía status. Contaba con 2 empleados. Resultó que de la noche a la mañana, todo el mundo empezó a cerrar y rechazaban los aumentos de honorarios, y llego el momento que no me daba para nada, Por inseguridad en 2014 mataron al hijo de mi esposo. Guarenas es sumamente peligrosa, después de 5 pm no se puede salir a la calle. Eterno terror, mi pareja no quería que saliera a la calle. Después de eso vino la escasez, la vida se fue recrudeciendo cada día más y yo hice este plan y no le pienso seguir apostando al país”.

 

Llegó a Argentina con solo $300 dólares, y la esperanza de llevarse a sus hijos lo más pronto posible.

$200 los invirtió pronto en un celular, “porque en Venezuela, una semana antes de venirme, me atracaron con una 9mm y me despojaron de mi teléfono, por lo cual me quedaron 100 dólares que representaron 1500 pesos, de los cuales 1200 se me fueron en documentos, y aun sigo viva. He tenido mucho apoyo de mis paisanos y sigo empeñada en mi objetivo, RESCATAR a mis hijos”

Escogió Argentina por varios elementos importantes. “Me vi en la necesidad de evaluar cuando hacía mi plan de emigrar, mi prioridad al migrar es brindarle estabilidad a mi grupo familiar y en función de ello estudie los beneficios que me otorgaba vivir en un país que pertenece al MERCOSUR.

Sus razones:

·  La facilidad de estar legal y obtener un documento de identidad que pudiera permitirme trabajar de manera rápida.

·  El idioma

·  La Educación Gratuita.

·  Su clima

Arribó a Buenos Aires el 6 de octubre pasado. El asunto de dónde llegar fue resuelto por Gisel con una amiga que la ayuda. El primer trabajo que logró fue limpiando un apartamento, por lo que gana 100 pesos la hora (unos $6,6). “Eso lo invierto en mi sube (transporte), mi celular y lo que me queda lo aporto para la comida”.

Su secreto para conseguir habitación para vivir: “Las redes sociales son la mejor manera. Hay un sin fin de direcciones y hacer enlaces con nuestros paisanos, aunque vas a oir decir o leer en facebook que los venezolanos no nos apoyamos, para mi concepto es falso, he crecido mi familia en hermanos, de verdad el apoyo ha sido incondicional”.

Y esta buena opinión sobre la actitud solidaria de los venezolanos en Buenos Aires, la extiende a los propios bonarenses:

-¿Cómo está reaccionando la población argentina ante la cantidad de venezolanos que están viajando para residenciarse allá?

-De manera EXCELENTE, a mi particularmente me desarmaron el mito de la pedantería, todos hombre y mujeres se han comportado de manera amable, atentos a apoyarte, darte direcciones, y siempre dicen este es un país formado por inmigrantes, es difícil pero hay oportunidades para todos.

Cuando no está trabajando, la rutina de Gisel se caracteriza por preparar toda su documentación, buscar certificado de domicilio, solicitar cita para antecedentes penales argentinos. Trámites para buscar documentos. En tres semanas lo hizo todo. “Me traje documentos apostilados, algunos tuvieron problemas con los códigos”.

-¿Que documentos llevaste de Venezuela?

-Antecedentes penales

-Titulo universitario

-Pasaporte vigente

-Tarjeta de vacunas actualizada para niños

-Constancia de niño sano

-Constancia de promoción y se lleva a la zona educativa (escuela básica)

-Notas y se lleva a la zona educativa (bachillerato).

-Partidas de nacimiento legalizadas y apostilladas.

Durante mes y medio ha introducido su currículum unas 150 veces, y aun no la llaman. En realidad, no tiene todavía el documento denominado DNI, necesario para trabajar legalmente en Argentina

Pero el miércoles 21 de noviembre, comenzó a trabajar “en negro” en un automercado de chinos, en la parte de charcutería.

-“Corto horneo pan, mantengo las neveras limpias y abastecidas y atiendo a los clientes”.

“Como no tengo en DNI, me pagan en efectivo, trabajo en negro, siempre se aprovechan y contratan por más horas de lo normal o por menos horas y no pagan sueldo mínimo.

9 mil pesos me pagan (Unos $600 al mes). Trabajo 11 horas y media.

En realidad es su primer trabajo fijo en Argentina. Está segura que vendrán tiempos mejores, cuando le llegue su DNI, y poder trabajar en su área de formación profesional.

-Tengo mi CV registrado en Boomerang, he metido más de 150 currículum durante este mes y medio. Lo que me falta es que pase la época de vacación, la gente pide su baja y los empresarios se verán entonces en la necesidad de contratar nuevo personal. De hecho las ofertas inician en enero y febrero, pero empiezan desde ahora a buscar a personal.

Gisel Rivas habla también acerca de sus sentimientos actuales en un su nuevo país de residencia:

-Lo que pasa es que tengo muchos sentimientos, me siento bien. Mi proceso migratorio no ha sido difícil. Cuando llegué me recibieron unos venezolanos que me tuvieron en su casa, y luego me mudé para el apartamento de mi comadre.

-Ése es el tema, me da sentimiento muy grande. Tomar esta decisión significó separarme de mi pareja, nos molestamos porque él no está de acuerdo. No tengo el dinero para traerme los niños, todavía están en Venezuela.

¿Cuál su plan?

-Traerme a mis dos niños, buscar quién me presta dinero para comprar pasaje antes de que finalice diciembre para traer a mis hijos, y luego vender mi carro y con ese dinero pago el alquiler de apartamento aquí para vivir con mis hijos, Me pienso mudar a la provincia porque es más económico que la capital. En  San Martín.

– Estoy fuerte de espíritu, sé que es muy difícil, pero no es la primera vez que arranco de cero, es la tercera vez y sé que lo voy a lograr, sé de mi fortaleza como profesional como ser humano y como madre, comenta quien una vez le tocó enviudar.

Edgar Mejías, a un mes de su arribo enganchó en un empleo en su área profesional

Edgar Mejías es TSU en Telecomunicaciones, tiene 30 años, y es de La Victoria Edo. Aragua. Llegó a Argentina el 13 de septiembre pasado, viajó solo, dejando a su esposa en Venezuela. Actualmente vive con su cuñada (hermana de su esposa) y su esposo en Merlo, en la parte oeste de Buenos Aires.

No fue una elección difícil lo de la ciudad: “es un familiar y no tengo pagar hospedaje, solo comida y ayudar con los gastos mensuales. Al igual que escogí Argentina dado a que tengo un familiar acá, y que el pasaje no salía tan costoso, en ese tiempo pagué 310.000 BF

-¿Por qué decidiste emigrar?

¿Mis razones?, por la inseguridad, porque a mi edad y siendo profesional no puedo comprar una casa, o un vehículo, o siquiera alquilar un apartamento.  Antes de venirme ganaba Bs. 50 mil en Caracas. Y con los problemas de comida, transporte y otros gastos se me iba el salario.

Si tenía problemas económicos en Venezuela, también los tuvo en Buenos Aires a varias semanas de su arribo.

“No soy una persona con mucho capital así que con la ayuda de familiares, amigos y unos ahorros compré el pasaje y unos pocos dólares. Aunque vivo aquí con un familiar, tengo que correr con mis gastos como saldo para el teléfono, pasaje de bus, tren. Además el trámite de la residencia (DNI) aumentó ese mismo mes, mi cita era el 27 de septiembre y lo habían aumentado por decir el día 20.  Antes costaba 600 pesos, a mí me salió en 1000 pesos.  Si sumas todos los tramites más el pasaje, te dan casi 1500 pesos, lo que equivale aproximadamente a 100 USD$.

-Para mí, el tema más duro fue el económico, como mencioné, lo resolví aprovechando por el ejemplo el wifi de las calles de la capital, del trabajo para no gastar saldo. No compraba nada afuera.

A 30 días de su arribo a Argentina, el 12 de octubre firmó Mejías un contrato con una consultora informática, la única entreviste que pudo conseguir en un mes, eso le ayudó muchísimo con el tema económico.

Con esa experiencia, él calcula que la cantidad mínima que requiere un nuevo emigrante para estabilizarse en Buenos Aires: “Si viviese solo en un hostel, cuyo precio oscila entre $200 al mes, más la comida por un mes, pasaje y otros gastos, serían $200 más. Los trámites serían unos $100; estamos hablando de $500 solo para un mes y un mes bien bien ajustado. A mi consideración se debería viajar como mínimo con unos $1500. De manera que puedas buscar un laburo (trabajo retribuido), tengas para cualquier eventualidad, y para tus gastos necesarios. Todo eso es para un mes o mes y medio.

Sobre su empleo actual, confiesa que ha sido la única oferta que ha tenido, aunque solo ha buscado empleo en su área de trabajo de siempre.

“El mercado laboral que conozco es el informático, debido a las nuevas tecnologías, nuevas velocidades, servicios de internet, tv por cable. Soy TSU en Telecomunicaciones, hace unos tres años que trabajo con soporte técnico a computadoras, etc. Actualmente trabajo en una consultora que da servicios informáticos. Soy técnico de campo, asignado a un cliente en particular. Es el único trabajo que he tenido hasta ahora, no es lo que estudie, pero igual es algo que vengo haciendo desde hace un tiempo.

Este venezolano de La Victoria, debe entonces trasladarse desde Merlo a la capital en tren, para lo cual tarda más o menos 2 horas. Una hora en tren y lo demás entre subterraneo y colectivo.

Se considera ya inserto profesionalmente, aunque no es el trabajo con el que se quedaría mucho tiempo, dadas las circunstancias de que aun no tiene DNI.

Sobre cómo le tratan los argentinos, tiene buena opinión de ellos:

“No he hecho gran cosa, solo ser yo mismo. Me sorprendió mucho cómo es el Argentino, pensaba que eran personas arrogantes y creídas, pero son muy cariñosos y muy agradables.                       Muchos saben la condición del país y que muchos nos hemos venido a buscar nuevos rumbos, nuevas oportunidades. Al hablar claramente me identifican como extranjero, me preguntan por mi familia, luego me preguntan si me gusta Argentina, y al final me dicen siempre Bienvenido.  Son bastante amables y buenos compañeros de trabajo”.

Con ese trato, el de la familia de su esposa tiene suficiente hasta que llegue el día de diciembre en que proyecta tener ya a su cónyuge a su lado en Argentina.

Precisamente en eso anda ahora.

“Yo me encuentro actualmente buscando habitación, explica. Utilizo las redes sociales para ello, y las experiencias de algunos de mis compañeros de trabajo también venezolanos. Apenas tenga el tiempo me dedicaré a caminar”.

Extraña de Venezuela el cobro quincenal, ya que en Buenos Aires es el pago es por cada mes trabajado.

Marwil Cruces: “Los tres primeros meses son difíciles”

Marwil Cruces Maldonado, 28 años, licenciado en física y matemática, San Cristóbal, estado Táchira.

Tiene solo dos meses en Argentina, adonde llegó a buscar oportunidades para lograr un estatus de vida que en Venezuela había perdido.

Es un hombre casado, que mantenía un buen empleo en la empresa de su esposa, donde se desempeñaba como vendedor al mayor, y con lo cual pudo comprarse un carro.

La familia decidió que se lanzara solo, en avanzada, mientras esposa e hijos se quedaron en San Cristóbal, a la espera del momento de acompañarle. “Espero acomodarme para que ellos vengan”, confiesa el plan.

Escogieron Buenos Aires, Argentina, porque en el año 2013 la pareja estuvo allí como turista, les gustó y además ofrece las facilidades migratorias a los ciudadanos de países del Mercosur.

Estos dos meses para Marwil Cruces han sido de experiencias muy novedosas en el ámbito laboral para poder mantenerse en Buenos Aires. Este licenciado en Física y matemáticas ha trabajado de muchas cosas y ha estado nada estable:

“Aquí dicen que hay una ley, los 3 primeros meses son difíciles, después te estableces, he visto ya muchas personas tranquilas y tienen ya 6 o 7 meses en adelante”, señala.

“Trabaje lavando autos, pintando casas, en una maxi kiosco como cajero (la paga no era buena) y el horario era de 6pm a 6 am porque no tenía papeles. Repartiendo volantes y en un restaurante lavando platos”, enumera.

No obstante, justo dos días antes de esta entrevista, empezó con una empresa como vendedor, y se encontraba muy animado porque en vender tiene mucha experiencia.

“Me ofrecen muchas oportunidades de crecimiento. Y en las ventas, si quieres crecer todo depende de ti. Incluso, ingresos mucho mayores que las de un asalariado con buen sueldo

Marwil Cruces Maldonado cree que muchos que buscan empleo no se animan a las ventas de esa manera “porque les da miedo, ya que no hay un sueldo seguro”. Pero asegura que es la mejor oportunidad que se le ha presentado en Argentina.

Con esos ingresos aspira a cancelar sus gastos, que incluyen 4 mil pesos en vivienda, unos $258

Los alquileres son altos. Vivo con otra persona que es de Caracas, a quien contacté a través de Facebook. Es un hostal, queda en Talcahuano, cerca del obelisco.

La situación de este personaje emigrante es legal en Argentina, aunque aun no le llega el DNI, con lo cual adquirirá los mismos derechos laborales que un argentino.

Se la lleva bien con los argentinos. Así opina de ellos: “No tengo nada que decir son buenas personas, (gente idiota hay en todos lados) son educados aquí nos miran con buenos ojos. Espero cuidemos esa imagen”.

-¿Qué te planteas cuando lo tengas? Cuál es tu aspiración? dónde y cómo te ves en 2017?                       

-Conseguir un mejor empleo, aspiración es emprender un negocio aquí, con mucha estabilidad económica emocional y con mi familia aquí.

“Estos dos meses solo, sin mi familia, han sido una de las pruebas más difíciles qué he vivido, -confiesa- pero sé que es un sacrificio que va tener su recompensa. Por eso lo hago”.

¿Tenemos fama ya los venezolanos?

-Hasta ahora no, somos bien vistos pero hay uno que otro que se sale de la raya hasta han estafados a los mismos paisanos

Cifras oficiales sobre presencia de venezolanos en Argentina

Compártelo: