Un test de saliva puede predecir si el estrés está afectando tu salud

Sabemos que el estrés es malo para la salud. Pero, ¿conocemos por qué? Y más importante, ¿tenemos constancia de cuánto nivel de estrés podemos soportar? Y es que el estrés puntual no es malo. Es un mecanismo que nos permite actuar en situaciones concretas. Por ejemplo, si tenemos que hablar en público, si estamos esperando unos resultados médicos o si tenemos que salir corriendo.

Así, cuando nuestro cerebro detecta que se está enfrentando a una situación que considera una amenaza o un reto, se libera una hormona, el cortisol, que prepara al organismo para actuar frente a esta adversidad.

Entonces, ¿por qué tratamos siempre al estrés como un enemigo y no como un aliado? Un poco de estrés no es malo pero cuando el cortisol permanece mucho tiempo en el torrente sanguíneo produce otra hormona llamada DHEA que contrarresta sus efectos nocivos. Si la DHEA no puede con tanto cortisol, al final éste puede acabar aumentando el riesgo de inflamación e inmunodepresión del cuerpo. Eso se traduce en un aumento del riesgo de sufrir enfermedades.

Para saber los niveles de estas hormonas en nuestro cuerpo, existe la posibilidad de realizar un test no invasivo, sencillo e indoloro. Esta prueba permite detectar a tiempo si el estrés al que estamos sometiendo a nuestro organismo es demasiado elevado, y ya está causando estragos en nuestra salud, para que “podamos reaccionar cambiando hábitos de vida o incorporando actividades que ayuden a controlar las situaciones que nos pueden producir más estrés”, señala Bibiana Palao, directora técnica del Departamento de Innvoación de Synlab a la que hemos entrevistado para que nos explique cómo nos afecta el estrés y qué remedios podemos emplear para combatirlo.

¿Cómo podemos medirlo?

Nuestro propio comportamiento y estado de ánimo o cómo reaccionamos ante las distintas situaciones cotidianas pueden ser un buen indicativo del estrés al que estamos sometidos. Sin embargo, existen maneras más eficaces de detectar la cantidad de cortisol y DHEA que estamos segregando y eso nos dará una respuesta más precisa. Por ejemplo, tenemos el test de Valoración del Estrés que permite determinar si existe un patrón biológico y su gravedad.

¿Cómo funciona el test?

Evalúa la producción de cortisol y DHEA mediante muestras de saliva recogidas en diferentes momentos del día. Permite, a quién lo realiza, conocer su capacidad biológica actual de respuesta al estrés. La prueba está indicada para personas con síntomas, con carga laboral excesiva o de agotamiento profesional y para todos aquellos que deseen gestionar proactivamente su salud.

¿Pueden utilizarlo hasta los niños?

No hay límites de edad, pero es necesario realizar una interpretación personalizada del resultado en niños y en personas adultas, ya que sus niveles de DHEA son menores y pueden confundirse con una falta de respuesta adaptativa a niveles elevados de cortisol.

¿Hay que tener niveles muy altos para que los detecte el test?

No. Los niveles fisiológicos se detectan dentro de la normalidad, ya que son hormonas que se encuentran presentes en nuestro organismo, el aumento o disminución de estos niveles es lo que puede ser un indicador de una situación de estrés.

Cómo podemos vencer el estrés

Lo primero que hay que hacer es analizar sus causas y tratar de modificarlas. Si esto no es posible, es necesario compensarlas con hábitos saludables, tales como ejercicio, alimentación, descanso y técnicas de relajación.

Fuente: Hola

Compártelo: