Le disparan con una escopeta por robarse un cochino

A Bracho lo consideraban un azote de barrio. Según los oficiales, junto a unos compinches robó a otros vecinos y eso motivó a la comunidad tomar la justicia en sus manos

Yordani José Bracho, de 21 años, murió tras permanecer 25 días en agonía en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Pedro García Clara de Ciudad Ojeda. Le dispararon con una  escopeta en su abdomen, por robarse, presuntamente, un cochino en la casa de un vecino el pasado 26 de diciembre de 2015.

Bracho robó el animal y se fue a dormir a su casa en la carretera G con avenida 24 de Tía Juana, parroquia Manuel Manrique. A las 7.30 de la noche, un conocido lo llamó en el frente de su residencia y al salir se encontró con el grupo de vecinos armado con palos y objetos contundentes, detalló la Policía.

“Lo sacaron obligado y lo golpearon. Había un policía. Todos se pusieron de acuerdo. Después le dispararon. El asesino anda suelto”, denunció su prima, Yésica Hinestroza.

El proyectil le perforó los intestinos. Los agresores se fueron y dejaron al herido en el pavimento. Los familiares lo llevaron hasta el Hospital de Ciudad Ojeda. Lo operaron en cinco oportunidades.

“La última operación fue el sábado. Estuvo muy grave. No resistió. No tenían derecho de matarlo así”, dijo un hermano en medio de las lágrimas, mientras esperaba el cuerpo en la morgue de Cabimas.

A Bracho lo consideraban un azote de barrio. Según los oficiales, junto a unos compinches robó a otros vecinos y eso motivó a la comunidad tomar la justicia en sus manos.

Sus familiares aseguraron que no había prueba del delito de lo que lo acusaban.  “Yordani se había mudado a Caracas donde trabajaba como obrero en una construcción. Tenía solo 15 días de regresar a Tía Juana. Vino a pasar la Navidad con su familia”.

 

Yéssica González/ La Verdad

Compártelo: