La humedad desata los resfriados

Las lluvias y las bajas temperaturas incrementan los contagios.

El más común de todos los males por los cambios bruscos de temperatura que se producen en Navidad es el resfriado común. Esta infección se produce por un virus en las vías respiratorias. Se contagia fácilmente de persona a persona y no existen vacunas para prevenirlos.

Para Luis Carlos Morillo, neumonólogo del Centro Médico Docente La Trinidad, lo que afecta a las personas no es el frío, sino la humedad que puede desencadenar enfermedades tales como el asma. “La gran mayoría de los catarros en diciembre están motivados por infecciones virales, que no llegan a ser gripes como tal”, agrega el especialista.

Las lluvias y las bajas temperaturas incrementan la posibilidad de contagiarse de estas epidemias a través de gotas de saliva que se transmiten mediante estornudos, tos o simplemente hablando. En tal sentido, se calcula que aproximadamente el 90% de todos los casos de resfriado común en Venezuela están producidos por algún tipo de rinovirus.

El catarro común afecta el tracto respiratorio superior, es decir, bronquios, laringe, senos paranasales y faringe, sin perjudicar los pulmones.

Síntomas comunes

Los síntomas incluyen estornudos frecuentes, secreción nasal, que puede ser transparente al principio de la infección, alcanzan su intensidad entre el primer y tercer día de evolución y tienen duración de siete a diez días, aunque, ocasionalmente, pueden persistir hasta tres semanas.
Morillo explicó que al manifestarse otras señales tales como fiebre, escalofríos y malestar general, se comenzaría a hablar de gripe, que es una patología diferente.

Estos síntomas son las respuestas que posee el organismo frente a los virus sin importar cual sea, con la finalidad de que el cuerpo sea lo menos inhóspito para ellos. Por ejemplo, la temperatura óptima para el rinovirus es 33-35 °C, por lo que no soporta 38°C.
Los adultos presentan resfriado común dos veces al año, mientras que los niños pueden presentar el doble.

Prevención en esta época

El doctor Morillo recomienda a las personas mantenerse lo suficientemente hidratadas. De igual forma, si el individuo posee muchas secresiones, utilizar lavados nasales. Al mismo tiempo, advirtió no utilizar antibióticos debido a que no están indicados por un especialista; y a su vez, para prevenir un problema de salud pública.

Por otro parte, aconseja a la población implementar los conceptos básicos de prevención. Una buena limpieza de las manos tras estornudar, tirar los pañuelos desechables a la papelera inmediatamente después de usarlos, y utilizar desinfectantes para las zonas o áreas en las que se encuentre una persona con catarro, son los medios más efectivos para prevenir el contagio.

Para los niños

La pediatra, Claudia Cristina Sánchez (@lactancia2.0 en Instagram), indica que los cambios bruscos de temperatura también afecta a los niños, sobre todo a los menores de cinco años, pues sus sistemas inmunitarios no están totalmente desarrollados.

Aunque no se pueden prevenir todos los catarros en el pequeño, sí se pueden reducir. En primer lugar, las madres no deben dejar de alimentar a sus bebés con lactancia materna, debido a que contiene los nutrientes necesarios para prevenir enfermedades. Asimismo, evitar que los niños vayan al colegio si están enfermos, por la sencilla razón de que están en contacto con otras personas; y por ende, están expuestos a más gérmenes.

Finalmente, lavarse las manos es crucial. La higiene adecuada con agua y jabón, especialmente después de cambiar pañales y antes de preparar la comida.