¿Quiénes son responsables de la guerra económica y sus consecuencias en la escasez y costo de vida?

Cuando evaluamos las causas de la caída del consumo de las familias Venezolanas, así como los aumentos constantes de precios, de lo cual voceros oficiales responsabilizan a la empresa privada. Nos encontramos que todo está relacionado a la inoperancia y disminución constante de la cantidad de toneladas de productos y mercancías, manejados por el gobierno a través de las importaciones que realizan, la producción de las empresa agrícolas, agroindustriales e industriales públicas, así como las distintas redes de distribución, venta de alimentos y demás mercancías que distribuyen y se venden a los consumidores a lo largo y ancho del país. NP.

Nuestros análisis nos indican las razones que comprometen la gestión de las empresas publicas responsables de la importación, producción y comercialización de los productos que consumen los Venezolanos y que van desde alimentos hasta acero, cemento, vehículos, tractores, electrodomésticos, etc. Casi todas han incumplido las metas previstas y con ello fallaron en cubrir las necesidades de consumo de los venezolanos.

Analizaremos estas tres actividades económicas que comprometen al gobierno y con ello se demuestra que son las causantes de la denominada “GUERRA ECONOMICA”, responsable del desabastecimiento y la constante alza de los precios que afectan más y más la capacidad de consumo y el poder adquisitivo de las familias Venezolanas. La enumeraremos del 1 al 3:

  1. Importaciones: el gobierno a través de sus empresas públicas ha sido el principal importador durante el año 2015, en alimentos y otros productos. Están a la vista los anuncios constantes realizados por voceros oficiales informando de las miles de toneladas importadas para cubrir las necesidades de las familias y con ello acabar con la escasez y bajar precios. Lo que observamos es una preocupante caída en los niveles de importaciones con sus consecuencias en el desabastecimiento cuando lo comparamos a años anteriores.

Es evidente que la baja en el precio del petróleo ha hecho naufragar la estrategia geopolítica gubernamental de fortalecer las alianzas internacionales con las importaciones para nuestro consumo, comprometiendo con algunos de ellos la venta de petróleo con el pago en alimentos y otras mercaderías. Lamentablemente las bajas importaciones de alimentos y otros productos para nuestro consumo este año será apenas entre 40% y 50% del 2014, lo cual demuestra que no funcionaron los acuerdos realizados con otros países a los cuales les hemos venido entregándole importante volúmenes de petróleo a créditos, sin que exista una reciprocidad de su parte en darnos financiamiento para la adquisición de los alimentos y otros productos que ellos exportan.

  1. Producción nacional de empresas públicas: Están a la vista la compleja situación que afecta a todo el sector productivo público de alimentos, a pesar del gobierno tener casi 10 millones de hectáreas de tierras de las mejores del país (unos 5 millones le fueron quitadas a los privados), es preocupante el escaso resultado obtenido, con todo los grandes recursos que se le han invertido, así como la cantidad de tractores, equipos, vehículos y una cantidad de organismos creados para asistencia técnica. Los bajos rendimientos obtenidos en los programas públicos de siembra están a la vista y sus consecuencias dramáticas.

Lo mismo sucede con las agroindustrias procesadoras de arroz, aceite vegetal, maíz pre cocido, etc. (tienen capacidad instalada para procesar más del 50% del consumo nacional), así sucede con los centrales azucareros con capacidad para procesar el 80% del consumo nacional de azúcar pero no logran alcanzar ni el 30% de esa demanda. Se observa igualmente en las procesadoras de jugos, torrefactoras de café, empresas avícolas etc.

Alba pesca destinada a tener una de las mayores flotas pesqueras y la capacidad para procesar: atún, sardinas y otros tipo de pescado, para cubrir el consumo nacional y exportar, lamentablemente no se lograron los volúmenes significativos anunciados, a pesar de contar con una cantidad de barcos para la pesca y buenas instalaciones para el procesamiento y enlatado de pescado.

Al analizar los otros sectores productivos como: cemento, acero, aluminio, ensambladoras de tractores, vehículos, agroquímicos, fertilizantes, papel, vidrios, plásticos, etc. Sus resultados están muy por debajo de las metas estimadas y anunciadas.

Lo cual demuestra que es el complejo empresarial público el que no logro sus metas de producción y productividad, siendo por lo tanto el responsable principal de los altos niveles de escasez que afecta a la familia Venezolana, así como su alto impacto en el costo de vida.

  1. Comercialización: El gobierno dispone de la mayor red de almacenaje, distribución y comercialización para alimentos y demás productos, lo observamos a lo largo y ancho del país en la cantidad de instalaciones que existen para la venta de alimentos, cabillas, cemento etc.

Las más importantes cadenas comercializadoras de alimentos privadas del país, son superadas por la infraestructura pública de distribución y venta. Si a ellos añadimos los operativos de fin de semana realizadas para venta de alimentos, en cualquier espacio de la geografía nacional, también están las bodegas populares, por lo cual es evidente que el gobierno tiene la mejor infraestructura operativa para manejar el mayor volumen de distribución y venta de alimentos.

Por lo que no se justifican las fallas constante de productos esenciales para el consumo de las familias, lo cual se puede observar en las mega colas que crecen cada día con más gente y que pasan largas horas para adquirir aunque sea una parte de sus necesidades en los centros de comercialización públicas.
Lo triste es que el contrabando de extracción así como de los productos que van a la reventa, su suministro proviene principalmente de estos alimentos regulados y subsidiados, vendidos por el gobierno en las redes públicas.

Se observa cómo se requieren más y mayor cantidad de recursos públicos para sostener sus importantes y crecientes pérdidas operativas y financieras. Causando a las finanzas públicas una mayor limitación de recursos para apoyar otras áreas prioritarias como salud, educación, seguridad, etc. A pesar de todos los recursos aportados crecen cada vez más la escasez y costo de vida.

Además buena parte de la producción de las agroindustria y empresas privadas productoras de alimentos, tienen que ser entregadas a las redes públicas, lo cual significa una cantidad importante del total producido. A esto hay que añadir los volúmenes de mercancías tomados por el gobierno a las empresas privadas vendedoras de alimentos, así como otras mercancías cuando realiza sus operativos de “combate al acaparamiento” los cuales aumentan la cantidad de alimentos que distribuye el gobierno y reducen aún más las cantidades que maneja el sector privado.

Lo cual demuestra que es el gobierno el que comercializa a través de sus redes públicas el mayor volumen de alimentos regulados y esenciales para las familias Venezolanas. Les corresponde por lo tanto asumir su responsabilidad en el por qué estas redes comercializadoras públicas, no cubren las expectativas de llevarle alimentos suficientes y a bajos precios a los consumidores.

La “Guerra Económica” con la cual el gobierno pretende convencer a los Venezolanos de que los responsable de la escasez y costo de vida son la empresa privada. Es evidentemente causada por la inoperancia publica y compromete al gobierno por la manera como las empresas estatales vienen manejando de una manera inconveniente las importaciones, producción y comercialización de alimentos y demás productos que controlan en mucho mayores cantidades que los privados.

Si analizamos el monto de recursos utilizados por las empresas públicas en dólares y Bolívares para importar, producir y comercializar, no existen razones para no lograr las cantidades suficientes de alimentos para cubrir las necesidades de los consumidores venezolanos.

Vicente Brito
Presidente
Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución

 

Compártelo: