Laureano Márquez: Turismo y algo más por Andorra

Laureano Márquez

Mucha gente en estos días se estará preguntando: ¿qué es Andorra? Es un pequeño país. Tan pequeño que solo tiene bancos, así comienza su artículo de opinión Laureano Márquez.

En Andorra nada es lo que parece, porque aunque es un principado -esto es, un Estado gobernado por un príncipe-, no hay un príncipe sino dos y tampoco son príncipes: uno es obispo de Francia y otro el presidente de Urgel, perdón, no, al revés, es que en Anrredo todo se andorra. El nombre oficial Principat D’Andorra, porque el catalán es su lengua oficial. Ya se sabe que los catalanes tienen fama de ahorrativos. Está ubicada Andorra en los Pirineos, entre España y Francia (o entre Cataluña y Francia si es usted catalanista extremo). Tiene 78.264 habitantes y tres señoras embarazadas. Nunca ha acuñado moneda porque estas siempre vienen de fuera, por carretera y de noche.

Cuenta con un primer ministro, que ejerce el poder ejecutivo y también un parlamento unicameral cuyos diputados pueden reunirse libremente e incluso legislar (¿no es increíble?). Es un principado democrático. Sin embargo, como hecho curioso, en 1934 hubo una suerte de “golpe de Estado”: a un ruso que pasaba por el lugar, Borís Mijáilovich Skósyrev Mavrusov, le dio por proclamarse rey con el nombre de Boris I. Nadie le hizo mucho caso, los andorranos dijeron:“¡bo, si això el fa feliç!” y siguieron su vida de lo más tranquilos. Sin embargo, el obispo de Urgel intervino y organizó una gran invasión y entró al principado con cuatro guardias civiles y un sargento que pasaba por allí. Encontraron al rey tomando café y se lo llevaron esposado a España donde le fue aplicada la Ley de vagos y maleantes, luego de trece días de reinado.

En Andorra hay apenas cinco bancos, sin embargo nunca se forman colas, porque la atención es personalizada. Los depósitos suelen ser en efectivo y en billetes de 500 euros. De hecho, una cuarta parte de los billetes de esa denominación de toda Europa se encontraban allí. Los depositantes suelen llevar sus propias máquinas contadoras de billete y aun así se recalientan casi siempre. Los bancos –por brindar un mejor servicio- cuentan con gran cantidad de enchufes, para facilitar el trabajo a sus clientes. Las operaciones no se registran por escrito porque todos los cajeros tienen excelente memoria. El delito fiscal no existe en las leyes de ese país ya que no cuentan con Fiscal General.

Para algunos venezolanos notables, Andorra es un auténtico paraíso, por su agradable temperatura durante todo el año, por sus paisajes de bosques templados, sus numerosos lagos y montañas que permiten esconderse un poco de las angustias cotidianas. Si piensa viajar a Andorra e incluso pasar una temporada allí, todo viajero debe recordar que Andorra no tiene puerto ni aeropuerto, lo que obliga a llegar al país por carretera desde Francia o desde España y ambos países forman parte de la Comunidad europea, como hecho a tener en cuenta.

Bueno, hasta aquí esta crónica sobre Andorra en nuestra sección “turismo y algo más”. El “algo más” se los debo, pero Internet es una maravillosa herramienta de búsqueda, casi tan maravillosa como Andorra.

¡Bon viatge!

Compártelo: