David Bonyuet: A la deriva y sin oposición

david bonyuet

Para Nicolás Maduro: “es una exageración decir que hay gente muriendo por falta de medicinas”, pero la gran realidad es que docenas de niños están muriendo todas las semanas en todos los hospitales del país. ¡Esto es el peor genocidio conocido en Latinoamérica!  Para el indocumentado destituido lo importante es “invertir más en defensa antiaérea para mantener inexpugnable al país”; mientras los venezolanos sufrimos la peor de todas las guerras: donde un régimen despiadado asesina sin compasión a nuestros hermanos y donde el liderazgo opositor vive en eternas vacaciones. La masacre sistemática de venezolanos es culpa de un régimen criminal que actúa libremente sin ninguna fuerza opositora que detenga en forma decidida este crimen. 

 

El prófugo de la justicia y líder de La Piedrita, Valentín Santana, reapareció con escoltas de la GNB para decir: “la patria la defendemos con las armas”, según ellos eso no es odio. Todo un mensaje de amor de un régimen que desea mantenerse a la fuerza y como sea. Nuevamente, ningún líder opositor a la vista.

 

En cualquier lugar del mundo, un salario mínimo alcanza para las tres comidas, pero en Venezuela, el salario de un “pobresor” titular en la universidad no alcanza ni para una semana de comida. La mayoría de los enfermos están todos igualmente condenados a sufrir y los que tengan suerte de morir pronto. ¡La vida en Venezuela es un infierno! Los niños enfermos suplican irse del país porque ya están hartos de tanta patria, la realidad es que si se quedan en este infierno probablemente morirán y lamentablemente sus padres tampoco podrán pagar un ataúd.

 

Todos los venezolanos sufrimos en igualdad el odio supremo de un régimen dictatorial criminal, mientras sus jerarcas disfrutan todo lo robado con igual impunidad. Los partidos políticos ique opositores están todos igualmente entretenidos jugando a la silla… sin tener silla. Todos los países de la región están en emergencia buscando recursos urgentes para atender la masiva llegada de indigentes venezolanos hambrientos y enfermos, pero en Venezuela (el centro del caos), la absoluta normalidad anormal es que ¡no pasa nada! Con la excepción de VENTE, los demás partidos están MUDos y aunque Andrés Velázquez intenta levantar la voz, el silencio de la unidad es ensordecedor: ¡los venezolanos están abandonados en su propio país!

 

Finalmente, la revolución lo logró: con más de un 87% de la población en estado de pobreza ahora todos somos igualmente indigentes.  Se acabó aquellos tiempos de bonanza de comprar un carrito del mercado full, nada de eso, ahora la práctica es coma solo cuando pueda… y muchos no pueden. Codevida denunció que “la gente está muriendo con dolor, lo que estamos viviendo es devastador”, pero todos estamos igualmente en esta desgracia. Mientras tanto, los jerarcas chavistas están todos igualmente gordos. ¡Ya somos la isla bonita!, con los venezolanos a la deriva y sin liderazgo opositor.

 

El espaldarazo de la OEA exhortando al régimen venezolano a reconsiderar la convocatoria prematura a elecciones.  El mundo está de acuerdo en que el adelanto de comicios imposibilita la democrática y exigen verdaderas elecciones democráticas, transparentes y creíbles en Venezuela… pero esto cae en los oídos sordos de los políticos MUDos.

 

Estamos mal y vamos peor. Los ideales de Simón Bolívar tirados a la basura por una dirigencia opositora apática e inservible.  Los partidos de la unidad deberían haber organizado unas primarias para escoger un gobierno de transición para pedir al mundo la URGENTE injerencia humanitaria. La asamblea nacional debería estar en sesión permanente para desconocer el régimen genocida y pedir a los gobiernos vecinos una fuerza de rescate que venga a restablecer la democracia y la separación de poderes. Mientras nada de esto pasa, los venezolanos estamos siendo exterminados. A nadie le queda dudas: ¡la pasiva dirigencia política ahora es cómplice por omisión!

 

Todos los venezolanos que se han ido de Infiernozuela tienen en común la última queja (la que los hizo irse del país): ¡en Venezuela el liderazgo opositor es una farsa!

 

Mientras no haya una respuesta contundente del pueblo contra el genocida, todos estaremos igual de jodíos. Aquí no hay espacio para las medias dudas, esto es un régimen criminal y no debemos esperar por más nadie.

 

La calle nos llama. ¡La candelita no espera!  ¡#VzlaARRECHATE!

 

David Bonyuet  @DBonyuet

Compártelo: