Carolina Jaimes Branger: Pésimos Perdedores

Si uno busca en Internet “malos perdedores” encuentra muchas referencias a los argentinos. No sé si los argentinos serán malos perdedores, pero la demostración de Doña Cristina -que en medio de una pataleta se fue sin entregarle la Casa Rosada al nuevo inquilino, molesta según ella porque Macri le había “gritado” y ella era una dama (o sea, que si ella hubiera sido un hombre hubiera estado bien que le gritara) y encima, no le había agradecido las flores amarillas que le había dejado- da que pensar y mucho que desear.

 

Venezuela pronto pasará a los anales de los malos perdedores con la reacción del gobierno ante la aplastante victoria de la MUD en los comicios del 6D. El precedente lo sentó Hugo Chávez cuando se refirió al triunfo de la oposición en el referéndum para la reforma de la Constitución como una “victoria de M” y al día siguiente aparecieron por todo el país vallas que decían “por ahora”. La Asamblea Nacional le otorgó una Habilitante y por medio de ésta aprobó las reformas que no habían pasado la consulta popular. Por fortuna, la oposición venezolana finalmente entendió lo importante que es votar y aquello que pasó en 2007 no volverá a suceder porque ahora el panorama en la AN es otro.

 

El hijo de Chávez no podía quedarse atrás. Desde las amenazas previas –quizás por la contundencia de las encuestas- de que iba a “lanzarse a las calles” si perdía (que por cierto, no lo hizo) hasta la afirmación de que no construirá las 500.000 viviendas proyectadas para 2016 “no porque no pueda construirlas, yo puedo construirlas, pero (como) yo te pedí tu apoyo y no me lo diste…”, Nicolás Maduro está resollando por la herida de una derrota que tiene nombre y apellido: el suyo.

 

Pero también están las declaraciones de Jorge Rodríguez y Elías Jaua sobre el supuesto fraude electoral llevado acabo por la MUD (increíble que con el ventajismo oficial digan eso, pero bueno ya estamos curados de espanto). Jorge Rodríguez, en medio del cinismo al que nos tiene acostumbrados, cuestionó al CNE, que según él mismo antes del 6D y según su compañera rectora Tibisay Lucena estaba “blindado”.

 

Primero Justicia publicó un video llamado “La bipolaridad de Jorge Rodríguez”, mostrándolo antes y después del 6D. Antes, aseguraba que “debíamos sentirnos orgullosas y orgullosos” del poder electoral y el sistema electoral venezolano “porque es el más confiable, más transparente y más moderno del mundo entero, un sistema completamente automatizado que no permite que vulneren el derecho del voto” y bla, bla, bla… Después, “Nosotros, en el gran polo patriótico, solicitamos la intervención inmediata de la Fiscalía General de la Nación por la violación de la Constitución… en esta asquerosidad (sic) de compra de votos, de insultos, de traslados, el asunto de los muertos… usurpación y sustitución de identidad… la derecha vulneró el sistema…” bla, bla, bla…

 

Y por supuesto, los manejos de Diosdado Cabello para aprovechar los últimos días de la AN con mayoría simple para nombrar magistrados –sin tomar en cuenta plazos ni impugnaciones- y la noticia de la impugnación de 22 diputados electos por la Sala Electoral del TSJ que tuvieron que echar para atrás, me imagino por no tener explicación ante la comunidad internacional sobre por qué no los impugnaron antes de las elecciones…

 

En esta página hay videos de malos perdedores. No me queda duda, con la reacción oficialista a la derrota, de que muy pronto aparecerán entre los pésimos.

 

@cjaimesb