Nitu Pérez Osuna: Ya no pueden engañar

Cuando creo que mi capacidad de asombro esta agotada, vuelven aparecer funcionarios del régimen que me confirman que todavía es posible asombrarme.

¿Cómo alguien puede tener el descaro de ir a un organismo internacional y afirmar algo así como que Venezuela se escribe con B y S o que Leopoldo López, el preso más famoso del mundo, está libre? ¡Que impudicia! que la titular del Ministerio Público de este país, Luisa Ortega Díaz, niegue que la juez Afiuni fue objeto de abusos y violaciones en la cárcel y exprese que ella, Afiuni, confesó por escrito el “buen trato” que se le dispensó en la cárcel de mujeres INOF. ¡Hasta cuándo el ultraje!

“Nunca hubo como ahora tanta libertad de expresión” afirmó este martes 30 ante el comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) William Castillo, presidente de Conatel (Comisión Nacional de Telecomunicaciones), pero dijo ¡otras mentiras más! “Las telecomunicaciones en Venezuela son un servicio Público (…) un bien de interés y servicio público no como en países neoliberales. Quien usa el espacio radioeléctrico tiene responsabilidad ulterior, pero hay prohibición de censura (…) El Estado venezolano es garante absoluto de la libertad de expresión y así seguirá siendo”, enfatizando que Conatel “no ha cerrado ningún medio”. Insolencia pura y dura la de este señor. Las telecomunicaciones en Venezuela no son ni de interés ni de servicio público sencillamente porque todo lo asumen con parcialidad política -la del régimen- excluyendo a la mayoría del país. Nunca encontraremos en sus medios un espacio para la crítica. Lo que si vemos y escuchamos son cadenas y mas cadenas donde los ciudadanos deben oír un único mensaje, una sola voz…uno solo puede hablar, el resto debe escuchar. Así entiende el régimen del cual forma parte Castillo, la libertad de expresión.

“En el país está prohibida la censura” testifica además Castillo. Cierto, lo que no dice el titular de CONATEL, es que eso no es razón para aplicarla…por el contrario lo hace reiteradamente. El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) de Venezuela señala en su más reciente informe que: “durante el año 2014, registró a través de su sistema de alertas y monitoreo sobre libertades informativas 17 incidentes de censura previa y órdenes estatales, y la aprobación y ejecución de normas que restringen la expresión” entre centenares de otras violaciones al ejercicio de periodismo. Amigo lector, permítame referirle mi experiencia, la más reciente censura de la que he sido objeto. La misma ejecutada por el presidente de Conatel William Castillo, quien el 14 de agosto de 2014, ordenó “la suspensión TEMPORAL e inmediata” del espacio radial que conducía en RCR 750AM porque en el mismo “PODRÍA estar infringiendo las disposiciones de la Ley de Responsabilidad Social”. En menos de dos meses se cumplirá un año de esta orden de censura previa por mi “presunta” infracción. Lo TEMPORAL se ha convertido en infinito y perpetuo y, lo “PRESUNTO”, en cierto. No he sido citada jamás al organismo para ser escuchada…ya fui sentenciada por el encargado de aplicar la censura en Venezuela.

Sobre la afirmación “Conatel no ha cerrado ningún medio” ¿usted lo cree? . Ahora también los compran.

Vaclav Havel, político, escritor y dramaturgo, luchador por los derechos humanos, líder de la resistencia contra el comunismo en Checoslovaquia, su último presidente y el primero de la República Checa, nos dio claves para entender cuando comienza a extinguirse un régimen de fuerza: “Cuándo se ahonda la crisis interna del sistema totalitario hasta el punto que es evidente para todos…un número cada vez mayor de personas logra emplear su propio lenguaje y rechazar el del charlatán y mentiroso del poder”

El mundo sabe la verdad de lo que sucede en Venezuela…nosotros, por supuesto también.

[email protected]
@NituPerez

Compártelo: