Viajeros exigen puntos de venta para compra de boletos

La falta de puntos de venta en las líneas de viaje del Terminal de Pasajeros de Maracaibo dificulta aún más el traslado de viajeros a sus destinos, sin embargo,  dentro del  mismo recinto se encuentran comercios de comida y de otros artículos  que sí cuentan con esta forma de pago.

Panorama

Cada empresa de autobuses ha establecido sus propios criterios para el cobro de pasajes, mientras que los viajeros se quejan de la travesía que tienen que pasar para abordar las unidades.

“Así estamos, qué más podemos hacer, nos toca resolver como sea, ojalá que logren arreglar esto porque pagar 160.000 bolívares en efectivo no es fácil”, comentó Thalía Villegas, quien partiría hacia Valencia.

Quienes desean viajar durante el día deben adquirir sus boletos en el área de  la parada de los autobuses, donde el pago es exclusivamente en efectivo, debido a que en las empresas solo ofrecen salidas de noche.

“Yo podría pagar un poco más para hacer transferencia, porque con los avances de efectivo el gasto es mayor, pero necesito irme ya, no puedo esperar hasta la noche” explicó Brigitte García, quien viajaría junto a su bebé hacia Maracay.

Los letreros que dicen: “No hay punto”  están en la mayoría de las ventanas de las líneas de viaje y,  pese a la escasez de  billetes, la venta de boletos se realiza en efectivo o, en pocos casos, con transferencias siempre y cuando el usuario pague una cuota extra que va desde los 10.000 hasta los 50.000 bolívares.

Algunos vendedores se paran frente a los establecimientos que ofrecen viajes en autobuses expresos y con voz alta anuncian el destino para el que tienen disponibles boletos, “para Puerto La Cruz 250 mil, por transferencia 300 mil”, expresó uno de estos comerciantes.

Para Caracas y Táchira los precios van desde los Bs. 150.000 hasta los  Bs. 200.000, mientras que para Mérida el pasaje alcanza los  Bs. 130.000.

La búsqueda es exhaustiva para quienes desean obtener boletos con un día de anticipación, además, el precio aumenta, “te vendo a 150 para Caracas y si es para mañana son 10 más”, ofreció un vendedor.

Desde el pasado 25 de diciembre, la Superintendencia Nacional de la de Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), fiscalizó los terminales terrestres del Zulia con el fin de evitar la especulación de los precios y el uso ilegal de los puntos de venta.

La acción está siendo aplicada en este terminal marabino donde algunos  comercios de comida y de otro tipo de artículos, como jabón o crema dental, sí poseen puntos de venta; muchos de estos indican: “No hacemos avances”, en las puertas de sus locales, sin embargo, este es un método por el que optan quienes desean viajar.