Vestir a un escolar cuesta hasta 17 mil bolívares en Anaco

Los anaquenses deben invertir hasta 17 mil bolívares para adquirir el uniforme escolar en este período académico 2015-2016. Esta cifra comprende únicamente una camisa y un pantalón, publica El Tiempo.

Así lo constató El Tiempo en un recorrido efectuado en tiendas de la ciudad gasífera.

Según lo observado, el costo de los pantalones de broque oscila entre 6 mil y 9 mil bolívares, mientras que las chemises son vendidas entre 7 y 8 mil bolívares.

De acuerdo con consumidores y dueños de locales, dichos montos representan un incremento de hasta 133% en el caso de las camisas y 50% los pantalones. Afirman que esta situación ha ocurrido en un periodo de apenas dos meses (julio-septiembre).

“Anteriormente yo compraba un pantalón, cuando era muy caro en 6 mil bolos”, dijo Nora Suárez, cuando veía precios en un local.

En cuanto a las franelas, los consumidores afirmaron que hace apenas dos meses, la más costosa se cotizaba entre 3 mil y 4 mil bolívares, dependiendo de su tamaño y marca.

Vendedores consultados dieron una explicación al respecto. El encargado de La Porteñita, Héctor Ledezma, contó que cada vez que llega el producto viene con nuevo precio.

Ledezma destacó que debido a la situación que se vive ya no se puede invertir.

“Estamos luchando para salir adelante”.

Ni siquiera los buhoneros ya son una opción para los ciudadanos. Militza Rondón, comerciantes informal, afirmó que cada vez que recibe mercancía el precio es diferente, aunque sea de marca.

“Las camisas oscila entre 1.200 y 2.400 bolívares y los pantalones en 2.500 y 3.500 bolívares”, indicó.

Consecuencias

Esta realidad ha traído consecuencias tanto para los comerciantes como para los ciudadanos. Héctor Ledezma dijo que la venta de uniformes escolares cada vez es menor porque las personas consideran que ha subido mucho.

“Los clientes sólo entran, ven y se van”, comentó.

El ama de casa Diana Pardo Padres aseveró que ahora únicamente adquiere una sola pieza de cada cosa.

“No hay opción. Mis hijos estudian y tengo que buscar la manera de poder comprar lo que necesitan para su periodo escolar”, comentó.

Carmen Gómez dijo que no puede hacer más que mandar a su hija al colegio con la ropa del año pasado. “Me da dolor, pero todo está muy caro. O la alimento o la visto”.

Lourdes González precisó que reparará todos los pantalones de su muchacho y desmanchará las chemises, en vista de que no tiene trabajo y no puede enfrentar ese gasto.

“Menos mal que le meto a la costura y que todavía tengo blanqueador. Si no, no sé qué haría”, afirmó.

El encargado de un local ubicado en la avenida Miranda, quien prefirió mantenerse en el anonimato, informó que el aumento constante de precios causa molestia en los clientes.

Aseguró que “milagrosamente” al día comercializa de dos a tres piezas escolares.

“Esto nos está afectando a todos por igual”.

Los vendedores informales no escapan de esta situación, pues, aseguran no haber vendido ni la mitad de la mercancía con la que cuentan.

Dificultad
Dueños de comercios aseguraron que han tenido que prescindir de algunos empleados, ya que la afluencia de clientes ha disminuido, “Antes tenía 10 empleados porque la tienda se llenaba, ahora todo es diferente”, comentó Héctor Ledezma.

 

Compártelo: