Venezolanas tienen fe en los concursos de belleza para salir de la pobreza

venezolana-pobreza

En una pequeña casa con techo de zinc con goteras, cerca de la capital de Venezuela, Johandrys Colls como muchas venezolanas muestra orgullosamente dos coronas de metal con piedras preciosas de plástico ganadas en concursos de belleza locales.

La hija de 16 años de un carnicero y una maestra está fijando sus esperanzas para un futuro sin pobreza con un solo objetivo: surgir en el mundo de los concursos y convertirse en una reina de la belleza internacional.

“Logré lo que me propuse lograr”, dice la adolescente delgada con ojos color café oscuro mientras empuja su largo cabello negro de un lado a otro, reseñó el medio de Trinidad y Tobago, Loop.

En Venezuela, competir tiene un alto precio: los vestidos de lentejuelas elaborados y las costosas cirugías cosméticas están fuera del alcance de la mayoría en un país donde la inflación se está moviendo en los cinco dígitos y los trabajadores estatales ganan alrededor de USD 3 por mes.

A principios de este año el concurso Miss Venezuela fue sacudido por acusaciones de que algunas contendientes financian su viaje a la corona al encontrar hombres ricos para pagar vestidos y cirugías a cambio de sexo.

Pero incluso, cargos alarmantes como esos han hecho poco para disuadir a mujeres jóvenes como Colls, cuyos padres la han matriculado en una de las mejores escuelas de modelaje de Venezuela a pesar de sus modestos ingresos con la esperanza de transformar a su hija en una reina de belleza. Reseña Caraota Digital

Compártelo: