“Vamos a llevarlos temporalmente para el retén”

Una de las celdas fue reforzada por esposas para que varios de los reos pasaran la noche mientras el traslado se producía de manera progresiva 

A las 12.00 de la medianoche el primero de los 71 detenidos que estaba en la celda de Polimaracaibo fue reseñado en el Centro de Arrestos Preventivos El Marite. El proceso con el resto de los recién llegados al recinto duró cerca de una hora. Muchos llamaron a sus familiares una vez que oficializaron su entrada para decir que todo estaba bien.

Esta medida la tomó Biagio Parisi, el secretario de Seguridad y Orden Público del estado Zulia, una que tuvo conocimiento de la situación irregular que se presentó en las instalaciones de la Policía municipal de la Vereda del Lago ayer al mediodía. En conversación con La Verdad el nuevo responsable de la seguridad en la región indicó que él ordenó la medida luego de que Rubén Ramírez Cáceres, director del cuerpo policial, lo llama para informarle sobre la situación.

Parisi aclaró que es un paliativo, mientras que en Polimaracaibo reacondicionan las celdas. “Vamos a llevarlos temporalmente para el retén, mientras se resuelve el problema del calabozo y mientras resolvemos el problema de todo el mundo”. Explicó que inició un monitoreo con los jefes de los diferentes cuerpos policiales que hay en la entidad y con la Guardia Nacional para contabilizar cuántos detenidos tienen. “Estoy cuantificando cuántos son procesados, sentenciados y cuántos son adolescentes. En función de eso sentarme con el Gobierno nacional, fiscales y jueces para determinar qué podemos hacer”.

Alzados 

A través de una nota de prensa, Polimaracaibo informó que los reclusos derribaron los barrotes de los calabozos la tarde del miércoles para fugarse, pero fueron contenidos por los efectivos policiales. Luego de una reunión con autoridades competentes se decidió el traslado de los reclusos, siempre garantizándoles sus derechos.

Una de las celdas fue reforzada por esposas para que varios de los reos pasaran la noche mientras se producía el traslado. Hasta las 10.30 de la mañana ayer solo quedan tres detenidos en la comandancia.

Algunos familiares de los reos monitorearon el traslado de los reos hasta el retén. “Muchos nos fuimos en carros particulares detrás de los dos autobuses para verificar el cuidado de los detenidos”. Uno de los reos logró establecer comunicación telefónica con su mujer para decir que la transferencia y el ingreso ocurrieron sin mayor novedad. La mujer igual manifestó su preocupación por las enfermedades que han detectado dentro del lugar y por los otros riesgos que los internos corren adentro.

 

José Manuel Sánchez/La Verdad