¡Susto en Maracaibo! avión de Aeropostal aterrizó de emergencia por la explosión de una turbina

La aerolínea respondió por el hospedaje de los afectados.

Un vuelo de la aerolínea Aeropostal aterrizó de emergencia en Maracaibo luego de que explotara una de sus turbinas. El hecho ocurrió la noche de este domingo.

Así lo narró el director de Comunicaciones Estratégicas de la Agencia de publicidad Street Marketing, Agustín Yler, quien fue pasajero del avión, a través de su cuenta en Instagram. “Esta fue la última foto que tomé durante el vuelo de Aeropostal justo antes de que explotara una turbina. Tuvimos que devolvernos a Maracaibo y aterrizar de emergencia”, escribió Yler.

Poco después él mismo aseguró que la aerolínea había respondido por el hospedaje de los afectados.

✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ ✈ Esta fue la última foto que tomé durante el vuelo de Aeropostal justo antes de que explotara una turbina. Tuvimos que devolvernos a Maracaibo y aterrizar de emergencia. El calor reinaba en la cubierta del avión las aeromozas estaban cagadas del miedo y se murmuraban "siéntate y disimula", pero lo menos que hicieron fue disimular… la incertidumbre y la desesperación se apoderaban del ambiente en la cubierta y el terrible calor dejó de tener tanta importancia. Los más valientes vociferaban " no vale ya nos estamos devolviendo… todo está bien, esto ya me ha pasado antes"; intentando, sin éxito, calmar los ánimos. Finalmente el capitán decidió hablar… y entre torpes titubeos aseguró que el problema era grave y que efectivamente tendríamos que devolvernos y aterrizar sin un motor. Mis nervios me mantenían helado, inamovible y solo podía mirar abstraído la situación. El momento de tensión finalmente se rompió y un largo silencio cubrió el oscuro pasillo del avión, murmullos, sollozos, oraciones eran solo una levedad entre la profundidad de la quietud. Aterrizamos, y el aire fluyó una vez más… los rostros se relajaron y la luz regresó, risas, chistes, y comentarios burlando a la muerte se proferían… lo habíamos logrado, sobrevivimos… y como era de esperarse entre la emoción del momento una vieja tomó el control y comenzó un aplauso al que se unieron muchas otras manos, pero no las mías, yo estaba ocupado escribiendo lo que sucedía segundo a segundo. Porque no puedes morir y ya… porque no contar como sucedió sería imperdonable para mí y la verdad quería estar en paz conmigo mismo e inmortalizarme en las letras. #Aeropostal #Aeromortal #Maracaibo #Sientateydisimula @aeropostalve

A post shared by Agustín Yler (@agustinyler) on

SM

Compártelo: