Supermercados del Táchira acatan la medida de vender alimentos por número de cédula

En los abastos y supermercados del Táchira desde ayer venden los alimentos regulados de acuerdo con el número de la cédula. Aunque en algunos supermercados ya vendían por el terminal del documento de identidad, ahora deberán hacerlo todos, sin distinción; de manera que los establecimientos que no aplicaban ese método, debieron a media mañana implementar la disposición anunciada por el gobierno regional en la “lucha contra el bachaqueo y el contrabando”, publica La Nación.

En un recorrido por algunos expendidos se observó que hubo comercios en los que continuaron aplicando la medida con los números que manejaban y conocía el público en general, mientras actualizaban o adecuaban sus equipos a los números anunciados por el Ejecutivo regional. Otros lo hicieron de manera paralela, tanto con los que tenían como los anunciados por los medios de comunicación ayer.

A pesar de que esa forma de comprar era conocida, en las redes sociales no faltó quien se escandalizara por el anuncio oficial. No obstante, en los supermercados más conocidos de la ciudad, los compradores no mostraron sorpresa, si bien sí manifestaron contrariedad, la actitud estuvo dividida en si redundaba o no la medida en contra de “las mafias del bachaqueo, contrabando, acaparamiento y especulación”, según el aviso gubernamental.

Del método poco sabía Blanca Contreras, quien salía del Premium, en Pueblo Nuevo. “Hasta ahora empecé a venir, me di cuenta del número de cédula que me toca, y vengo aquí porque soy incapacitada, no puedo hacer cola, yo compro con el siete, que es el número de la cédula que tienen publicado ellos (el supermercado), compré lo normal, harina, café, azúcar y una esponja. Dijeron por el micrófono que el lunes tocaba el 1 y el 2, pero hoy todavía no lo han aplicado.

Con cédula es limitado

En algunos supermercados continuaron vendiendo con la numeración que tenían mientras se ponían de acuerdo sobre los nuevos terminales de cédula. (Foto: Jorge Castellanos)
En algunos supermercados continuaron vendiendo con la numeración que tenían mientras se ponían de acuerdo sobre los nuevos terminales de cédula. (Foto: Jorge Castellanos)

A Ramiro Vanegas, taxista, le tocaba el terminal establecido en el Premium, pero a las once de la mañana no había entrado a comprar porque, dijo, si se pone a hacer cola no trabaja. Como en los demás supermercados, con excepción del Gran Mayor, ni siquiera las cajas tenían cola.

— Con cédula es una limitación. Aquí no hay cola porque no hay nada, ¿harina pan?, voy a hacer una entrada a comprar una harina y ya mañana no puedo comprar harina, pasado mañana tampoco, tengo que esperarme hasta que me vuelva a tocar, y si yo no necesito la harina, yo necesito otros productos, y no los hay?, ese es el problema, que en el momento en que yo entre a comprar, no hay lo que voy a necesitar, entonces tendría que irme a otro supermercado, tendría que dejar de trabajar por estar comprando. ¿Qué cual es la solución? que haya producción, falta comida, en los supermercados falta de todo”, declaró.

Los compradores, como Ciro Villamizar, también tenían inquietudes. Se preguntó si podía comprar en otro supermercado, sin problemas de ser detectado. “Porque yo aquí con el terminal de mi cédula tengo que esperar hasta el viernes para comprar, pero si solamente tienen tres productos, cómo hago para comprar lo que me falta en otro establecimiento que le corresponda el número”, preguntó.

–Si todo lo hubiera aquí, fuera bueno, uno compra en Premium todo, el arroz, los productos regulados, pero a veces no llegan sino dos cositas, y si no hay cola ahorita es porque no hay nada que comprar, no hay arroz, ni pasta, ni huevos, nada…”

Juana Contreras, explicó al salir del supermercado que “están atendiendo por el número que ellos habían programado hasta hoy, porque desde la semana pasada están con lo que habían programado, pero como sacó la gobernación uno nuevo, a partir de mañana se va a regir por ese horario, a mí me corresponde el 5, y uno venía planificado para acá, vengo buscando lo que todo el mundo anda buscando, algo como el arroz, que es un plato indispensable en la mesa familiar y que no he vuelto a ver más nunca, papel menos se consigue, tampoco mantequilla, leche menos, por eso no hay mucha gente, productos regulados no hay nada, hay azúcar, harina, y un aceite horrible, de color marrón”.

En el Baratta, uno de los supermercados que no había implementado la disposición de venta por el terminal de la cédula, cerca de las once de la mañana anunciaron que comenzarían a implementar el comunicado oficial; por supuesto, solamente tenían azúcar, de manera que empezarían con ese producto.

En la caja, la señora María, una anciana, casi llora cuando una ejecutiva le informó a la cajera que comenzaban a vender por el terminal de cédula y que correspondía el 1 y el 2. “Los dueños no querían porque lo consideraban discriminatorio”, le comentó la operadora de caja.

“Claro mamita, eso sí me da lástima, porque todos los días uno viene y cualquier cosita compra uno”, dijo la adulta mayor.

Que el gobernador también controle los precios

En los supermercados hubo gente que expresó su acuerdo con la medida. “Con el número de cedula está bien porque se reduce el bachaqueo, a ver si se sincronizaran como en las votaciones, para que no compren en una parte y otra, porque los bachaqueros son motorizados y pueden ir a todos los supermercados y se llevan todo, el problema es que sigue subiendo todo, mire cómo se disparan los precios, no hay huevos, subieron a 700 y no hay, imagino que ahorita los ponen a un millón (mil bolívares actuales), o sea que el gobernador también controle los precios, que no suban, hoy perdí el viaje, ayer vine y tampoco había huevos, no hay lo básico que uno necesita”, dijo Graciela Hernández.

Juan Carlos Sánchez, por su parte, salió del Baratta. “Con la cédula es para los productos regulados solamente, lo demás usted lo puede llevar, compré lo que hay, aquí no es por número, siempre ha sido así y del anuncio del gobierno no han dicho nada, pero tampoco hay productos regulados”.

Agregó que “por la cédula me parece bien, porque han bajado las colas, el problema es que cuando le toca a uno en el supermercado no hay nada, corro con la mala suerte de que el Premium le toca el domingo y el lunes el 7, pero yo nunca consigo nada”.

Marina Sandoval Villamizar

 

Compártelo: