Robo de ganado en Anzoátegui subió en 150%

Los cuatro mil pequeños y medianos ganaderos que están asentados en el estado Anzoátegui se declararon en emergencia, publica El Tiempo.

Y es que a las fuertes sequías, la falta de insumos y de políticas agropecuarias que los han venido afectando en los últimos años, se une ahora una fuerte ola de robos de reses que se intensificó en lo que va de 2015. Todos estos factores han diezmado el rebaño de ganado en esta región, lo que influye directamente en la merma de la producción de leche, queso y carne.

Según reportes manejados por la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (Confagan) en el estado, en lo que va de 2015 (entre enero y septiembre) los cuatreros han hurtado o descuartizado dentro de las fincas unas 2 mil 100 reses, es decir, 1.260 más que las reportados durante todo el año 2014.

El año pasado se registraron 840 robos.

La cifra anterior pone en evidencia un alza brusca en este delito, pues los números comparados revelan que hubo un aumento de 150% en los robos cometidos en fundos ubicados en el estado.

El presidente de Confagan en Anzoátegui, Luis Humberto Valor, indicó que el gremio está preocupado, pues el problema es grave y se necesita de una urgente respuesta de parte de los cuerpos de seguridad y entes agrícolas del gobierno.

Destacó que en este último trimestre de julio, agosto y septiembre de 2015, se registraron 700 robos de ganado en los municipios Aragua, McGregor, Santa Ana, Libertad, Freites y Anaco.

Es decir, en ese lapso, hubo un incremento de 40% del abigeato, pues se robaron 200 reses más que en el mismo trimestre del año pasado, cuando los despojaron de 500.

En la zona centro (sobre todo en Aragua y McGregor) es donde se genera la mayor producción de leche: más del 45% de lo que se consume en este estado. “Es justo aquí donde menos seguridad tenemos en el campo. Sólo en la zona centro hay un total de 780 fincas, de las cuales 280 han sido víctimas de cuatreros”, subrayó Valor.
Los delincuentes, además de robar ganado, cometen delitos vandálicos como el hurto de implementos agrícolas (bombas de lagunas, comederos de animales, cables eléctricos, maquinarias agrícolas).
En este registro no se cuentan los robos que, por miedo, no se reportan al gremio o ante los cuerpos de seguridad.

Dijo que en lo que va de año, se han robado al menos 200 vehículos, entre camionetas y camiones y cuatro tractores. “Además, los ganaderos son víctimas de extorsión”.

Los productores han realizado las denuncias ante los cuerpos de seguridad, incluso en Mesas de Seguridad con el gobierno regional (la última se hizo hace mes y medio). Allí participan cuerpos policiales, Guardia Nacional, Comandos Rurales, Cicpc , GAE y otros, “y hasta ahora no se han obtenido respuestas contundentes”.

Considera que lo más urgente es que realicen mayor patrullaje en la zona e instalen puntos permanentes de control de la Guardia Nacional, Comandos Rurales o de policías.

“Entre octubre, noviembre y diciembre, se puede superar la cifra de robos, por la llegada de las fiestas decembrinas”.

Cifras en alza

Luis Valor señaló que en los meses de julio, agosto y septiembre de este año, con la llegada de las lluvias, “hubo un repunte en la producción de leche en el estado”.

En abril se generaban 95 mil litros (lts) por día; en julio unos 120 mil lts y hasta mediados de septiembre, 340 mil lts. “Pero ya como es costumbre, la cifra empezó a bajar por la llegada de la sequía. Descendió en un mes 30%, es decir, se ubicó en 260 mil litros por día”.

Dijo que esa fluctuación es constante y sólo se logrará estabilidad, si el gobierno garantiza las condiciones adecuadas al productor.

Destacó que en ese vaivén, además de las fuertes sequías que los han azotado en los últimos cuatro años, también influye el constante robo de vacas lecheras en el estado.

Los hurtos de estas 2 mil 100 reses y las muertes súbitas que se produjeron entre marzo y agosto de 2014 debido a la extensa sequía, han mermado el rebaño en el estado.

De 320 mil cabezas de ganado se pasó a 302 mil 900 reses.

Indicó que los delincuentes se llevan las vacas con mayor volumen, las más grandes y de mejor contextura física, como las lecheras, embarazadas y toros. De las 2 mil 100 que se han robado durante este año, 60% son vacas lecheras, mientras que en el último trimestre de 2015, de las 700 que hurtaron, 500 son de ordeño.

“Con ellos se han dejado de producir, aproximadamente, 350 kilos de queso por día y un promedio de dos mil litros de leche diarios”.

Los productores del estado están preocupados porque al igual que en el pasado, el gobierno no ha tomado medidas de previsión para evitar la caída en la producción, y eso “que ya se vaticina que el verano de este año, será más intenso que el del 2014”.

Con las vacas al hombro

El representante de la Asociación de Ganaderos de Aragua, Miguel Martínez, indicó que en este municipio, en lo que va de año, ya han robado 300 reses a unos 40 productores. En 2014 los despojaron de 500 animales.

“Aquí hay muchos robos que no se reportan por miedo a los delincuentes que amenazan al productor y a sus familias. La cantidad real de robos es mucho mayor. En este municipio hay 800 ganaderos”.

Señaló que en la jurisdicción aragüeña hacen falta como mínimo tres puntos de control permanentes en los sectores Ventorrillo, Dividivi y el Cruce de La Guacharaca.

Dijo que los cuerpos de seguridad han detenido a varios miembros de bandas delictivas pero, luego en otras instancias, como fiscalía o tribunales, les dan libertad.

El director municipal de Confagan en McGregor, Andrés Eloy Rodríguez, acotó que en este municipio, durante 2015, han sustraído de las fincas unos 450 rumiantes. “Semanalmente roban y descuartizan dentro de las fincas, entre 40 y 50 reses”.

Dijo que McGregor es el mayor productor de leche y carne del estado. “Nosotros surtimos a Barcelona, Puerto La Cruz, Cumaná, El Tigre, Ciudad Bolívar, San Félix y otros, pero nuestro rebaño ha mermado. Nos quedan aproximadamente 80 mil reses”.

Señaló que en McGregor no hay asistencia permanente de la Guardia Nacional Bolivaraina (GNB), ni cuerpos policiales. “Aquí no hay ningún preso por robo de ganado. Queremos vigilancia fija. Además tenemos una sede policial que inauguró el gobernador Aristóbulo Istúriz hace año y medio y está vacía”.

El productor Ángel Boet, también directivo del gremio de Aragua, agregó que el abigeato ha mermado la producción de leche y carne. Pidió a las autoridades que instalen pronto los puntos de control, “porque los hurtos aumentan en diciembre”.

Dijo que la ola de robos “es pública y notoria”. Los delincuentes son tan descarados que pasan en moto con las reses en el hombro. “Estamos en emergencia, en el umbral de que en cualquier momento se desata una escalada de ganaderos muertos o secuestrados. No sólo hay inseguridad de bienes, sino personal”.

El Tiempo no pudo contactar al alcalde de McGregor, Emilio Ruiz. Tampoco se pudo establecer contacto con el alcalde de Aragua, Oswaldo García. Estos dos municipios son los más afectados por los cuatreros.

Medidas
El presidente regional de Confagan, Luis Valor, dijo que para poder aumentar la producción de leche y carne, es necesario que el gobierno los apoye con la creación de al menos, 200 módulos de producción. “Además de masificar la perforación de pozos de agua profunda y sistemas de riego, plan lagunero, maquinarias, insumos, repuestos, tecnificación para hacer pacas de heno y filas de maíz y sorgo. Es prioritario recuperar la planta de alimentos concentrados de El Tigre para abaratar costos”. Aseveró que este año no han cerrado fincas, pero muchos han dejado de ir a sus fundos por la inseguridad y han vendido las reses. Esto influye en saldos negativos de producción.

 

Compártelo: