Revelan nueva información sobre la vida privada del inspector Óscar Pérez

El hermano del inspector y piloto del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez, quien sobrevoló el pasado martes en un helicóptero la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), habría sido asesinado hace dos semanas.

Así lo reveló Óscar Rivas Gamboa, director de la película Muerte Suspendida, protagonizada por Pérez, al portal web El Pitazo.

Édgar Pérez era menor que Óscar por unos 3 años y trabajaba en el área de seguridad para la empresa OR Producciones. La víctima habría sido asesinada de una puñalada para robarle el celular.

Otro episodio que también vivió Óscar Pérez hace un par de años fue el intento de secuestro de uno de sus hijos.Pérez tiene tres hijos varones que desde el 2016 viven con su esposa fuera del país.

Esa convicción por los valores tal vez lo llevó a tomar esa decisión, y estoy seguro que nada tiene que ver con el protagonismo. Esos comentarios que hacen por Twitter y en algunos medios de comunicación realmente me tienen molesto porque buscan descalificarlo, simplemente es un acto como venezolano y debemos apoyarnos nosotros mismos”, agregó el director de Muerte Suspendida.

Rivas duda de que se tratase de un montaje la acción que realizó el inspector. “Rechazo esa posición de algunos que tratan de descalificar llamándola pote de humo, de verdad que no tiene sentido. Óscar es una persona honesta, profesional, que está pasando por momentos difíciles; es un funcionario policial muy preparado como muy pocos, incluyendo todas las fuerzas, además con una vocación muy alta”, manifestó.

Rivas Gamboa también describió a Pérez como una persona familiar, abierta, reservada con sus temas laborales,con gran sentido del humor y con visión social, pues tenía una fundación para ayudar a otras personas y llevar medicinas a los hospitales.

Sin embargo, consideró que el asesinato a su hermano que “para quitarle un teléfono lo apuñalaron, aparte de la situación de zozobra que se vive en el país, fue lo que derramó el vaso”.

Compártelo: