Recién nacida reportada como muerta comenzó a llorar en morgue de Barcelona

Fue un parto natural, pero la bebé pesó 495 gramos y midió 22 centímetros, según les indicó la pediatra. “Una vez que nace mi hija me indicaron que debía ser trasladada al Hospital Luis Razetti de Barcelona porque era allí donde contaban con las incubadoras y personal especializado para garantizar que la bebé se mantuviera estable hasta que llegara a la última semana de gestación”, contó Marialis Guzmán.

Al llegar, la doctora de turno preguntó “¿por qué no había muerto en el camino? lo que nos causó mucha angustia”, relata una tía de la recién nacida. Sin embargo, fue colocada en una incubadora especial para proveer la temperatura y oxigeno que la bebé necesitaba.

Marialis fue llevada al piso cinco del mencionado centro asistencial, desde donde oraba por la salud de su pequeña hija. Pero, cinco horas después serían notificados de la muerte de su hija.

Según reseña El Pitazo, el cuerpo de la pequeña fue envuelto con el papel que cubren las incubadoras y enviada con un camillero a la morgue del Hospital Luis Razetti, donde seis horas más tarde escucharon su llanto y la observaron sus movimientos.

Seis horas después se oye: “La bebé está viva”. Eran los gritos de un funcionario de PoliPeñalver quien la escuchó mientras realizaba los trámites para entregar el cuerpo de la pequeña, lo que lo hizo correr hacia el interior del anfiteatro forense y observar cuando le retiraban el único material que la cubría.

“Fue desesperante. La niña lloraba y se movía. Estuvo declarada muerta, desnuda y envuelta en un rústico papel durante seis horas. Desconozco la hora exacta que la bajaron a la morgue, pero allí el frío era insoportable. Sabrá Dios si llevó hasta golpes en el traslado”, aseguró el padre de la niña.

El uniformado había guardado una copia del acta de defunción de la bebé, donde dejaron asentado que  la recién nacida había fallecido por prematuridad y bajo peso, al considerar que no fue un embarazo controlado. El acta original no la volvieron a ver.

“Cómo me van a decir que mi embarazo no tuvo control si fue un bebé planificado y cuyo monitoreo fue constante porque tenía amenaza de aborto.  Ya había tenido una perdida anterior y estaba siguiendo las indicaciones de mi ginecóloga”, aseguró Marialis.

Actualmente la pequeña es atendida en el área de Neonatología del hospital Luis Razetti de Barcelona, el mismo lugar donde fue declarada muerta, pero esta vez bajo la supervisión de sus familiares, quienes se turnan para permanecer al lado de la niña.

No puedo entender cómo un médico no sabe cuándo un bebé tiene signos vitales. Es decir que si se queda dormido existe un riesgo que lo declaren muerto”, sentenció Juan.

EP

Ya estamos en Instagram por: https://www.instagram.com/aldiayalahora/

 

Compártelo: