Protestaron en bancos del Táchira por pago incompleto de pensiones

Banco-de-Venezuela

De inhumana calificaron los adultos mayores la situación que se presenta cada mes con el pago de sus pensiones en las diferentes entidades financieras del estado, y este martes no fue la excepción, ya que en varias agencias bancarias de la ciudad se registraron protestas y hasta cierre de vías, debido a que no garantizaban el pago completo a los pensionados y tampoco cancelarles a todos los que se encontraban en cola.

Por Mariana Torres / La Nación Web

El panorama fue similar en todos los bancos: gente que amaneció e incluso estuvo desde la noche anterior, haciendo colas kilométricas que daban la vuelta a la manzana; algunas listas de personas anotadas desde la semana pasada, tickets repartidos por personas ajenas a las agencias y otros números –con sellos y firmas- entregados por la vigilancia del mismo banco.

En 100 x 100 Banco, cuya única agencia en la entidad está ubicada en Barrio Obrero, los ánimos se caldearon. Los pensionados decidieron protestar y trancar la calle temporalmente para exigir el pago completo de su dinero, así como garantizar la cancelación a todas las personas que estaban en la larga hilera. Responsabilizaron a la gerencia de una mala administración, que para ellos se refleja en una“pésima prestación del servicio”.

—Desde el 15 de febrero, en la página del IVSSS apareció que estaban pagando pensiones, yo fui al banco y el vigilante me dijo que no había plata. Vine el lunes y había personas desde la semana pasada haciendo listas y anotando a las puertas del banco; todo esto es culpa de la vigilancia y la gerente, porque no toman acciones para evitar este caos -manifestó la señora Lilian-.

Además agregó que desconoce por qué hay personas haciendo listas, si la atención es por orden de llegada. “Hacen listas en complicidad con el vigilante y la gerente. Yo vine ayer y me dieron el número 48, y llegué hoy y ya habían repartido tickets; cómo es posible que hayan dado este número el día de ayer a personas particulares y la gerente lo permite, personas que hasta venden el ticket a los pensionados”.

Para otro señor, proveniente de Rubio, que no quiso identificarse, la culpa también es del banco. Llegó a las cuatro de la mañana y a las 10:00 a.m. todavía no había podido ingresar a la agencia, ya que solo dejaban pasar en grupos de siete o 10 personas.

—Lo que sucede es por irresponsabilidad de la gerencia, que tiene siete casillas para siete cajeros y no ponen sino dos con el fin de retener el dinero del pueblo, enviarlo a Cúcuta y convertirlo en dólares. La gerente del banco es incapaz de garantizar la operatividad del mismo, dicen que no tienen plata para pagar cajeros, entonces para qué tienen un banco—.

Añadió el señor de Rubio que siempre es la misma situación respecto al pago de pensiones en esta entidad financiera. “Nunca alcanzan a pagarles a todos los que estamos en cola, entonces den el ticket para el día siguiente, numerado por el banco, y uno viene. Pero no, no les pagan a todos, a lo arrecho, a lo macho, y uno tiene que ver cómo hace para sacar su platica”.
“Se molestan porque venimos a retirar nuestro dinero”

Entretanto el señor Jesús Meneses, quien tenía el número 228, estaba desde las 5:30 de la tarde del lunes. Consideró el pago de pensión una grosería y falta de respeto para quienes ya sirvieron a la nación por muchos años.

—Esto es un caos por la falta de gerencia del banco, que no toma responsabilidad. Le pedimos resuelva sus asuntos, no es problema de nosotros que falten cajeros o no haya plata, su deber es darnos la plata que nos ganamos por años de servicio. Si hay una nómina de jubilados, se supone que el dinero debe llegar completo. Pero el banco no garantiza el pago a todos, hacen negocio con la plata de uno y nos dejan sin dinero a nosotros—.

Para la señora Magaly Caicedo, los trabajadores de los bancos son indolentes ante el malestar que generan a las personas de la tercera edad, cada mes.

—Se molestan porque venimos a retirar nuestro dinero, dinero que nosotros pagamos en un fondo de jubilación cuando trabajábamos. Nosotros tuvimos nuestro tiempo de servicio, nuestras 750 semanas que exige el Seguro Social para que cobremos nuestra pensión, pero la gente del banco no tiene consciencia para con nosotros, son unos inhumanos y desconsiderados—.

Valga destacar que en esas colas para cobrar la pensión se observaron muchos abuelos en condiciones delicadas de salud, otros en sillas de ruedas, bastones o andaderas; y algunos bastante mayores; todos, con su incapacidad o enfermedad, debían “calarse” la larga fila para obtener su dinero en efectivo.

Compártelo: