Por cuatro años hicieron diálisis con agua no apta

En Nefrología se corren riesgo contraer infecciones altamente resistentes. (Foto: Ledys Torres)

Planta de ósmosis se reparó hace seis meses con una inversión de 11 millones de bolívares. Afectados temen salir más enfermos del HUM por la falta de asepsia y el mal estado del piso 9. El director del Hospital Universitario sostiene que la prioridad de su gestión es el área de Nefrología

Mariela Nava/La Verdad

Cuando Samuel Viloria asumió la dirección del Hospital Universitario, aseguró que en su gestión se priorizaría que “todos los pabellones estén operativos y a la perfección, que las áreas del hospital sean pulcras”. A cinco meses de sus palabras, la realidad es otra en el piso 9 del HUM: Baños en mal estado, pacientes que esperan su turno de pie en los pasillos e insectos por doquier es el paisaje que recibe a quien entra al área de Nefrología.

La desidia no es nueva. El director de esta institución le confesó a La Verdad que los pacientes de hemodiálisis pasaron cuatro años recibiendo tratamiento con agua no apta. “Nosotros recién llegando arreglamos la planta de ósmosis (purificación del agua). Los pacientes se estaban dializando con un agua que no era la correcta porque esa planta estaba dañada desde hace cuatro años y nosotros la arreglamos con un costo de inversión de mas de 11 millones  de bolívares”.

Recalcó que trabajan en un plan de reestructuración enfocado en la priorización de cada área, al tiempo que reconoció que luego de la salida de la antigua gestión a cargo de la doctora Noly Fernández, recibió “un hospital donde prácticamente el presupuesto había sido consumido en su totalidad”.

Alerta

José Feliz Oletta, exdirector del hospital Vargas de Caracas, explicó que “como regla general esas aguas tienen que tratarse con elementos de filtrado muy especial, los riñones artificiales que se utilizan para realizar la diálisis requieren un gran volumen de agua y la misma tiene que estar en unas condiciones muy apropiadas, no puede  tener elementos contaminantes, ni químicos ni bacteriológicos”. Por lo que para los pacientes del HUM estar cuatro años expuestos a un agua no tratada pudo haberles costado la vida.

El médico internista manifestó enfáticamente que “un paciente con insuficiencia renal crónica que recibe el servicio, es un paciente con una inmunidad comprometida, son pacientes afectados, con un mecanismo de inmunidad que no es bueno, lo que los hace aún más susceptibles para desarrollar cuadros infecciosos muy fuertes, eso obliga a las instituciones de salud públicas o privadas a cumplir con todos los procedimientos para prevenir la contaminación del paciente en el proceso dialítico”.

El caso del agua es crítico para el especialista. Apunta que existen otros factores que podrían agravar la situación, como lo es el estado deplorable en el que se encuentra el piso 9. “Los pacientes que están en diálisis, también reciben productos derivados de sangre, incluso se manipula su sangre, entonces ellos están en mayor escala de riesgo de contraer  hepatitis B, que no se transmite por el agua, sino por vía sanguínea o contacto directo con la misma.Uno de los problemas de esos pacientes son los catéter  que pueden ser fuente de infección sanguínea. Debería ser todo lo contrario, lo que por sentido común nos indica que no se están haciendo las cosas bien” en el HUM.

Reclamo

Para el exdirector del hospital caraqueño, el hecho de poner en riesgo la salud de un paciente durante cuatro años refiere que existe una corresponsabilidad, “porque no solamente es hacerle el proceso al paciente. Es que el personal de salud tiene que exigir que las condiciones se den y que las condiciones se cumplan. Si la institución no satisface todas las exigencias  entonces  hay una corresponsabilidad del personal”.

“Están rompiendo la regla de oro que es: no dañar a los pacientes, cómo le vas a dar tú un procedimiento a un paciente si a conciencia lo vas a dañar, si lo vas a poner en riesgo. Yo no me puedo quedar callado cuando me entero de situaciones como esta, yo tengo que hacer la denuncia al propio director, porque es una cuestión de orden ético, es una obligación ética que tiene cualquier médico, de reclamar que no se rompan las normas ni los estándares de calidad. Le corresponde entonces al servicio de nefrología del hospital, hacer los reclamos correspondientes y si no hacer un reclamo mayor ante la Defensoría del Pueblo”.

 

La Diálisis es un proceso de soporte vital que limpia los productos de desecho de la sangre, elimina el exceso de líquidos y controla la química del cuerpo cuando los riñones de una persona fallan. Por lo general, los pacientes que reciben diálisis requieren de un tratamiento continuo, a menos que reciban el trasplante de riñón.

 

El Manual

Según el manual para la ejecución de las inspecciones en las unidades de hemodiálisis y el derecho a la salud de las personas con insuficiencia renal, las normas que establecen los requisitos arquitectónicos y de funcionamiento para la creación de unidades de hemodiálisis en establecimientos médico-asistenciales públicos y privados establece que esta área debe contar con un cuidado especial de asepsia.