Medicinas colombianas ahora son válvula ante la crisis venezolana

Los anaqueles de las farmacias zulianas están parcialmente abastecidos de medicamentos traídos de Colombia que, aunque se encuentran a precios dolarizados, representan un paliativo para los pacientes ante la aguda crisis farmacéutica que atraviesa el país desde hace unos años, según reseña el diario Panorama.

Ya no solo los tarantines como los del mercado de Las Pulgas, en Maracaibo, están “plagados” de estos medicamentos, sino que las cadenas privadas también los expenden.

“Con el Decreto de Emergencia Económica se abrió la frontera para que ingresaran medicamentos colombianos sin registro sanitario y sin algún tipo de control. El gobierno regional quitó todas las barreras sanitarias; ni siquiera se tomaba en consideración lo que tenía que ver con la parte arancelaria, con las aduanas”, criticó el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos, en entrevista con el diario.

Dicho decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica fue prorrogado por novena vez el pasado 16 de mayo por el presidente Nicolás Maduro, a fin de “asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos (…) y el acceso a los alimentos y otros productos esenciales para la vida”, según reza el artículo 1. En consecuencia, permite el establecimiento de “políticas de evaluación, seguimiento y control de la producción, distribución y comercialización de productos de primera necesidad”, entre ellos, las medicinas.

A juicio de Ceballos, aunque actualmente no hay “luz verde” en la frontera colombo-venezolana, “el daño está hecho porque mucha gente que traía medicamentos por el Zulia, ahora, probablemente, tiene sus canales irregulares para penetrar la región”.

Resaltó que, de acuerdo con la Ley de Medicamentos, los fármacos surtidos a la población deben ser eficientes, seguros y de calidad. Estos requisitos se desvanecen en los tarantines de Las Pulgas que ofrecen una variedad descomunal de medicamentos: antihipertensivos, antidiabéticos, antiepilépticos, antibióticos, por nombrar algunos.

Siga leyendo en el diario Panorama

Compártelo: