Lo que hizo Henri Falcón en la reunión “secreta” de la MUD

Henri-Falcón

Dirigentes de la unidad (MUD) creen que la difusión de la reunión del jueves por parte de AP, partido de Henri Falcón,   “contaminó” la posibilidad de los primeros consensos.

Diferentes sectores de la oposición aseguran que los primeros acuerdos de la reunión del jueves, de representantes de AD, UNT, VP, PJ y AP fueron boicoteados por la posición adelantada del ex candidato presidencial Henri Falcón, cuyo partido informó acerca del encuentro a la prensa. “La reunión no era secreta, pero sí privada, y el consenso era hacer anuncios al país una vez que hubiesen puntos concretos”, señaló un dirigente de AD.

A la cita, que se efectuó en la casa del ex rector Vicente Díaz, además de Falcón, acudieron Henry Ramos Allup, Manuel Rosales y Henrique Capriles, mientras se mantuvo la comunicación por Skype con Leopoldo López y Julio Borges.

“Nunca se planteó que el encuentro fuera público. Los discursos se dieron en un tono moderado y se hicieron esfuerzos para fijar algunos criterios unitarios, pero todo se contaminó porque Falcón divulgó la información”, señaló un dirigente de VP.

Otro aspecto que habría generado escozor es que el también presidente de Avanzada Progresista se atribuyera el protagonismo. Según las fuentes partidistas, la reunión, fue convocada gracias al lobby que hizo Capriles luego de su reaparición el martes en la noche.

Ramón Guillermo Aveledo, ex secretario ejecutivo de la MUD, negó su asistencia al cónclave. “Leo la buena noticia de una reunión de un grupo importante de líderes de la oposición. No asistí, pero me alegra y espero que vayamos viéndole resultados”, escribió en Twitter.

Dirigentes opositores señalaron que Vicente Díaz fungió como moderador de la cita. “Por ahora seguimos en lo mismo, sin avances en la dirección unitaria”, añadió.

El secretario general de LCR, José Ignacio Guédez, señaló que su partido no participó, ni participará, “en ninguna reunión secreta para restituir una alianza electoral que le dé sustento a la dictadura. Hay que ser imbécil o algo peor para no convalidar una elección presidencial y tirarse de cabeza luego por concejalías y curules de la AN”, reseña El Nacional