¡Lo que faltaba! William Ojeda se hace pasar de la MUD para captar votos

En las últimas semanas William Ojeda ha empapelado buena parte de las calles del este de Caracas. “Sucre merece algo mejor”, es su eslogan político, el cual se lee en todo el municipio a pesar de que sólo es candidato en el circuito 3 de Miranda, compuesto por la parroquia Petare.

En sus mensajes predomina el color azul y pareciera que el rojo chavista, distintivo de su actual partido, el PSUV, estuviese prohibido. A esto se suma que la organización que más le ha hecho propaganda públicamente es Min Unidad, grupo que también utiliza el azul y que hasta hace pocas semanas formaba parte de la Mesa de la Unidad Democrática.

OJEDA1

¿Por qué hace esto William Ojeda? La respuesta es simple: salió a cazar votantes “bobos” de cara a las elecciones del 6 de diciembre.

El politólogo Luis Salamanca, profesor de la UCV y experto en temas electorales, se refiere a la situación de otra manera: “la estrategia es confundir y captar al votante poco informado haciéndose pasar por el candidato de la MUD”.

Las tendencias históricas de votación en el municipio Sucre y la actual intención de voto del chavismo en las encuestas a escala nacional (alrededor de 25% en los estudios de Datanálisis, Ivad y Keller) indican que el engaño es una de las pocas opciones de triunfo que tiene Ojeda.

El chavismo no gana en la parroquia Petare ni en el municipio desde las elecciones presidenciales de 2006, cuando 71,5% de los encuestados por Datanálisis aprobaba la gestión de Hugo Chávez en la presidencia.

En 2012, cuando 62% veía positivamente al gobierno según la misma encuestadora, el fallecido presidente perdió la alcaldía por 6,24 puntos y la localidad por 7. Hoy, con la aprobación de Nicolás Maduro en 24%, las posibilidades de Ojeda lucen escasas.

Sin embargo, el candidato pesuvista cuenta con un as bajo la manga: el diseño de la boleta electoral. Min Unidad, cuya tarjeta es azul con letras mayúsculas blancas, tendrá su puesto en el tarjetón justo al lado de la opción de la MUD.

Por consiguiente, analistas piensan que al dirigente puede rendirle ciertos réditos camuflarse como un opositor para que el día de los comicios algún votante que quiera sufragar en contra del gobierno enfrente la duda de quién es verdaderamente el abanderado de la MUD.

“Algunas personas llegan al día de las elecciones sin saber bien el nombre del candidato por el que quiere votar ni cómo luce la tarjeta del partido. Por eso es posible que se confundan por cambios de colores o de logotipos”, comenta Justo Morao, especialista en propaganda electoral.

“Al chavismo ya no le queda nada de ética política. Estas son medidas desesperadas para quitarle a la MUD su color y sus votos y así tratar de salvar los muebles”, advierte Salamanca.

 

-¿Artimaña efectiva?-

 

Salamanca considera que en un circuito como el de Petare, que contiene también grandes zonas de clase media como Macaracuay y La Urbina, la posibilidad de que Ojeda dé una sorpresa gracias al voto de los confundidos es muy pequeña.

Los números respaldan esta apreciación. Desde 2008 la oposición ha ganado esta circunscripción por una diferencia promedio de 11,8 puntos porcentuales, lo que la convierte en un sitio con una tendencia moderada a favor de la MUD.

En una elección como la del 6 de diciembre, a la cual el chavismo llega con un nivel de rechazo especialmente alto, esa media de diferencia se debería mantener o podría incluso crecer, lo que reduce la incidencia que pueden tener los engañados.

Sin embargo, la campaña de Ojeda parece tener dinero para gastar a pesar del panorama gris. El candidato ha colocado una gran cantidad de anuncios en vallas, ha pintado murales con su cara e incluso estrenó a principios de septiembre un programa de televisión los domingos en Globovisión.

Esto ocurre por dos grandes razones: 1) Una victoria de Ojeda en Petare sería muy desmoralizante para la oposición, comenta Salamanca, por lo cual el Gobierno considera que vale la pena intentarlo, 2) Sucre es el municipio más importante de Miranda, el bastión de Primero Justicia, lo que lo convierte en un espacio estratégico.

No es primera vez que el chavismo intenta “camuflarse” en colores opositores para recuperar apoyo en esta alcaldía.

En septiembre de 2012, a un mes de las presidenciales de ese año, el oficialismo inició una campaña que tenía el slogan “Con el gobierno bolivariano Sucre me gusta más”. Sus colores predominantes eran el verde, amarillo y morado y se apoyaba en el Plan de reordenamiento urbano de Petare, adelantado por el Metro de Caracas, que para ese momento inauguró el cable tren y el metro cable en esa parroquia.

El Metro financió volantes y otros elementos de la campaña, mayormente en las estaciones del subterráneo, e incluso se abrió la cuenta de Twitter @Sucremegustamas.Pero la iniciativa fracasó y, luego de que Chávez perdió la parroquia, abandonaron ese mensaje.

Tres años después, Salamanca duda que una figura como Ojeda pueda revertir la intención de voto en Sucre: “Es un caso emblemático de lo que la gente no quiere en política. Es el inventor del salto de talanquera doble mortal con tirabuzón hacia atrás”, advierte.

En 1998 Ojeda fue coordinador del MVR en Sucre. Al poco tiempo abandonó ese partido y se pasó a la oposición, donde militó en organizaciones como Un Nuevo Tiempo. En 2012 se regresó al chavismo en medio de la campaña presidencial de ese año y poco después se registró en el PSUV.

“En este momento de gran crisis la gente está buscando sinceridad en los candidatos”, agrega Morao.

 

-Más allá de Sucre-

 

El 6 de diciembre no habrá una sola elección nacional, se realizarán 114: en 87 circuitos, 24 entidades federales y 3 circunscripciones indígenas. Por consiguiente, si bien el engaño de la boleta electoral pareciera que no funcionará en el municipio Sucre, existe el riesgo de que sí sea efectivo en otras partes del país. Las elecciones presidenciales de 2012 lo demuestran.

En aquella oportunidad, cuatro partidos que apoyaron a Capriles inicialmente le retiraron su respaldo a menos de un mes de la votación. Uno, Unidad Democrática, pasó a postular a Reina Sequera, mientras que los otros no presentaron a nadie. Sin embargo, en el tarjetón quedó la cara de Capriles en la tarjeta de esas organizaciones, por lo que un voto por el candidato opositor a través de esas opciones en realidad era nulo o para Sequera.

Ojeda3

Al analizar los resultados finales, es evidente que el gobernador de Miranda pudo haber sumado al menos 1% más de votos de no haber sido por esta situación. Esto porque Sequera quedó tercera gracias a 0,44% de sufragios que le proporcionó Unidad Democrática, más de 14 veces lo que le dio su propio partido, y el porcentaje de votos nulos fue inusualmente alto: 1,89%, cuando en las presidenciales de 2013 quedó en 0,44%.

Como era una elección nacional y Capriles perdió por 10,8 puntos, la situación no afectó. Sin embargo, de haber sido unos comicios como los parlamentarios del próximo diciembre, la oposición hubiese perdido dos diputados debido a que fue derrotada en el estado Miranda por 0,44 puntos y en el circuito 3 de Bolívar por 0,18.

Para ganar en el primer sitio le faltó una cantidad igual a los votos que logró Unidad Democrática más sólo 6% de los nulos, mientras que en el segundo cayó por un número de votos igual a los del mismo partido más 20% de los nulos.

Para estas parlamentarias, MIN Unidad postuló candidatos distintos a los de la MUD en 10 estados, entre ellos algunos importantes y reñidos como Anzoátegui, Bolívar y Nueva Esparta. Además, arriba de la tarjeta de la MUD habrá otra que también tiene la palabra Unidad en grande, la de Democracia Renovadora, organización que también apoya a disidentes en otros estados, incluido Zulia. Por su parte, Unidad Democrática presentó esta vez a todos los dirigentes del chavismo.

Estas tarjetas no tendrán la cara ni el nombre del candidato opositor como ocurrió con Capriles en 2012. Pero en esta oportunidad el tarjetón tampoco tendrá fotos de los nominados por ser unas parlamentarias. Sólo se verán las imágenes de las tarjetas y los nombres de los postulados.

“La MUD tiene que hablar claro sobre este tema en su campaña para evitar posibles engaños”, asegura Salamanca.
Por su parte, Morao agrega que es importante que los candidatos muestren con insistencia el diseño de su tarjeta, más ahora que el acceso a los medios es más restringido y la cantidad de propagandas televisivas pudiese ser menor.

El Estímulo

Compártelo: