Lo que dijo Rafael Poleo de los seguidores de María Corina Machado: “Son escasos y frenéticos”

Rafael-Poleo

Los escasos, pero frenéticos “adoradores” de la coordinadora nacional de Vente Venezuela, María Corina Machado, rechazan cualquier solidaridad con su “diosa” amenazada con ir a la cárcel si no incluye un respaldo a su candidatura presidencial. Así lo consideró el periodista Rafael Poleo mediante una publicación realizada en su cuenta en Twitter.

En días pasados circuló un presunto informe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar en el que se vincula a Machado con un supuesto magnicidio en contra del presidente Nicolás Maduro, que habría sido planeado por efectivos del Ejército nacional. Desde entonces, la dirigente ha recibido apoyo de un sector que denuncia una persecución en su contra y amenazas con enviarla a la cárcel.

“¿Quién la va a estar amenazando a ella? ¡Nadie!”, fue la respuesta del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Sin embargo, pese a ser señalada de intentar un plan en contra del mandatario nacional, Machado en los últimos años ha demostrado, aparentemente, contribuir con la perpetuidad del madurismo en Venezuela.

La dirigente ha mantenido una postura en la que, incluso, arremete en contra de los mismos compañeros opositores que intentan conciliar una salida a la grave crisis institucional, social y económica por la que atraviesa el país desde que Maduro asumió el poder en el 2013, y ha contribuido también en la desesperanza de los venezolanos opositores que esperan ansiosamente un cambio de Gobierno con falsas promesas de que la caída del régimen está cerca.

Tiempo ha pasado y métodos se han planteado, pero Machado insiste en ir en contra de las propuestas y, sin contribuir con un método de trabajo, continúa hablando del esperado fin de la tiranía en Venezuela. “Desobediencia y rebeldía son la ruta de la salida de Maduro”, dijo en meses pasados la coordinadora de Vente Venezuela.

No se puede dejar a un lado que la dirigente presentó en 2015 candidatos paralelos en las elecciones parlamentarias, quienes además apenas lograron una mínima cantidad de votos. Con ello, la Mesa de la Unidad Democrática se vio imposibilitada de elegir a tres diputados más, con los que habría logrado las dos terceras partes, a pesar de la espuria  sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en la que ordenaba al Parlamento la desincorporación de los parlamentarios del estado Amazonas.

De igual manera, Machado ya había sido acusada por el Gobierno en el 2014 por presuntamente estar detrás de un plan magnicida. Para ese entonces ella fue una de las que impulsó el plan “La Salida”, con el que llenó de promesas a sus seguidores. Cuatro años más tarde nada ha cambiado y Machado aún intenta terminar de resquebrajar a la oposición venezolana, reseña El Cooperante