Lilian Tintori: “¿Ahora los que me persiguen me van a cuidar?”

La esposa de Leopoldo López rechaza la seguridad que le ha ofrecido el Gobierno y pide que le apliquen las medidas cautelares a su favor que dictó la Corte Interamericana de Derechos Humanos

Lilian Tintori, la esposa del preso político venezolano Leopoldo López, encarcelado desde hace casi dos años y condenado a más de 13 el pasado septiembre, recibió el sábado en la noche una llamada del vicepresidente del Gobierno, Jorge Arreaza. Este le comunicó que, según información de inteligencia que maneja el Ejecutivo, Tintori es objetivo de sicarios que quieren atacar contra dirigentes de la oposición. Arreaza, según explicó Tintori en una conversación que mantuvo con EL PAÍS este domingo, le dijo que estaban “muy preocupados” y le ofreció la seguridad de agentes del Sebin, el servicio de inteligencia del Gobierno. “¿Cómo es que ahora los que me han perseguido durante meses me van a cuidar? Los agentes del Sebin son los que me siguen, los que me toman fotos y hacen vídeos”.

La esposa de López rechazó el ofrecimiento de Arreaza, alegando las medidas cautelares que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó a su favor hace un mes y que obligarían al Gobierno a garantizar su seguridad, pero decidiendo ella quién se ocuparía de protegerla. “Mis abogados me dijeron que tenía que exigir que se cumpliesen las medidas cautelares de la CIDH, porque yo puedo escoger la protección, que quiero que sea la policía de Chacao [el municipio donde fue alcalde Leopoldo López], ya hablé con el alcalde y su equipo”, argumentaba Tintori en su domicilio junto a Antonieta López, madre de Leopoldo.

Arreaza, siempre según la versión de Tintori, pidió a la esposa de López una reunión el sábado, a la que esta decidió no acudir por consejo de sus abogados: “Si me quieren cuidar, que me cuiden, saben dónde vivo. Yo no voy ahora a la oficina de un Estado que me quiere matar. Si yo acepto otra seguridad que no sea la de las medidas cautelares, podrían quitármelas. Y yo no confío en las autoridades de mi país, confío en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, zanja Tintori, quien asegura que le insistió a Arreaza: “Reitiré al vicepresidente que si algo me pasa a mí, a Leopoldo López en la cárcel o a mis hijos es responsabilidad directa de Nicolás Maduro”.

La llamada del vicepresidente venezolano, de la que se han hecho eco webs próximas al oficialismo, se produjo unos días después delasesinato del dirigente opositor Luis Díaz, durante un acto electoral en Guarico en el que estaba presente Tintori. El Gobierno deslizó que se trataba de un ajuste de cuentas, derivada del hampa común y no de violencia política. “Puede que sea”, admite Tintori, quien, no obstante, asegura que Arreaza le dijo: “Esa muerte iba pasar. Es decir, si saben que hay bandas y que lo iban a matar, ¿cómo es posible que no lo eviten?”.

El fin de la tensa campaña venezolana, que concluye el próximo miércoles, ha estado marcada por la violencia contra diversos líderes opositores. Tintori no se presenta a diputada, pero en las últimas cinco semanas ha celebrado más de 50 actos en lo que ha denominado la campaña ‘Por la libertad’. Asegura que la tensión ha ido creciendo cuanto más se acercaba la fecha del 6 de diciembre, en la que los venezolanos acudirán a las urnas para elegir los representantes de su próxima Asamblea Nacional.

El día más dramático fue el pasado miércoles. En la mañana, siempre según el relato de Tintori, la retuvieron junto a su equipo tres horas en Margarita y amenazaron a los pilotos de las avionetas que iban a viajar desde Caracas a buscarlos con quitarles la licencia. Después, consiguieron llegar al Estado de Guarico, al aeropuerto de Valle la Pascua, donde se vivieron momentos de tensión con simpatizantes del oficialismo. Tras celebrar el acto que tenían previsto, regresaron a las avionetas, que habían permanecido dos horas solas en el lugar, y despegaron hacia otro aeropuerto del mismo Estado. “La mía aterrizó sin problemas, pero la otra veíamos que no daba la vuelta para dirigirse donde estábamos; de repente empezó a salir fuego y humo negro. Ahí estaba mi jefe de campaña, mi jefe de prensa, un camarógrafo, Rummy Olivo (candidata a diputada), el piloto y el copiloto. El piloto nos dijo que al aterrizar no le funcionaron los frenos, que sí estaban bien por la mañana”.

Superada esta crisis, acudieron al acto en el que sería asesinado Luis Díaz. “Entendí el mensaje. Todo iba contra mí. No querían que volásemos, nos dañaron los frenos y los disparos fueron una forma de decir: ‘Cancela la gira’”. Tintori decidió suspender los actos previstos para el jueves, viernes y sábado “por solidaridad con el muerto y por la seguridad” de su equipo. La esposa de López reapareció este domingo en un acto en Caracas con el que ponía fin a la campaña ‘Por la libertad’. Durante más de dos horas, dirigentes de Voluntad Popular, estudiantes, la esposa del alcalde de Caracas, el también preso Antonio Ledezma, la madre de Leopoldo López y la propia Tintori trataron de trasladar un mismo mensaje ante la escasa concurrencia: que el miedo no amedrante a los votantes y acudan a las urnas el 6 de diciembre.

 

Javier Lafuente/El País

Compártelo: