La Verdad: Bachaqueros alteran cédulas y burlan las captahuellas

El sistema biométrico para el abastecimiento de productos regulados tiene una filtración. Los “bachaqueros” ya saben cómo adentrarse y burlar el control. “Humedecen un poco la cédula para que el último número se borré y luego dan otro a la cajera para lograr diferente identidad y acceder a comprar”, destacó un gerente de tienda, quien resaltó que el registro de captahuellas “tiene fallas”.

Las cadenas de supermercados de la ciudad cerraron el proceso de nuevos registros. Al menos en las tiendas ubicadas en la Circunvalación 2 “no hay”, dijo el encargado. “Un hombre llegó y como no pudo pasar se fue al Kilómetro 4 donde aseguro que sí permiten nuevos ingresos de identidad”.

En los límites de Maracaibo con San Francisco, un comercio “acepta a nuevos compradores que no están en el captahuellas. Es una nueva data que desde hace un mes trajo la Gobernación del Zulia con información del CNE”, murmuró un trabajador alejándose de la entrada del establecimiento.

La base de datos que permite identificar a los compradores y sirve para detectar a quienes tienen recurrencias excesivas bloquea. Por eso hay bloqueadas más personas esta semana. Énder Fuenmayor, comprador, en el centro comercial San Rafael, explicó que el miércoles hubo más de 20 personas con “bloqueo” en otra tienda de C-2 “cuando trataron de comprar harina y jabón”.

Fuenmayor sospechó que sean “colombianos que consiguieron cédulas en los tiempos (del presidente Hugo) Chávez” y portan el documento venezolano. Y es que “todavía algunas personas los conservan” y estarían siendo limitadas en la compra por “bachaqueo”.

Acusó que a las afueras de los supermercados continúan merodeando. “Se reúnen, se reparten el dinero. Cuando no pueden conseguir el producto por la restricción entran y lo esconden para luego entrar y lo van sacando. Por eso pasan todo el día en las tiendas. “Las personas que ‘bachaquean’ se mantiene adentro. Uno las ve, las conoce”, destacó Fuenmayor.

Para el sexagenario “no ha cesado, sí hay un poco más de control pero continúa”. Lo afirmó al recordar que esta semana vio cómo en La Rotaria, en un conocido mercado, una avalancha de revendedores desbordó el negocio que expendía pañales sin exigir partidas de nacimiento de infantes. Hubo alteración del orden. “Una persona fue herida”.

78 supermercados tienen control biométrico mediante cédulas de identidad.

 

Compártelo: