La unión del magisterio venezolano se consolidó el 15 de enero de 1932

De manera espléndida y con hechos que marcaron la historia nacional, Prieto Figueroa defendió que cada 15 de enero se celebre el Día del Maestro, tal como ocurre en todo el país.

Si bien el 15 de enero de 1936 el entonces presidente de la República, Isaías Medina Angarita, había decretado tal fecha como el Día del Maestro, en junio de 1945 a través del proyecto de Ley de Fiestas Públicas que se debatía en la Cámara Legislativa se pretendía cambiar la efeméride para el 29 de noviembre, con motivo del natalicio del maestro Andrés Bello.

En su calidad de educador y político, el gran venezolano Luis Beltrán Prieto Figueroa defendió con argumentos el 15 de enero que, en efecto, rendía honor a la lucha emprendida por organizaciones de maestros que surgieron en el país tras años de represión gomecista.

Fue en una carta enviada al historiador, escritor, abogado y político trujillano Mario Briceño Iragorry, para ese momento (13 de junio de 1945) presidente de la comisión redactora de dicho proyecto de ley, en la que el maestro Prieto Figueroa narró la historia de lo que actualmente es el Magisterio Venezolano.

Mediante la misiva, contó parte de la primera etapa, desarrollada antes del 15 de enero de 1932, cuando los maestros fueron víctima de persecuciones, destituciones y abandono a su suerte. Mientras que, la segunda etapa, después del 15 de enero de 1932, estuvo marcada por la unión de un grupo de docentes que sin distinciones de credos constituyeron la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria. Sin embargo, los dirigentes de dicha organización fueron destituidos y como respuesta se creó la Revista Pedagógica, reconocida como una de las mejores publicaciones de su género en Suramérica y que permitió dar a conocer este movimiento en el mundo.

“Nada se ha hecho en Venezuela en materia de educación y acaso nada se hará que no tenga raíz en aquel movimiento. El magisterio surgía como organización de solidaridad y responsabilidad. Con nuestras escasas cuotas contribuíamos a la formación del fondo común para la ayuda mutua, para socorro de los compañeros enfermos, destituidos, perseguidos. Iba creciendo el espíritu gremial y con él nuestra decisión de no volver al coloniaje, a la barbarie”, reseña la misiva.

También le recordó a Mario Briceño Iragorry que en 1936 se convocó la Primera Convención Nacional del Magisterio con la participación de directores de escuelas de todo el país y más 800 delegados, a lo que se sumaron delegaciones del Ministerio de Educación Nacional y de 14 centros culturales, entre otros. Por unamidad, se aprobó en asamblea, el 15 de enero como Día del Maestro. “Nuestro movimiento ha entrado en la historia”, dijo Prieto Figueroa en su condición de presidente de la Primera Convención Nacional.

El maestro Prieto Figueroa resaltó que ese magisterio, que había hecho su propia historia, estuvo varias veces en la Cámara del Senado para aprobar acuerdos que luego pasaron a leyes, como el proyecto de ley de Caja Nacional de Jubilaciones, Montepío y Seguro del magisterio; la Ley de Estabilidad y Escalafón del Magisterio, así como la Ley de Educación que garantiza a la maestra el derecho a ser madre y al maestro enfermo, su derecho a jubilarse con un sueldo íntegro. También se aprobó por voto unánime el primer aumento de salario concedido al magisterio en 1936.

“Los maestros venezolanos, veneramos a Bello, el maestro del Libertador, el sabio, el investigador forjador de cultura, pero para nosotros su día natalicio no significa nada organizativamente (…) Espero que con la vieja cordialidad de nuestra amistad esta carta sirva para que usted rectifique, no su fervor bellista, que comparto, sino en el propósito de hacer la tolerancia una virtud venezolana, comprendiendo y haciendo comprender a los demás que la opinión de los otros, que la opinión popular tiene un sentido, tiene unos derechos que deben ser respetados”, concluye la carta.

De manera espléndida y con hechos que marcaron la historia venezolana, Prieto Figueroa defendió que cada 15 de enero se celebre el Día del Maestro, tal como ocurre en todo el país. EU

Compártelo: