La “revolución” se marchitó, incluso en la casa de Chávez en Sabaneta (Testimonios)

En el 2010, el fallecido presidente Hugo Chávez se arrodilló en el patio trasero de la casa de su infancia, en las exuberantes llanuras del oeste de Venezuela, para sembrar un árbol de naranja que llamó “revolución” y simpatizantes vestidos de rojo lo vitorearon.

El año pasado, durante una celebración por el natalicio de Chávez, su sucesor, Nicolás Maduro, plantó otro naranjo en el mismo jardín.

Pero los árboles enfermaron y sus hojas se secaron.

“Tienen como una plaga”, dijo la guía turística Ana Hidalgo en el patio de la antigua casa de Chávez, de paredes tapizadas con fotos familiares, discursos del ex mandatario e, incluso, su vieja hamaca.

Casi de la misma forma en que su jardín sufre, el movimiento que Chávez llamó “Revolución Bolivariana” parece aquejado de cara a las elecciones legislativas del 6 de diciembre, incluso en Sabaneta, el pueblo natal del líder socialista.

Más de una década de disfuncionales controles del Estado sobre la economía y el fin de una bonanza de los precios del petróleo han disparado una de las mayores crisis económicas de la nación miembro fundador de la OPEP.

A unas pocas cuadras de dónde Chávez creció como un niño humilde que vendía los dulces de papaya de su abuela, ahora crecen largas filas de personas a la espera de un camión cargado de harina o papel higiénico, escasos desde hace meses.

La inflación galopante y el derrumbe de la moneda local han destruido los salarios, mientras que la aguda ola de criminalidad lleva a muchos a encerrarse en sus casas apenas cae el sol.

“Éramos chavistas”, dijo Julio Coromoto, un obrero de 57 años, cerca de una fila a las afueras de una destartalada tienda. “Pero destruyeron este pueblo”.

Diversas encuestas anticipan que los votantes castigarán al “chavismo” en las elecciones legislativas de la próxima semana, aumentando la posibilidad de que el Gobierno pierda la mayoría en la Asamblea Nacional por primera vez en 16 años.

Y para retener la vanguardia, el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) esta exprimiendo la imagen de Chávez: despliega su sonriente rostro en vallas y divulga constantemente partes de sus más emocionantes discursos.

En el estado Barinas, donde está Sabaneta, su hermano Argenis y primo Asdrúbal son candidatos a diputados, con la aspiración de seguir los pasos de otros dos hermanos del ex presidente: Adán y Aníbal, quienes son actualmente el gobernador de Barinas y el alcalde de un municipio del estado.

Pero al estar en el medio de señalamientos por presunta corrupción y nepotismo, muchos parecen mirar con recelo el apellido más famoso del estado.

“Ahora vienen aún más Chávez. Eso más para ellos. ¿Y qué queda para el pueblo? Nada”, dijo Zulay Chacón, ex seguidora del gobernador tras esperar nueve horas en una cola.

Reuters

Compártelo: