La ingeniosa medida contra los robos de enlatados en los mercados

Los hurtos causan muchas pérdidas en los expendios de alimentos y en los comercios al detal, pues los ladrones de manera silenciosa y no violenta se  llevan los comestibles, preferiblemente las latas pequeñas.

Este problema se ha extendido en las principales ciudades del territorio nacional y va desde comerse un alimento dentro del mismo establecimiento o hurtarlo. A veces para sacar los productos pueden actuar en complicidad con otros sujetos que atemorizan a los vigilantes. Pero también, éstos últimos, a veces, son cómplices en el delito.

La rapacería de alimentos de orden famélico, se ha incrementado en estos cinco años originado por la escasez de productos y por la necesidad; es decir, para poder alimentarse y sobrevivir.

También prevalece la idea de que tales mercancías son “bachaqueadas”, es decir, revendidas por buhoneros a precios que son 200% o 300% más altos que los que tienen en un establecimiento.

Para prevenir que inescrupulosos sustraigan alimentos u otros productos, los comercios, además de invertir en tecnologías de vigilancia así como en vigilantes, se inventaron las fichas, las cuales, el comprador toma y la paga directamente en la caja.

Y es que ante la creciente ola de hurtos de enlatados pequeños en los comercios, algunos dueños impusieron las fichas, las cuales deben mostrarse en caja y ahí mismo se paga para dar de inmediato la mercancía.

https://twitter.com/imraff/status/955635179334393857

Es una medida “antichoros” para evitar que las latas “abrefácil” se las coman en los mismos mercados y las latas tradicionales las escondan y se las roben. Algo tenían que hacer.

Ahora, los ladrones no podrán hacer nada, reseñó VAD

 

(noticiasaldiayalahora.co)

Compártelo: