La Guajira: Del estado de excepción al estado de extorsión

Hambre, miseria, contrabando, bachaqueo y muerte es el resultado del estado de excepción desde su implementación hace 8 meses en la Guajira. A pesar del fracaso, el gobierno lo mantiene, publica El Nacional

DÁMASO JIMÉNEZ
LA GUAJIRA / ZULIA

Mariela Fernández, una indígena wayúu de mediana edad, arde de rabia e impotencia y lo demuestra en cada gesto que lanza con sus dos bolsitas en la mano. Quiere que el fotógrafo sea menos tímido y comience a disparar clics en ráfagas sobre los precios de los productos apostados en la acera de la arenosa calle principal del mercado Los Filúos, en la alta Guajira venezolana; lo que no es fácil ante la mirada intimidatoria de los bachaqueros que venden abiertamente a precios “internacionales”.

La hiperinflación a 15 minutos de la frontera no tiene comparación: la harina PAN está en 1.200 bolívares, el aceite no baja de 1.800, el kilo de arroz o azúcar está marcado en 1.200, el kilo de pollo sin refrigerar lo venden en 2.500, un paquete de 4 rollos de papel higiénico se encuentra a la vista de todos y sin chistar en 1.900 y en 500 bolívares la unidad. El wayúu común solo pasa y mira.

“La vida en la Guajira es demasiado costosa desde que cerraron la frontera. Estamos viviendo de la misericordia de Dios porque ningún sueldo alcanza. Si traemos productos regulados de Maracaibo nos los quitan porque nos acusan de ser bachaqueros”, dice Fernández en medio de su desesperación por la situación que se vive en la zona desde que se instauró el estado de excepción por decreto número 1989, publicado en Gaceta Oficial el 7 de septiembre de 2015, que incluyó la movilización de 3.000 militares para el reforzamiento de labores de protección en el sector fronterizo.

Se intensifican los delitos

El mayor general Franklin García Duque, comandante de Defensa Integral (REDI) en el occidente del país, reiteró que a pesar del vencimiento del estado de excepción la frontera seguirá cerrada hasta nuevas instrucciones del Comando Superior de la FANB; sin embargo, en declaraciones hechas en febrero al diario La Verdad reconoció que algunas trochas son utilizadas por contrabandistas y narcotraficantes para burlar el paso fronterizo.

Miguel Hernández, presidente del Comité por los Derechos Humanos en la Guajira, asegura que el cierre de la frontera aumentó la cantidad de contrabando, la especulación, el alto costo de la vida y el cobro de vacuna a los conductores que transitan con mercancía por los puntos de tránsito clandestinos hacia Colombia.

“Prácticamente el estado de excepción terminó convertido en un estado de extorsión, en el que todo es un negocio y rueda el efectivo, el hermetismo y la impunidad como única forma de pago en cada punto de control”.

Este comité y Transparencia Venezuela han intentado documentar todas las denuncias sobre irregularidades y violaciones en la zona, porque de lo contrario la mayoría de estos casos podrían terminar condenados al olvido.

Desde que se instaló el Distrito Militar en 2010 hasta el estado de excepción han muerto 19 personas. En el último incidente, ocurrido el 10 de febrero, la víctima corrió con suerte. Alí Fernández, de 54 años de edad, se rehusó a pagar a un teniente una tasa de 5.000 bolívares en el puesto de control de La 80, en San Rafael de Paraguachón, para continuar con el trayecto. Fernández fue herido de un disparo en el pie y esquirlas de bala de grueso calibre en varias partes del cuerpo. Viajaba con su familia, entre ellos 2 niños, de 4 y 10 años de edad, cuando escuchó la orden de disparar sin razón alguna contra él.
Dixon González disfrutaba del vallenato a todo volumen en su vehículo y no escuchó la voz de alto ni el crujir de los disparos que le quitaron la vida segundos después.

Algunos quedaron vivos para dar fe de la existencia de un centro de torturas en el cuartel Yaurepara en el sector El Tigre de la alta Guajira.

Cifras aportadas por el diputado indígena Virgilio Ferrer y confirmadas por Transparencia Venezuela dan cuenta de 41 heridos, 19 casos de tortura, un secuestrado y un desaparecido por funcionarios militares. La situación de impunidad no ha obtenido respuesta de las autoridades.

El coordinador en el Zulia de Transparencia Venezuela, Jesús Urbina, manifestó que las investigaciones por asesinatos a manos de militares en la zona no han terminado en procesos formales ante los tribunales. “Sería contradictorio que el gobierno admitiera el levantamiento del estado de excepción sin lograr los resultados de las medidas aplicadas durante el cierre de la frontera”.

Sostiene que los habitantes de la Guajira piden a gritos que se reabra la frontera luego de la promesa aún no cumplida del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, sobre el levantamiento inmediato de la medida el 16 de febrero.

El periodista de origen wayúu que escribe para el periódico Wayuunaiki, Leonel López, dice que ahora es cuando el asunto de la violencia militar y el hambre en la Guajira comienza a tener cierta notoriedad en Venezuela ante las cifras de desnutrición que aterran a Colombia.

Señaló que la situación debe llamar la atención de las autoridades porque el pueblo wayúu es uno solo y se encuentra al borde de una crisis humanitaria.

Wayúus víctimas de la violencia militar

13-5-2012: Ana Delgado, Vanesa Delgado, José Guillermo González y Fran Cooper resultaron heridos por armas de fuego disparadas por funcionarios de la Brigada de Infantería al mando del general Pedro Asiel Pérez Ravelo.

21-9-2012: José Efraín González murió cuando una comisión del Ejército atacó un camión 350 donde viajaba un grupo de estudiantes del liceo bolivariano en Sinamaica. Hubo 9 heridos.

29-1-2013: Una comisión del Ejército de la 13 Brigada de Infantería disparó a Menandro Pirela frente a su familia en Los Aceitunos. El caso está a la orden de la Fiscalía 45.

24-4-2013: Yovany Yoandris Meléndez murió en una operación del 131 Batallón Manuel Piar, en El Cardonal. Hubo dos heridos: José Guillén Castro y Anwar David López. Desde el 1° de julio 2014, Anwar David López está desaparecido.

4-3-2013: Elvis Alfonso Escandón murió de un disparo realizado por militares del 131 Batallón Manuel Piar, en el caserío La Turcala. Resultaron heridos Olga Flores y Aurelio González.

3-6-2013: Jesús Méndez fue secuestrado durante 10 horas por funcionarios del Ejército. Lo despojaron de 9.000 bolívares y un teléfono Blackberr.

18-6-2013: Álvaro García Herrera fue torturado en el sector Los Manantiales por funcionarios del 131 Batallón Manuel Piar al mando del general José Gregorio Viña Hernández.

20-6-2013: Jehomar Paz fue torturado por funcionarios del 131 Batallón Manuel Piar, al mando del general José Gregorio Viña Hernández. Paz fue acusado por el delito de resistencia a la autoridad.

16-7-2013: Zoe López fue golpeada y herida de bala por miembros del grupo 102 Caballería Motorizada Francisco Esteban Gómez en la localidad de Shipes. Tras 10 días de agonía murió.

2-9-2013: Kelvis Barroso; Alexander Paz, de 14 años de edad; y Yuskelis López murieron tras ser impactados por una camioneta del Ejército 131 Batallón Manuel Piar en la vía  hacia Caño Cabezón.

29-2-2014: Wilfredo Cambar González murió a manos de funcionarios del Ejército en el sector El Brillante. Hubo dos heridos.
7-3-2014: Nelson Enrique González murió de un disparo. El hecho ocurrió en La Laguna del Pájaro.

12-4-2014: Willy Márquez murió de un disparo realizado por un funcionario adscrito al 131 Batallón Manuel Piar.

5-6-2014: 30 miembros de la 102 Caballería Motorizada, al mando del teniente coronel Orlando Romero Bolívar, acompañados de fiscales, detuvieron arbitrariamente a una decena de personas en Caño Sawa, a 2 km de Paraguaipoa. Quedaron detenidas en el retén El Marite.

29-8-2014: Fue muerto un adolescente de 16 años de edad por un disparo efectuado por militares en una presunta persecución a un vehículo que transportaba combustible. El hecho ocurrió en el sector Escondido.

5-12-2014: Wilson Castillo y Ángel Álvarez murieron, y Hermes Barrios, Deibi Marín, Ingrid Ríos, Iván González y Mario Castillo resultaron heridos en un procedimiento del 131 Batallón Manuel Piar, al mando del coronel José Miguel Rojas.

5-2-2015: Richard Amaya fue torturado en el cuartel Yaurepara por funcionarios del 131 Batallón Manuel Piar, a cargo del coronel José Miguel Rojas.

24-2-2015: Yohander Palmar, de 17 años de edad, murió de un disparo en la espalda realizado por funcionarios  del 131 Batallón Manuel Piar, al mando del coronel José Miguel Rojas. Hubo 3 heridos: Rosalinda González, de 16 años; José González, de 16 años; y Víctor Rincón.

19-9-2015: Francisco Ramírez y Henry Ipuana murieron por disparos realizados por funcionarios del grupo 102 Caballería Motorizada.

12-12-2015: Dixon González murió a manos de funcionarios de la 131 Brigada de Infantería. Resultaron heridos Richard Paz y Daniel Camba.

20-12-2015: Wilfredo García recibió un tiro en una pierna realizado por funcionarios de la 131 Brigada de Infantería en Paraguaipoa.

10-2-2016: Alí Fernández se rehusó a pagar a un teniente 5.000 bolívares. El hecho ocurrió en el puesto de control de La 80,  en San Rafael de Paraguachón. Recibió un disparo en la pierna.

 

Compártelo: