La exorbitante cantidad de dinero que necesita un profesional para emigrar de Venezuela

Muchos profesionales que están preparando su documentación para emigrar a otros países han tenido que deshacerse de sus bienes para poder cubrir los gastos que eso encierra.

Con la fiel convicción de querer mejoraran su calidad de vida, no sólo tienen que afrontar la realidad de separarse de sus seres queridos, también deben contar con más de Bs 16 millones para poder partir.

Muchos deben comprar dólares en el mercado paralelo para adquirir el pasaje, y contar con un soporte en efectivo al momento de salir de Venezuela e iniciar esa nueva etapa de vida.

Para este trabajo se ha tomado como referencia Chile por ser uno de los destinos más solicitados por los venezolanos en los últimos meses. Argentina, Perú, Ecuador, Trinidad y Colombia también figuran entre las opciones principales.

Actualmente un boleto de avión para tierra chilena, que debe hacerse con la divisa estadounidense, tiene un costo de $950 (ida y vuelta), lo que equivale a Bs 7 millones 885 mil.

Una vez que culmine el proceso de apostilla y legalización, debe disponer de unos $1.000 (Bs 8 millones 300 mil) para gastos de hospedaje y movilización en el exterior, mientras logra estabilizarse.

Aunque la legalización y apostillado de documentos, son servicios gratuitos, generan desembolso en fotocopias y estampillas, lo cual llega a representar unos Bs 275 mil.

Desgaste & gastos

El médico cirujano Alí Duarte es uno de los venezolanos que decidió emigrar, pues considera que la retribución económica que obtiene en el hospital Luis Razetti de Barcelona, y la que le generan sus consultas privadas son insuficientes para garantizarse calidad de vida.

“La crisis económica y grave empoderamiento del actual régimen en Venezuela me obligó a tomar una dura decisión. Creo que el Gobierno ha desgastado la posibilidad de que financieramente nuestro país se levante a corto plazo”.

Fue a mediados de 2016 cuando decidió mudarse a Santiago de Chile, como muchos de sus colegas que han logrado emigrar y ejercer su profesión en otro país.

“Tres amigos cercanos a la familia se fueron para Chile y Argentina. Allá en menos de un año han podido alquilar apartamentos y amueblarlos sin necesidad de sacrificar su profesión”.

Cuenta que su hermano mayor, quien acaba de obtener el título de abogado, trabaja en Venezuela como taxista para poder ayudar a sus padres con los gastos del hogar. Ese hecho lo ha impulsado en sus planes de emigrar.

“Pero esto no es como soplar y hacer botellas. Quien quiere ejercer su profesión en otros países debe legalizar y apostillar cada uno de los documentos que avalan la profesión”.

Duarte revela que lo más difícil que ha tenido que afrontar es la solicitud de citas para los trámites universitarios.

Una vez que decidió partir al extranjero solicitó la carga académica, notas certificadas, pensum y la unificación del programa, protocolo en el que asegura haber gastado Bs 40 mil.

Paralelamente tramitó la legalización y apostilla de su título universitario, pues aunque algunos amigos le indicaron que no los necesitaría, prefirió tomar sus previsiones.

Los documentos universitarios tuvo que llevarlos al Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, ubicado en la ciudad de Caracas, a donde viajó dos veces y gastó Bs 24 mil en pasaje.

Por Giovanna Pellicani/El Tiempo

Ya estamos en Instagram por:

https://www.instagram.com/aldiayalahora/

 

Compártelo: