Kilo de patas de pollo cuesta 1.500 bolívares en el mercado de Puerto La Cruz

Ni las patas de pollo escaparon del incremento de precios que a diario se registra en el mercado de Puerto La Cruz. El kilogramo de esta parte del ave beneficiada se consigue desde Bs mil 200 hasta 1.500. Así lo reseña eltiempo.com.veAlbany Brazón Bernay

Comerciantes aseguraron que hay clientes que prefieren llevarse el rubro despresado porque, según argumentaron, les permite economizar.

En el expendio porteño el kilogramo de pollo se consigue desde Bs 2 mil 200. Mientras que por partes cuesta Bs 2 mil 800 la pechuga, 1.800 las alas, los muslos están en 2 mil 400, la molleja en 2 mil 200 y el hígado en 1.500 bolívares.

Ramiro Velásquez, dueño de Chiken House, fue uno de los que aseveró que el pollo se vende mejor por piezas que entero.

“A veces la gente no tiene para pagar los tres kilogramos que puede llegar a pesar un solo pollo, lo cual son casi 6 mil bolívares. Por eso los clientes prefieren adquirir las vísceras, alas, molleja y patas, así tienen más variedad y se les coloca lo que quieran llevar”.

Velásquez alegó que las ventas han decaído desde el último aumento. “Ahorita necesitamos más dinero para abastecer nuestros negocios. Es decir, invertimos más y ganamos menos. Yo no creo que esto cambie en poco tiempo”.

Eduardo Boada, tiene cuatro años vendiendo pollos en el mercado porteño. Dijo que ofrecerlo picado es una opción para que los consumidores puedan comprarlo.

“La ventas sí bajaron bastante, pero vendemos igual de pollos enteros y desprezados”.

Manifestó que sus clientes se quejan mucho por los costos, pero señaló que esos incrementos no son su responsabilidad.

Dennys Malavé, vendedor de la Distribuidora Los Morochos, precisó que la parte que más se vende es el muslo. “Tiene más salida, incluso que uno entero”.

Acotó que “cada semana aumenta el precio del pollo y la gente nos expresa su descontento por eso. Nosotros tenemos que lidiar con ese malestar porque también nos abastecemos de mercancía cara. No podemos hacer nada”.

Malavé explicó que en años anteriores han vivido la misma experiencia de precios que suben y bajan, pero cree que llegará un momento en que se estabilicen los costos, aunque no sabe cuándo podría ser.

Molestia

El ama de casa Miletzy Araque contó que hace menos de dos meses, ella podía llevarse un pollo entero para preparar el almuerzo en su casa.

Pero eso cambió desde que empezaron los aumentos.

“Ahora tengo que adquirirlo por piezas, y de poquito, para que me alcance el dinero. Siempre compro dos muslos y un unas cuantas alas. No se puede ni comer”.

 

Compártelo: