Jesús Silva: “Julio Borges y Juan Requesens, merecen la silla eléctrica o cámara de gas”

Jesús-Silva

Una silla eléctrica o una cámara de gas “merecen” los diputados a la Asamblea Nacional, Juan Requesens y Julio Borges, luego de ser acusados de estar vinculados con el atentado en contra del presidente Nicolás Maduro, según el abogado chavista Jesús Silva.

Borges y Requesens son asesinos que merecen silla eléctrica o cámara de gas en El Helicoide, pero Venezuela no es Guantánamo, aquí no hay pena de muerte ni tortura, entonces solo les tocará 30 años de prisión por magnicidio“, escribió Silva en su cuenta en Twitter.

El abogado había manifestado en días pasados que se iba a retirar de las redes sociales luego de la polémica que generó sus comentarios sobre el asesinato del cantante Evio Di Marzo y aseguró que su vida “valía más” que la de su hermano, el también cantante Yordano.

La Asamblea Nacional Constituyente ordenó al Tribunal Supremo de Justicia este miércoles allanar la inmunidad parlamentaria de los diputados. “Ante este acto de terrorismo en contra la esperanza y la paz de la República, lo que queda es que la ANC tome la decisión de revocar la inmunidad parlamentaria a los disputados implicados en este ataque violento”, expresó durante la sesión el constituyentista Pedro Carreño.

El máximo tribunal del país declaró procedente el enjuiciamiento de Requesens Martínez, luego de que supuestamente se determinara que “existen suficientes elementos de convicción” para estimar la comisión de delitos comunes por parte del parlamentario.

Ansias de rectoría UCV

Jesús Silva también hace uso de su Twitter para manifestar sus ansias de llegar a la rectoría de la Universidad Central de Venezuela. En una publicación amenazó con “expulsar a drogadictos” si su deseo se llegase a cumplir.

Esto, luego de que asegurará que le dio clases la presidenta de la Federación de Centros Universitarios (FCU-UCV), Rafaela Requesens, y que tuvo que “botarla del salón porque se la pasaba hedionda a marihuana”.

Asimismo, arremetió en contra de su hermano, Juan Requesens, y lo acusó de “inhalar cocaína”. Por estos supuestos motivos, pidió al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional publicar una prueba toxicológica de ambos.