GNB impidió que cortejo fúnebre de El Wilmito llegara a cárcel de Vista Hermosa

Nuevamente el silencio se apoderó de Iris Varela, ministra de Asuntos Penitenciarios. Tras la muerte de Wilmer José Brizuela Vera, esta no ha ofrecido declaraciones sobre el incidente, y menos aún ha especificado si el crimen está siendo investigado, reseñó El Correo del Caroní.

Los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no oyeron los tiros que sonaron dentro de las celdas del Centro Penitenciario de Aragua, mejor conocido como Tocorón. Supieron que había pasado algo cuando cuatro reclusos sacaron un cuerpo.

Los castrenses no reconocieron al hombre que vestía de franela y short. Usaron una máquina captahuellas para dar con la identidad del fallecido. Para su asombro se trataba del pran Wilmer José Brizuela Vera, alias Wilmito, de 34 años.

Tenía un tiro en la frente y otros en el pecho. Esa noche nada cambió en el centro de reclusión, las luces y la música de la discoteca Tokyo estuvieron encendidas.

La muerte del que fuera pran del Internado Judicial de Vista Hermosa, en Ciudad Bolívar, no impidió que esa noche los privados de libertad bailaran y tomaran como de costumbre.

Sobre la muerte de Wilmito se sabe poco, se desconoce quién dio la orden de matarlo, tampoco si se está investigando.

Su llegada

Aún después de muerto, Wilmer disfrutó de algunos beneficios. Su cuerpo fue trasladado hasta la morgue de Caña de Azúcar, en menos de 24 horas ya le habían realizado la autopsia y el cadáver había sido entregado a sus familiares.

El cadáver fue trasladado desde el estado Aragua hasta Bolívar por tierra. Al llegar a Ciudad Bolívar le cambiaron el féretro. Y fue velado en la casa de sus papás, sector en el que creció.

Al frente de la vivienda hubo un toldo, la calle se mantuvo cerrada. La gente entró y salió. Algunos se acercaron por curiosidad, mientras que los bolivarenses se mantenían a la expectativa.

Desde el sábado la Policía del estado Bolívar (PEB) decidió redoblar el patrullaje en la ciudad capital, a fin de evitar cualquier incidente. A pesar de ello algunos residentes optaron por no salir de sus casas, por temor a un enfrentamiento entre bandas.

Custodiado

Varios comercios decidieron no abrir este lunes, mientras que en algunos colegios suspendieron las clases.

Wilmito fue vestido con una camisa blanca y le colocaron una rosa en el pecho. A través de una nota publicada en varios medios regionales la familia invitó a las personas a acompañar el cortejo fúnebre que saldría desde la calle Bella Vista hasta el Cementerio Metropolitano.

Poco antes de las 3:00 de la tarde de este lunes empezaron el recorrido. En el camino hubo funcionarios de la GNB y tanquetas. El cortejo intentó pasar por la cárcel de Vista Hermosa, donde varias personas aguardaban por su llegada pero los castrenses les impidieron el acceso.

Wilmito quien estaba condenado por delitos de sicariato, asociación para delinquir, lesiones, robo y secuestro, a cargo del Tribunal Segundo de Ejecución del estado Carabobo, fue enterrado entre flores, música y lágrimas.

Compártelo: