Escasez de plátano se agudiza por cambios climáticos

Recuperar la producción y colocación de plátanos en los mercados tardará meses y dependerá de los sectores. La primera estimación de cosecha se apunta para después de febrero de 2016

Francisco Javier Pulgar y Colón son los municipios plataneros más afectados por la caída de la cosecha. Hace meses los vientos huracanados tumbaron plantaciones y ahora la agudización de la sequía ocasiona que la oferta disminuya y se disparen los precios del plátano en la ciudad. Cada unidad ronda los 50 y 80 bolívares.

José Machado, agricultor, aseguró que esos dos “aspectos climáticos” impactaron en los sembradíos. Ahora hay “escasez porque no hay cosecha” y los precios tienden a aumentar por la balanza de la oferta y la demanda.

“La razón es que tenemos tres meses con un fuerte verano y este año igual, hay sectores muy afectados y la mayoría de las zonas afectadas fueron las de procesos en crecimiento. La planta no está produciendo el tallo”,lamentó.

Recuperar la producción y colocación de plátanos en los mercados tardará meses y dependerá de los sectores. La primera estimación de cosecha se apunta para después de febrero de 2016, cuando las zonas de resiembra comiencen a lograr racimos. Más tiempo se calcula para los nuevos cultivos. Hasta nueves meses podría tardar ver los resultados.

Machado explicó que el “desastre natural” interrumpió el proceso normal de las plantaciones. Y deterioró aún más la rentabilidad de la actividad agraria, ya golpeada por las variables inflacionarias que engordan los costos de producción.

Además, los precios de insumos encarecen el producto. “La moneda no vale nada y los insumos están caros. Hay que repagarlos para conseguirlos. En Agropatria, que distribuye mayoritariamente herbicidas, cuesta tres mil 500 la jarra de 10 litros, pero por fuera está a 16 mil bolívares por que no se consigue”.

La distribuidora estatal de fertilizantes e insumos agrícolas carece de inventario suficiente para satisfacer la demanda de los agricultores. Lo resaltante es que mientras no hay en las empresas, en otros comercios se venden “los mismos productos” con precios superiores. Ejemplo de ello son los herbicidas, necesarios para controlar la maleza que nace dentro de las plantaciones. Así también están los fungicidas y plaguicidas.

El platanero recalcó que al aumento de costos se suman los pagos de mano de obra. Las nóminas ahora son más abultadas. Los productores tiene que ofrecer mejores salarios para que el personal se mantengan en las labores.

 

Yasmín Ojeda/La Verdad

Compártelo: