Ellos son los mejores amigos de Nicolás Maduro, según Maripili Hernández

Maripili-Hernández

La periodista y exministra de la Juventud del gobierno de Chávez, Maripili Hernández dijo en entrevista con PANORAMA que la oposición parece ser la mejor amiga del candidato a la reelección.

“Desde que la oposición ganó la Asamblea Nacional, lo único que han hecho es fortalecer al presidente Nicolás Maduro. Ya yo estoy por pensar que hay un sector de la oposición que fue comprado por el Gobierno”, afirmó este sábado la periodista y exministra de la Juventud del Gobierno de Hugo Chávez, Maripili Hernández.

Ni en el chavismo radical, ni en el disidente. Libre. Sin  ninguna responsabilidad partidista ni tampoco gubernamental que la ocupe. Así se define en este momento la periodista y exministra de la Juventud (2011) del gobierno de Hugo Chávez, Mary Pili Hernández, en entrevista  con PANORAMA. Habló sobre los riesgos que vislumbra para el Gobierno al ir a una elección con crisis económica, la estrategia absurda de la oposición de llamar a la abstención y su certeza de que los venezolanos saldrán a votar el próximo 20 de mayo.

—¿Qué opinión tiene de las diferencias entre el chavismo ‘crítico’ y los que hablan de madurismo?  

-Creo que el chavismo no es totalmente homogéneo, como todo en la vida, hay un sector más vinculado a la imagen del presidente Chávez. Hay un sector que está más vinculado al presidente Maduro, que algunos a nivel interno han dado en llamar el madurismo,  y otro sector que si bien ha simpatizado toda la vida con el proceso revolucionario, se vincula más a la imagen tradicional del presidente Chávez. Eso no quiere decir que haya falta de unidad, por el contrario creo que una de las grandes fortalezas que ha demostrado los sectores del bloque patriótico es que en los momentos más importantes la unidad se  mantiene; aún con las diferencias que puedan existir.  Y en eso le ha ganado un importantísimo terreno a la oposición, que muy por el contrario que se llamaron Mesa de la Unidad y son los menos unidos del mundo. (…). A la hora de defender el proceso revolucionario o de confrontar cualquier situación que eventualmente ponga en riesgo valores que son fundamentales para el chavismo (…) en ese momento las diferencias se dejan de lado y se produce una unidad bastante sólida.

-¿Cree que hay un chavismo crítico que de alguna manera está llenando los espacios que la oposición no ocupa?

-Creo que ahí en ese sector que tú llamas chavismo crítico habría que diferenciar  lo que sería un chavismo crítico, me refiero gente que sigue siendo chavista y que sigue respaldando el proceso de la revolución bolivariana  pero que tiene críticas a lo interno,  que puede no necesariamente estar de acuerdo con todas las decisiones que se han venido tomando esencialmente desde la muerte del presidente Chávez para acá, y un sector que pudieras llamar chavismo disidente, es decir, el sector que se ha abierto completamente, que ya no está respaldando  el proceso revolucionario. Entonces allí también habría una diferencia. Yo cuando hablo de chavistas  obviamente hablo de los que todavía siguen respaldando el proceso revolucionario y hay otro sector que proviene del chavismo pero que no está ya respaldando el proceso revolucionario. Incluso,  de hecho hasta el propio  candidato  opositor,  en este momento, que es Henri Falcón , que proviene del chavismo, pero nadie puede decir a estas alturas que él sea (…). Eso yo lo llamaría el chavismo disidente, y allí hay otro sector que se ha ido desgranando del chavismo.  (…) El chavismo crítico puede seguir dentro del proceso revolucionario pero hace críticas, pero no está necesariamente de acuerdo con todo, pero eso es válido dentro de un proceso político.

—¿Usted se ubica dentro del chavismo crítico o en qué categoría?

-La verdad es que yo ahorita no estoy activando con ninguno de los grupos, en honor a la verdad yo estoy como libre en este momento, no tengo ninguna responsabilidad partidista ni tampoco gubernamental; no estoy activando con ninguno de los grupos directamente.

-¿Cómo ve al sector opositor  en este momento?

-Realmente creo que la oposición son los mejores amigos de Maduro.  De verdad, te lo juro que yo me sorprendo todos los días de los niveles de torpeza que puede llegar a tener la oposición. Si a uno se lo contaran, si uno viviera en otro país y me contarán: Tú sabes que en Venezuela está pasando esto y esto…uno no se lo creería.  (…) En estos días una persona me comentó que el presidente Maduro estaba pagándole  a sectores de la oposición,  que los estaba comprando para que convocaran a la abstención y  yo que jamás he creído eso, porque sinceramente nunca lo he creído, estoy empezando a creerlo.  (…) Ni siquiera los entiendo.  O sea, me parece tan torpe que es increíble, entonces tengo que buscar una tesis peregrina como por ejemplo que hay sectores de la oposición que han sido comprados por el Gobierno justamente para que torpedeen la posibilidad de cualquier  tipo de campaña electoral a  favor de la oposición,  para poder creer que lo que está pasando es lo que está pasando.

—Cree que “esta estrategia” que se observa en la oposición le da ventaja al Presidente   para  la reelección?

-Es que de verdad, lo que ha venido haciendo la oposición desde el año 2016 para acá, bueno desde antes, pero desde el año 2016 cuando ganaron la Asamblea Nacional,  lo único que ha hecho es fortalecer al presidente Nicolás Maduro.  Que la Asamblea Nacional, en lugar de dedicarse, por ejemplo, a producir leyes y nombrar a los distintos poderes públicos, que tenían todos los votos del mundo para nombrar a los poderes públicos, que la oposición se dedicara a un referéndum y a hacer manifestaciones de calle, etcétera… Y a aprobar  cosas ilógicas y anticonstitucionales  como por ejemplo decir que el presidente Maduro había abandonado su cargo, cosas que no están en la Constitución, en lugar de ponerse a nombrar  a los rectores del CNE, que habían dos rectores con los periodos vencidos… ellos pasaron un año completo convocando a un referéndum pero nunca  nombraron a las rectoras con los periodos vencidos. Y el día que por fin convocaron, ese día no hubo quórum. Entonces,  ellos no fueron. ¡Yo no entiendo!  De verdad, ya yo estoy por pensar que hay un sector de la oposición que fue comprado por el Gobierno, porque los niveles de torpeza no son normales. Ojo, yo esta tesis de que el Gobierno había comprado a la oposición nunca me la había creído, pero con lo que está pasando yo ya estoy empezando a creerlo (…).

-Y del lado del Gobierno,  ¿cree que los  errores  están a tiempo de ser corregidos vista la  crisis económica que vive el país?

-Lo que pasa es que ahí habría que dividir en los distintos aspectos. Por ejemplo en el aspecto  económico yo creo que se han cometido graves equivocaciones, algunas de ellas yo las he señalado  como por ejemplo, tengo tres años señalando que mantener el control de cambio  me parece un garrafal error, yo creo que eso por lo menos  hace más de tres años se tenía que haber eliminado. Mantener a capa y espada un control de cambio  que no controla nada, que está visto que lo menos que controla es el cambio, y que a lo único que beneficia es a la corrupción, mantener ese control cambiario ha sido un garrafal error, un gravísimo error por parte del Gobierno desde el punto de vista económico, pudiéramos mencionar otros más pero te nombro este porque  yo he sido una vocera en este tema durante años. En la materia económica evidentemente ha habido problemas, ha habido errores graves  que se demuestra en la terrible situación económica que vive nuestro país. Eso no quiere decir, ojo, que sea mentira que nuestro país ha sido un  país asediado, atacado   internacionalmente, eso es verdad.

-¿Está de acuerdo con el Gobierno con que se trata de una guerra económica?

-Yo no lo llamaría tanto una guerra económica, creo que el término es inadecuado y de hecho yo no sé por qué el Gobierno  lo utiliza,  pero yo lo llamaría más bien una guerra financiera, porque es a nivel de las finanzas nacionales y de todo el manejo financiero de la nación, que se ha hecho una guerra. Pero en  todo caso, yo sí creo que Venezuela es un país asediado, que es un país bloqueado, yo sí estoy convencida que  existen mecanismos internacionales que buscan desestabilizar la  economía nacional , eso es cierto.

Pero frente a eso, que por cierto no hemos sido ni el primero ni el último país que lo ha vivido, que ha sido bloqueado, que sus cuentas han sido paralizadas…podríamos mencionar muchísimos casos de países que también han vivido circunstancias similares, pero frente a eso, las decisiones que nosotros hemos tomado como  país  no han sido acertadas, al punto que mira la situación que estamos viviendo. Que otros países  que han vivido situaciones similares han podido superar esa circunstancia con más éxito de lo que nosotros lo hemos hecho hasta ahora. Hay que ser autocríticos, que nosotros hemos cometido errores, y que sinceramente tenemos que evaluar cómo corregirlos.

-¿Siente que usted ha sido escuchada, ha sentido un feedback a sus críticas  en este tiempo?

-En algunas cosas…por  ejemplo hice una crítica muy fuerte cuando se planteó el tema de la Constituyente, de que no era obligatorio que hubiera un referéndum para aprobar una nueva Constitución  y fíjate después que hice esa crítica en diferentes medios de comunicación, la hice por escrito, y el Presidente dio un complemento de las bases comiciales donde incluía el tema del referéndum como una cosa importante que debía cumplirse para aprobar una Constitución,  y de hecho por esa razón yo fui a votar por la Constituyente, porque el Presidente tuvo la sensatez de incluir eso en las bases comiciales  que era muy importante para que tuviéramos una garantía aquellos que no queremos que la Constitución sea cambiada por quinientas personas.

-¿Tiene el Gobierno margen para tomar decisiones en materia económica previo a las elecciones presidenciales del 20 de mayo?

-Yo creo que el Gobierno tenía que haber tomado medidas no te digo previo a la elección, las tenía que haber tomado ayer en la tarde. Soy de la opinión,   personalmente  después de las elecciones de gobernadores y de alcaldes yo no hubiera convocado ahorita una presidencial, porque creo que ahorita era el momento de dedicarnos al tema económico y no otra vez a la contienda política. Porque ya el presidente Maduro es Presidente, entonces no necesita volver a ser  Presidente cuando ya lo es. // Distinto eran por ejemplo las elecciones de los gobernadores y alcaldes que ya tenían los periodos vencidos y se tenían que hacerse porque correspondían, incluso  se hubieran convocado elecciones de concejales  y las asambleas legislativas me hubiera parecido correcto, pero en ese momento creo que el Presidente tenía unos meses donde es constitucionalmente Presidente y donde a mi modo de ver el enfoque tenía que estar orientado a lo económico porque nuestro pueblo está padeciendo  muchísimo en la materia económica y lamentablemente como estamos todo el tiempo dentro de una elección y la otra, en la diatriba política  no le estamos dando, a mi modo de ver, la importancia , la trascendencia  que tiene el tema económico que es donde el pueblo está sufriendo más. (…) Tema que dolorosamente se ha descuidado y que nuestro pueblo está sufriendo demasiado con este tema.

-¿Qué consecuencias puede tener esto cuando  llegue el 21 de mayo, con una reelección o con un gobierno de oposición?

-Una de las consecuencias que creo que puede tener convocar a este proceso electoral sin dar respuesta lo suficiente al tema económico es que yo creo que se pone en riesgo la Presidencia de la República por parte del presidente Nicolás Maduro,  porque la grandísima mayoría del pueblo venezolano no está de acuerdo en la manera como se ha manejado la economía y cualquier encuesta que tú revises, la que sea,  está en contra  de la forma como se ha manejado el tema económico. Considero que el más grave  problema que están viviendo las familias es el tema económico, entonces eso puede poner en riesgo la propia presidencia  del presidente Nicolás Maduro. Y ¿por qué puede ser que no suceda esto? Por los gravísimos errores de la oposición. Yo me imagino que el presidente Maduro  le pondrá velas todos los días al ‘santo Oposición’,  él tendrá que darle gracias a todos los santos en los que crea diariamente porque la oposición es tan díscola, tan torpe, tan absolutamente absurda las decisiones que toma, que sobre todo los sectores oposicionistas que convocan a la abstención  lo único que hacen es avalar al presidente Nicolás Maduro. Esta es la única vez en la vida que se ve que un país  que tiene tantas críticas al manejo económico que ha tenido el Presidente que esté convocando, en momentos en que los niveles de popularidad de este Gobierno están bastante limitados por la grave situación económica del país, tú ves que el factor contrario, el factor alternativo que tiene la oportunidad que nunca había tenido en su vida de ganar  las elecciones convoca a la abstención. Esto es una cosa absurda.

-¿Esta es la gran oportunidad de la oposición de ganar la Presidencia?

-No es un problema que lo diga yo. Esa no es una opinión personal, es un problema de los números. Todas las encuestas, no hay una sola encuesta, pero ni una, que no te diga que el 80% del país está en desacuerdo con la gestión económica que se ha venido adelantando por parte del Gobierno. Y además, no te lo dicen las encuestadoras, te lo dice la nevera. Tú abres tu nevera y te dice que hay un problema económico. Así de sencillo. Entonces, nunca en la vida se había visto un caso donde hubiera una evaluación tan negativa, a la gestión especialmente de carácter económico de un gobierno y que vinieran unas elecciones presidenciales y el factor que puede  ser la alternativa de eso pudiera un grupo de esa oposición convocar a la abstención.  Esta es la única vez en la historia política del mundo, que teniendo todas las oportunidades para ganar convocan a la abstención. Por eso es que te digo que ese comportamiento no es normal.

-¿Qué opción le ve a Henri Falcón, un candidato opositor que militó en el chavismo, con un electorado desmotivado,  que  está en campaña sin una maquinaria y con un sector de la oposición en contra?

-Yo estuve haciendo un estudio del comportamiento político venezolano de los últimos sesenta años (…) y desde 1958 para acá es raro el año en que en Venezuela  no ha habido algún tipo de acción o violenta o de corte popular que trate de desestabilizar al gobierno que haya estado mandando en su momento. (…) Sin embargo, todas las veces que en Venezuela en los últimos 60 años hubo un cambio de gobierno,  no fue por ninguna de esas razones. Fue por el voto. Ninguna huelga, ningún estallido social, ningún intento de golpe de Estado, ninguna cosa  similar a esa ha producido un cambio de gobierno. Lo único que ha cambiado el gobierno en los últimos sesenta años ha sido el voto. Por eso es que no entiendo  cómo es posible que sectores de la oposición, incluso con partidos muy tradicionales dentro de la historia política  venezolana, como Acción Democrática que vivió todo esto en carne propia  (llamen a la abstención). No lo entiendo, no tengo respuestas, estoy  llegando a niveles de ideas totalmente locas como que Maduro le paga a la oposición.

-Entonces, ¿cómo ve a Henri Falcón, qué significa su candidatura?

-El análisis que te hacía es porque  creo que Henri Falcón  ha entendido lo que lamentablemente parecen no haber entendido otros dirigentes más  tradicionales de la oposición, que es que la única alternativa  que la oposición tiene de lograr un cambio de gobierno  en Venezuela es por la vía del voto. Y además de eso, yo creo, esta es mi apreciación,  la gente va a salir a votar  el 20 de mayo, sí. Creo que más gente de la que muchos se imaginan  va a salir a votar el 20 de mayo porque el venezolano  no es una persona que se queda en su casa viendo los acontecimientos por televisión. Al venezolano le gusta votar, participar. Hay un dato que me llama poderosamente la atención: cuando se abrió el Registro Electoral, en solo diez días se inscribió o hicieron algún tipo de movimiento electoral, un millón de personas. Oye, eso no es cualquier cosa.

-¿Considera que el CNE está dando las garantías necesarias para este proceso electoral?

-Las garantías que estoy viendo en este proceso incluso son más elevadas  que las que había el propio 2015, en las votaciones de la Asamblea Nacional. Una concreta: el CNE está transmitiendo en su canal web, en la página del CNE, las auditorías. Las transmite públicamente, o sea que las puedes ver por televisión. Eso no existía en el 2015. Sabes que son 15 auditorías tanto previas como posteriores. Yo podía ver las auditorías en la mesa como testigo, pero no las que hacía el CNE a lo interno, y ahora el CNE está transmitiendo eso públicamente. Aparte de eso me parece absurdo que todavía haya gente que crea que se pueda saber por quién votaste o cosas por el estilo. No hay manera de que nadie  pueda saber por quién votaste, ni por el carnet de la patria ni por el código QR, eso es mentira y quien lo diga es un mentiroso.  Es imposible con el voto automatizado hacer un fraude.

-El llamado entonces es  a votar…

-En ninguna circunstancia he estado de acuerdo con la abstención. Me parece una estrategia ridícula por decir lo menos. Me parece un grave error que la oposición no haya participado en la Constituyente, como me pareció un gravísimo error que la oposición haya llamado  a la abstención en el  año 2005 dándole todos los poderes públicos a un solo sector del país, yo estaba del lado ganador, pero a mí no me parece que un solo sector  del país tenga que dominar todos los poderes públicos. Ese es un error de la oposición que no haya participado en el 2005 en las elecciones. Nunca he sido abstencionista. Cuando Chávez antes del 97 era abstencionista, yo no estaba de acuerdo con él.  Apoyé a Chávez en el 97 cuando decidió que iba a elecciones.

-¿De qué depende el país a partir del 21 de mayo?

-Depende de cada uno de nosotros, de que cada uno de nosotros haga su mejor esfuerzo. Pero te repito, a mí me parece que el 20 de mayo puede salir a votar más gente  de la que muchos se imaginan. Aparte de que el liderazgo de la  MUD está muy desprestigiado dentro de su propia militancia, entonces no estoy tan segura de que al final  esa propia militancia compre el discurso de la abstención. La pregunta que no responden los abstencionistas es qué vas a hacer el 21 de mayo.

-En el escenario de que Falcón resultara electo, ¿vislumbra un gobierno de transición?

-En el escenario de que sea Falcón quien llegara a ser Presidente, cosa que no descarto de plano, porque te repito que me parece un riesgo muy grande que ha asumido el presidente Nicolás  Maduro de convocar a una elección  en un momento en que el problema económico es catastrófico. De verdad la situación económica no se ha resuelto, y no solamente no se ha resuelto sino que tiene sufriendo a todas las familias venezolanas, creo que este era el momento para tratar de dar respuestas y no de entrar otra vez en la diatriba política, y creo que es un error que se haya convocado a elecciones presidenciales tan apresuradamente, y me parece que eso pone en riesgo al Presidente de la República. En el caso de que fuera Falcón el presidente, yo esperaría que hubiera un proceso de madurez de todos los sectores políticos involucrados, porque de alguna manera va a haber que aprender a convivir con las diferencias, porque el Ejecutivo estaría  a manos de Henri Falcón pero hay otros poderes públicos  que tienen posiciones distintas, y al final de cuentas somos venezolanos y vamos a tener que ponernos de acuerdo.

-Usted conoció de cerca al presidente Chávez,  ¿ha hecho el ejercicio de pensar que opinaría el presidente Chávez de la situación económica que vive el país?

-Posiblemente sea muy lugar común lo que voy a decir, pero es que lo siento desde el fondo de mi corazón, pero Chávez jamás hubiera permitido que la situación  hubiera llegado a estos niveles. Estoy absolutamente convencida de que no, creo que Chávez hubiera eliminado hace años el control de cambio que él mismo solicito, en el año 2003, que él mismo dijo que tenía que ser algo temporal, tenía unas razones en ese momento que justificaban el control de cambio, pero que después con el pasar de los años ya no se ha justificado más. Chávez era un hombre que manteniendo la firmeza ideológica de sus convicciones era un hombre pragmático, en el sentido de que cuando algo no funcionaba había que corregirlo, que cambiarlo. Estoy segura que hubiera tomado decisiones que hubieran ido más  hacia el bienestar del pueblo, pero el bienestar práctico, no el bienestar teórico, porque a veces  creo que se toman decisiones basadas en convicciones ideológicas que luego no se traducen en la práctica en bienestar para el pueblo, y eso es incoherente. Chávez fue una persona coherente con sus convicciones pero para él su principal ideología era el bienestar del pueblo. Si algo no le hubiera estado dando bienestar al pueblo, Chávez lo hubiera cambiado. Estoy absolutamente convencida.

-¿Cómo cree que está manejando el Gobierno el tema de la migración venezolana?

-La migración no es algo que promueva el Gobierno,  es un síntoma de una situación; la migración no es la causa, es la consecuencia.  Fui ministra de la Juventud, y me da demasiada tristeza  que haya tantos jóvenes que se estén yendo del país para convertirse en mano de obra barata para mandar remesas familiares a Venezuela (…)  Eso no es justo con la población juvenil.  Yo personalmente le recomendaría al Presidente que no se burle de esa situación, porque es una situación que está  doliendo mucho a las  familias.  Creo que eso hay que verlo con delicadeza, hay que tener cortesía en ese aspecto. Porque el que se va no se está yendo por gusto, ni se está yendo porque es un traidor, se está yendo porque lo necesita, o porque no ve un futuro aquí, que es todavía peor.

 

Compártelo: