Dragado de Guri es completamente inútil y peligra la seguridad de la presa

El 4 de abril el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, anunció elinicio del dragado del lago de Guri, que alimenta a la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, publica Correo del Caroní.Por 

“¡Compatriotas! Hoy comenzamos el dragado en esta zona del embalse, para garantizar el paso del agua hacia la represa”, publicó a medianoche en su cuenta de Twitter, una especie de vitrina donde se ha exhibido saltando piedras, buceando en el lago y grabando videos para explicar al país las consecuencias de la sequía.

De acuerdo con el ministro, la apertura de zanjas con excavadoras tipo Jumbo persigue sacar “cuerpos de agua estancados” que se han formado y que, dijo, “disminuyen la cantidad de agua a turbinar”.

Pero para ingenieros que laboraron en la construcción del embalse, lo que está haciendo el ministro de Energía Eléctrica ni es un dragado, ni tendrá los resultados anunciados. Al contrario, advierten que intervenir sin estudios de suelo e impacto puede colocar en peligro no solo la seguridad de Guri, sino del resto de las represas aguas abajo.

Show mediático

El gerente de electromecánica en la década de los años 80 y quien participó en la construcción de las dos etapas, César Cardozo, es uno de los que piensa que el dragado es “completamente inútil” y hasta perjudicial.

Su propiedad al hablar y su experticia fue tomada en cuenta por el actual gobierno, que lo invitó el 29 de febrero de 2016 al Estado Mayor Eléctrico a dar su opinión sobre lo que ya ha repetido: que operar por debajo de la cota 245 coloca a la presa en una situación inédita.

“Nos preocupa que en la medida en la que el dique va a bajar, se va a profundizar la zanja, esa zanja que él (Luis Motta Domínguez) está excavando, está por debajo del terreno firme sobre el que está construido el dique de tierra”.
Eduardo Páez Pumar, miembro de la Comisión de Infraestructura de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El margen de regulación del embalse, entre una estación de invierno y una de verano, se diseñó para operar 20 metros por debajo, y 25 metros como cota segura, es decir la cota 245, recuerda.

Siendo así, expone Cardozo, nadie se preocupaba por esas lagunas, que el ministro hoy draga, porque fueron diseñadas para otra situación extraordinaria: evitar que el lago en su etapa final (cuando se elevó a la cota 271) se extendiera hacia zonas agrícolas y ganaderas.

En el proceso de inundación de los 4 mil 200 kilómetros cuadrados (800 kilómetros en su etapa inicial, Casa de Máquinas I) se llenaron enormes porciones de montaña, sabana y fue necesario construir diques marginales. De allí la existencia del dique de El Manteco, al margen derecho, o el izquierdo conocido como Los Caballos, donde el ministro se ha mostrado.

Zonas muertas

“Para evitar que se derrame ese vaso tan grande, se le hacían esos diques marginales. ¿Qué es lo que ocurre? Eso es un show mediático, porque a medida que el lago baja estamos entrando en terrenos inéditos, porque no debe operar el embalse por debajo de la (cota) 245”.

Los ingenieros que construyeron Guri le llaman a esas lagunas, que el ministro intenta llevar hasta las turbinas de la presa, una zona muerta. “Le llamamos así porque esos bolsones de agua, si baja demasiado la cota, ya no va para las turbinas”.

Según el ingeniero y especialistas en riesgo, José Aguilar, el Ministerio de Energía Eléctrica está excavando al pie de la presa, “en contra de las mejores prácticas de las normas Icold (International Committee on Large Dams) sobre seguridad de presas”.

La manera en la que se está operando la presa, una de las más importante de Latinoamérica, es una operación en una zona que no es la de su diseño original, de modo que intervenir las lagunas marginales no tiene sentido.

No tiene sentido, además, insiste Cardozo porque eso es una millonésima parte del volumen del embalse. Solo sirve “para decir que está haciendo un enorme esfuerzo por mandar más agua para las turbinas”.

Los que saben de la inmensidad del lago, que en su plena cota tiene 4 mil 200 kilómetros cuadrados, “saben que esos bolsones de agua no tienen ningún impacto y, además, nunca ocurrirían si operamos por encima de la 245. De eso sí nos cuidamos nosotros. Si se hubiesen hecho, hubiésemos hecho el dragado en el diseño original del proyecto Guri”.

Un riesgo

Bajar de la cota 245, supone además que “cualquier cosa pueda pasar”, como -por ejemplo- que Upata, uno de los pueblos del sureste del estado Bolívar, que se haya quedado sin agua porque las bombas de Chiripón no bombean por debajo de la cota 244.

“¿Qué se hizo una vez? Se le hizo una especie de dique: se puso una gabarra con bombas, bombeaba al dique, para que las bombas permanentes tuvieran un fluido permanente”, explica.

Lo que sí no debe pasar es que se toquen las presas de enrocamiento o se operen cerca de ellas, como en efecto lo está haciendo el Ministerio de Energía Eléctrica. “Eso es muy delicado”, advierte.

Aunque Cardozo considera que lo que está haciendo el ministerio es simular un dragado, no deja de advertir que esto podría tener consecuencia si se continúa en la forma desordenada como se ha estado haciendo.

“Te voy a decir, honestamente, primero comenzaron a dragar con pico y pala, jugando, después llevaron un jumbo, ese jumbo no es capaz de dañar ninguna presa, lo que hicieron fue un dragadito allí para mostrar en fotos que el agua está pasando”.

Cuando se construyó Guri, rememora, se usaron miles de máquinas pesadas para mover millones de metros cúbicos de tierra, de modo que lo que se está haciendo “es como un arañazo de gato” que no se debe “sin opinión autorizada de ingenieros del área, no deben estar escarbando alegremente, sin estudios de ningún tipo”, enfatiza Cardozo.

Si ha disminuido la caída del embalse, apunta, no es por el dragado es por las horas de racionamiento y el aporte de más de mil metros cúbicos por segundo que está recibiendo el río en las cabeceras. “Mas, si no llueve, a finales de abril estamos en la cota 240”, avizora.

Mecanismos de seguridad

Y es justo esa opinión autorizada que ha hecho al ingeniero civil, secretario de la Asociación Integral de Políticas Públicas y miembro de la Comisión de Infraestructura de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat, Eduardo Páez Pumar, advertir de las consecuencias.

Las últimas fotografías publicadas por Corpoelec le dan la certeza de que la retroexcavadora está al pie del enrocado del dique. Un área que no debe ser manipulada a la ligera.

“Nos preocupa que en la medida en la que el dique va a bajar, se va a profundizar la zanja, esa zanja que él (Luis Motta Domínguez) está excavando, está por debajo del terreno firme sobre el que está construido el dique de tierra”, expone.

Esa excavación se encuentra con un subsuelo, analiza, que puede tener distintas capas, entre ellas una porosa que, una vez recuperado el embalse, podría socavar la pared.

Siga leyendo en Correo del Caroní

Compártelo: